Otro mal año para la perdiz

Cada vez hay menos perdices salvajes. La proliferación de alimañas como urracas, zorros o jabalíes son una amenaza, pero no la única. La agricultura intensiva también tiene mucha culpa de la paulatina desaparición de la perdiz. Cultivos cada vez más intensivos en almendros, viñas u olivar y productos fitosanitarios para combatir las plagas son también responsables de la situación que atraviesa la perdiz en nuestros campos.

Por esta época del año era normal ver ya los bandos, correteando por los caminos con la madre protectora guiando a los pequeños perdigones a salvo de cualquier amenaza.

Seguramente mucha culpa de la situación que atraviesa la perdiz salvaje tenga que ver con la suelta indiscriminada de perdices de criadero, sin ningún control sanitario.

La transmisión de enfermedades de estas perdices que no han tenido ningún contacto con la naturaleza ha diezmado la población de perdices salvajes.

La alarma no es nueva. Saltó hace tiempo hasta el punto de que algunos estudios científicos sitúan a la perdiz como un ave seriamente amenazada, como le ocurre a la tórtola o a la codorniz, aunque por diferentes motivos.

La solución no es dejar de cazarlas como algunos plantean. Cuando se ha prohibido la caza de cualquier especie amenazada, eso no se ha traducido en una recuperación de la especie sino en todo lo contrario. Hacen falta planes cinegéticos que protejan a la perdiz.

La sequía que llevamos padeciendo hasta que han llegado las lluvias también ha sido un factor que ha coadyuvado para que la perdiz no haya criado como debiera, retrasando los nidos.

Quitado de algunos acotados que han hecho bien su trabajo durante todo el año, no se ven perdices.

Hay una protección excesiva hacia fauna salvaje como el tejón, las martas o las comadrejas, en general toda la familia de mustélidos, que son enemigos naturales de las perdices.

Por otro lado, las prácticas agrícolas, y lo digo como agricultor y cazador, han de ser respetuosas con el medio ambiente, favoreciendo la agricultura ecológica y un buen empleo en el uso de los fertilizantes y productos fitosanitarios, utilizándolos únicamente cuando su empleo sea necesario y en las dosis adecuadas.

Antes echábamos productos al campo sin valorar sus consecuencias. Primero tirábamos el producto y luego veíamos si había alguna plaga. Algunos de estos productos se han prohibido por ser altamente peligrosos para la salud humana, como el arsenito de potasio, pero siguen empleándose productos como herbicidas, cuyo uso no se ha prohibido, como el glifosato que no solo elimina las malas hierbas sino cualquier ser viviente y que son un auténtico veneno para la flora y la fauna silvestre.

La tarea es fundamentalmente de agricultores y cazadores que somos los que tenemos que seguir defendiendo un patrimonio cinegético como es la perdiz salvaje.

 

Patricio Simó.

3 Replies to “Otro mal año para la perdiz”

  1. Juan palmer dice:

    El problema aparte de los productos fitosanitarios lo tenemos con el javali el mayor predador del campo .siempre ha habido urracas y zorras en su justa medida y ha habido bandos de perdices .aparte también el echo de que la perdiz de granja atrae mucho más la alimañas por su olor a granja

  2. Trofeocaza . dice:

    Muchas gracias por su comentario. Es una buena aportación.

  3. José Burguillos dice:

    Todo lo indicado es lo que mantiene la actual situación de la perdiz .
    Yo haría más hincapié en la suelta indiscriminada de perdices de granja. Estas perdices están vacunadas, pero traen las enfermedades a los campos, con la obsecuente desaparición, tanto de las d granjas, que saben vivir en libertad, como las salvajes, que al no estar inmunizadas, desaparecen de los campos.
    Otro azote muy considerable es el veneno d las semillas y aguas tratadas con fitosanitarios .
    La solución al problema, estimo debe venir controlando estos dos puntos.
    Muchas gracias .
    José Burguillos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image