Por un necesario cambio de rumbo para la caza y los cazadores

Me he permitido tomar prestado el subtítulo del último libro de mi amigo y tocayo Pablo Ortega: Más cosas de corzos para encabezar esta carta mensual.

No es de extrañar que sea un corcero quien demande una forma distinta de cazar, algo sin duda necesario, a pesar de que posiblemente sea esta la especie cinegética que menos lo necesite hoy en día, una especie básicamente salvaje, pura genéticamente, que ha incrementado sus poblaciones de forma notable en las últimas décadas, quizás descompensadamente, y cuyos trofeos son cada día mayores, lo que es una muestra de su salud.

Pero los corceros somos cazadores implicados con el conservacionismo y no nos contentamos fácilmente, si es que en esto, como en otras cosas, se puede generalizar, así que Pablo pide algo más.

Comenta que esta idea no surgió de improviso –como vio la luz nuestro santo tocayo al caerse del caballo– y es fruto del tiempo y la reflexión.

Diferencia en la historia al cazador primigenio, al que llama cazador proveedor, que pasa a convertirse en los últimos siglos en el cazador deportivo (término que sigue chirriando aplicado a la caza), y ve ahora necesario que este evolucione y se convierta en el cazador gestor, para lo que sugiere adoptar algunas pautas éticas y técnicas además de nuevos objetivos.

Cazar más por el lance, el plato y la gestión y menos para la alcayata, «menos para la pared y más para la naturaleza».

Pero si este cambio de rumbo que propone Pablo Ortega es necesario en la gestión del corzo, ¿qué dirección habría que tomar para gestionar otras especies como la perdiz, pongo por caso?

Los perdiceros formamos un colectivo que se me antoja más dispar que el de corceros, por lo que consensuar metas se hace aún más difícil.

Por ejemplo, quien cace la perdiz salvaje de una forma natural y sostenible no es fácil que se entienda bien con su vecino si este hace sueltas masivas de perdices de granja para ojeos comerciales. Sus objetivos son otros y los medios para conseguirlos son a la fuerza distintos, como sus sensibilidades ambientales, también sus diferencias son mayores que las que pueda haber entre los cazadores de corzos.

¿Y en la montería? Dado que hay monteros que optan por la caza tradicional en abierto y otros que solamente cazan cercones de jabalí; y que algunos son partidarios, por ejemplo, de gestionar cinegéticamente las poblaciones de lobos en espacios libres y salvajes y otros, quizás por tener modelos de gestión más cercanos a la ganadería, no los quieren ver ni en pintura cerca de sus explotaciones intensivas, yo me pregunto:

¿Son compatibles todas las alternativas? ¿Hay posibilidad de acuerdo? ¿Hacia dónde debería poner rumbo la montería del futuro?

Y ¿en cuanto a la caza en general? ¡Pues peor me lo ponen!

Si fijar fines comunes siempre tiene sus dificultades, se hace aún más difícil cuanto mayor y más heterogéneo es el colectivo; y, como se ha demostrado históricamente, entre los cofrades de san Eus-taquio suele ser fuente de frustraciones.

En el mejor de los casos, en el proceso de destilar los objetivos particulares para concretar los que en común pueda tener el grupo, estos se vuelven cada vez más abstractos e inconcretos cuanto más generales quieran hacerse.

A no ser, como también sucede, que se proponga como objetivo principal la propia unión del colectivo para la lucha contra un enemigo común, para lo que se invocan circunstancias que sean susceptibles de provocar el miedo o el odio, populismo contra populismo, como en nuestro caso pueda ser que los cazadores vivimos bajo la amenaza de los animalistas radicales, quienes quieren prohibir la caza.

De acuerdo, puede que sea cierto y un asunto importante, pero ¿no es triste que hoy parezca nuestra única razón de ser?

Recordando a otro Ortega pariente de Pablo, diré que quizás es tiempo de pensar menos en el «yo» y más en nuestras «circunstancias».

Las exigencias sociales y medioambientales para que la caza sea entendida y aceptada en el futuro hacen que las metas u objetivos que se fijen, sean cuales sean, pasen forzosamente por implantar modelos de gestión cinegética guiados por la ciencia, la ética y el derecho, en los que se respete la naturaleza, la sostenibilidad y la biodiversidad, y la salud de los ecosistemas y de las especies que los pueblan.

Esto es así, por muchas vueltas y rodeos que demos hasta tomar definitivamente ese rumbo.

De lo contrario, mal futuro nos espera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image