Crisis cinegética: La historia se repite.

 

Hemos tenido que acatar leyes y prohibiciones absurdas, pues un centro comercial en noviembre sí podía estar abierto, con miles de personas bajo el mismo techo, y un cazador con su perro, respirando aire puro, no podía ir al coto de al lado que estaba a 10 km, ¡increíble!

En la gran mayoría de los cotos apenas se ha podido cazar de manera normal, tan solo podían hacerlo los socios del coto pertenecientes a este mismo municipio, y el que tuviera socios de otras comunidades o países, imposible venir a cazar.

Este descoloque ha propiciado que los cotos de caza, ante la ausencia de cazadores, se hayan convertido en una auténtica despensa para todo tipo de alimañas sin control, pues un día cualquiera, a la hora que sea, es muy fácil ver campear a zorros, gatos y jabalíes, así como a los numerosos meloncillos que están invadiendo nuestros campos, con barra libre las 24 horas, sin molestarles nada más que las inclemencias del tiempo y el hacer bien la digestión.

Esta temporada los pocos cazadores que han podido salir relatan que han sido numerosos los lances, yendo a cazar conejos o perdices, en los que, con sus perros, han levantado y avistado en montes, arroyos, juncos, zarzas o carrizos, una gran cantidad de zorros, jabalíes, gatos asilvestrados o meloncillos, ¡de todo, menos conejos o perdices!

Este hecho en temporadas anteriores no sucedía, pues, al cazar por todos los territorios cinegéticos de nuestros cotos y limítrofes, se perturbaba la tranquilidad de estos y no se concentraban de manera tan abundante como pasa ahora. Es un gran error pensar que, si esta temporada no podemos cazar, habrá muchas más piezas de caza en la temporada siguiente, ¡esto es una gran equivocación!

 

Cero ingresos, cero inversión.

Voy a explicarlo con una experiencia propia: en mi tierra natal, en Ciudad Real, y bajo la crisis económica del 2007- 2012, se abandonó la gestión cinegética de muchas de las mejores fincas de caza, principalmente por falta de recursos económicos por parte de los cazadores.

Pasados estos tiempos de crisis, allá por 2013-2014, las fincas de caza volvieron a ser buscadas por los aficionados, pues las más afamadas aún se recordaban como terrenos muy ricos en caza, y como anécdota, puedo contar la experiencia de un propietario que disponía de una gran finca de 1.300 ha y no era cazador.

Pasada la crisis recibió a un grupo de cazadores que años antes la tenían arrendada y ahora querían recuperarla para seguir cazando como en temporadas anteriores. El propietario les explicaba, muy orgulloso: “Desde que dejasteis de venir hace 4-5 años llevamos sin cazar la finca… aquí hay mucha perdiz autóctona…”.

Dicho esto, los cazadores, ansiosos y esperanzados, comenzaron a recorrerla y, nada más salir de la casa, comprobaron que, donde años antes había un gallinero con 30-40 gallinas, pavos reales y patos, los zorros se los habían comido al poco de despedir al guarda.

Siguiendo con el recorrido, observaron que caza no había, pues de los conejos y perdices que recordaban en abundancia, nada había quedado y, los vivares, ¡llenos de telarañas!

 

Conejos y guarros

La alta proliferación de los jabalíes los está convirtiendo en otra especie depredadora.

 

Lo que sí vieron fueron muchos rastros de jabalí y numerosos excrementos de zorros y gatos cada veinte pasos. Durante este trayecto los únicos animales que hicieron acto de presencia, de cuando en cuando, fue algún conejo viejo y resabiado, varios zorros, una piara de jabalíes y continuos bandos de urracas…

La sensación de estos aficionados, que cazaron aquí 15 años antes, era como si un huracán se hubiera llevado a las antes abundantes perdices, conejos, liebres y palomas que tan afamada finca disponía, y hubiera traído todo tipo de alimañas.

Ahora, en estos cotos la caza menor es inexistente y la única modalidad que allí se practica son aguardos de jabalí y monterías que, al tratarse de fincas en abierto y a pesar de la abundancia de suidos, siempre tienden a burlar a los gestores de estas batidas.

 

Cada día menos caza… y más alimañas.

Los cazadores jóvenes que se inician en tiempos difíciles como los actuales, nunca llegarán a comprender lo que aquí expongo, pues, seguramente, nunca conocerán tal densidad de caza ni aprenderán “a leer el campo”, cinegéticamente hablando, por falta de oportunidades.

Les aconsejo que tiren de hemeroteca y busquen por qué había tanta caza hace cincuenta años y ahora no… Todo se hacía casi sin control alguno, con unas leyes mínimas y, a pesar de ello, había una altísima densidad de caza en cualquier zona.

También recordemos que se hacía un control de alimañas muy exhaustivo, pues ningún agricultor, pastor o habitante del rural permitía que un zorro les pudiera asesinar las gallinas ni que una urraca pudiera comerse un nido de perdiz.

 

Urracas

Ahora el control de depredadores, antes llamado control de alimañas, es muy selectivo, con poco margen de elección sobre métodos y trampas a utilizar.

 

Reflexionando sobre todo lo anterior, algunos dirán que hemos progresado mucho con respecto a cincuenta años atrás. Y, efectivamente, sí, pero en lo que concierne al ámbito cinegético vamos al revés. Tan bien lo hemos hecho, que cada día hay menos caza… y más alimañas, alimentando a las especies protegidas a fuerza de subvenciones europeas, ya que, lo que antes los cazadores hacíamos gratis, ahora la administración lo hace pagando.

 

El control de los zorros.

Hay gente “poco campeada” que piensa que, si quitas un zorro, viene otro y después otro, y que por ello no se debe hacer control de depredadores, ¡error! En verdad vienen más zorros, pero porque hay muchos; evidentemente, si hubiera menos no se desplazarían tan rápido.

El zorro es nómada y está constantemente moviéndose y buscando nuevos territorios, pues, cuando es joven, busca su sitio fuera de la zorrera, colonizando nuevas zonas, a veces a bastantes kilómetros, y, por otro lado, cuando es adulto sigue explorando nuevos territorios en busca de su pareja.

Por este motivo los zorros “no son territoriales”, sino que son nómadas con una amplia área de actuación, llegando a dispersarse hasta en 25-30 km de donde nació.

 

Zorros y cetrería

 

Hace cincuenta años los depredadores y, en especial, el zorro, se perseguían día y noche, por alimañeros, pastores, agricultores y toda persona rural que sabía de su existencia, en cada cortijo había gallinas sueltas sin miedo a que los zorros te las mataran y las urracas no te quitaban los huevos, pues se combatían con todo tipo de trampas legales en aquella época, y nunca llegaron a extinguirse.

 

Exceso de alimañas en los cotos.

La presión y abundancia de alimañas en todos los cotos es impresionante y, hasta que no lo ves, no sabes la alta densidad de los mismos. Para quien dude de lo que digo, puede acceder a la tecnología y poner una o varias cámaras de fototrampeo, observar sus pisadas en los caminos en días de nieve, lluvia o en el polvo en verano, o farear (sin armas) en zonas abiertas para hacer censos y ver la cantidad de decenas de ojos brillantes que nos miran durante nuestra ruta.

Con estos métodos, comprobaréis las decenas de animales que comen los 365 días del año en vuestras fincas, veréis animales que rectan, andan, corren y vuelan, ¡impresionante!

 

La innegable necesidad de controlar a los depredadores.

Todo lo que ahora he comentado, otros antes que yo ya lo han dicho, aportando estudios muy metódicos que lo avalan, pues hace muchos años se creó el ICONA, que durante su periodo de funcionamiento desempeñó un gran papel en la conservación de los espacios naturales –siendo sustituido en 1991 por la Dirección General de Conservación de la Naturaleza–, y desde esta entidad se trabajaba codo con codo con gestores, guardas de caza y biólogos, reconociéndose la necesidad e importancia del control de alimañas, ahora llamado “control de depredadores”.

Hoy por hoy, son muchos los que hablan y pocos los que saben de lo que hablan… Cada día que pasa, se pisa menos el campo y para saber de campo, caza y conservación hay que mancharse las botas de barro muchas veces, pues, como gestor de caza, quiero decir que mi intención no es exterminar a todos los depredadores, ¡todos los animales son necesarios!, sino justificar que, en una finca de 500 ha, tiene que haber 4, 6 u 8 zorros que regulen las poblaciones de conejos enfermos y animales débiles que haya, pero lo que no se puede consentir es cerrar una temporada habiendo capturado 70 zorros en estas mismas hectáreas.

¡Viva la caza y la conservación!

 

Juan José Tebar

2 Replies to “Crisis cinegética: La historia se repite.”

  1. TONIGENERAL dice:

    Hola JUANJO,…soy el GENERAL..recuerdos a tu padre…..aunque he intentado publicar un comentario sobre lo tuyo y mas generalidades y no me han dejado…..Un saludo

  2. TONIGENERAL dice:

    Bueno, es el cantar de siempre…….Una ADMINISTRACION HIPERTROFIADA de inutiles que no han hecho una oposicion para estar ahi, con el aditvo de los “pseudoecoloGETAS”—- redactores de estudios de impacto ambiental zampacanutescos y cazadores de subbenciones mal paridas…Una delicia…..Yo, en el fondo, soy democrata…en tiempos pasados tuve problemas en la Universidad con las fuerzas del orden, pues no tragaba el FRANQUISMO………que error…de acuerdo en que no se pueden justificar ciertas actuaciones del FRANQUISMO, pero tampoco las de esta MIERDOIZQUIERDA QUE NOS GOBIERNA…..Aunque lo mejor y lo mas sencillo seria…………. bueno, no voy a decirlo..somos democratas y asi debemos comportarnos, pero POR FAVOR….NO SEAIS GILIPOLLAS Y VOTEIS A QUIEN HA CREADO VEINTITANTOS MINISTERIOS… Mirad, cuando DON FRANCO murio, eramos unos 800.000 servidores publicos para 36.000.000 de españolitos, mas o menos…hoy son (yo ya soy jubilata) unos 3.400.000 para unos 46.000.000 de españolitos….SIMPLEMENTE EXTARPOLAR…….Prescindiendo de que la ofimatica moderna, hace mas sencillo el tramite administrativo, sobran por lo menos 2.500.000 servidores publicos (OJO, NO DIGO FUNCIONARIOS, SINO SERVIDORES PUBLICOS)…. y no digo de echarlos a la calle..SIMPLEMENTE MADAR A CASA AL QUE SOBRE Y PAGARLE UNA PENSION COMO SI FUESE JUBILATA…. ¿por que?…porque asi dejaria de parir gilipolleces administrativas que lo unico que hacen es incordiar al que de verdad produce algo y no dejarlo trabajar…Muy sencillo; en la naturaleza, la funcion crea el organo… en la ADMINISTRACION, si creas un organo , el mismo se busca su funcion….Solo hay que recordar el famoso “TEOREMA DE BURROCRACIO”..: ” TODA ADMINISTRACION ES CAPAZ DE GENERAR PARA SI MISMA UN VOLUMEN DE TRABAJO ILIMITADO, APROXIMADAMENTE IGUAL AL VOLUMEN DE PAPEL O SOFWARE INFORMATICO QUE EMBORRONA Y ESTROPEA”……………desengañemosnos de una vez.. HAY QUE SIMPLIFICAR ESPAÑA… mirar a ver quien la puede simplificar, y votarlo en las proximas…no volvais a dejaros engañar por los falsos profetas….Un salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image