Lo efectos de la tuberculosis en la cantidad y calidad de los trofeos de jabalí

Los autores detallan la elevada mortalidad de jabalíes adultos provocada por esta enfermedad endémica en nuestro país. El estudio se centró en dos áreas con diferentes estrategias en la gestión de las poblaciones de jabalí, por lo que se pudo vincular el efecto de una extracción insuficiente con la pérdida de trofeos de esta especie, así como con la expansión y el mantenimiento de la tuberculosis.

ANTECEDENTES EN LA MORTALIDAD DEL JABALÍ 

De forma natural, la mayor mortalidad de los jabalíes tiene lugar durante el primer año de vida, cuando son más vulnerables a predadores, enfermedades y temperaturas extremas.

Otra etapa peligrosa es la de los juveniles, entre el primer y el segundo año de vida; cuando los machos buscan dónde establecerse fuera del grupo matriarcal en el que nacieron.

Los adultos, en cambio, apenas tienen otra mortalidad que la caza. O eso se pensaba.

En el este de Francia, por ejemplo, un estudio de captura-marcaje-recaptura de 2.200 jabalíes determinó una probabilidad anual de mortalidad del 50% , y en el caso de los machos adultos (mayores de 18 meses) alcanzaba el 70%.

De esa mortalidad, la práctica totalidad se debió a la caza, mientras que la mortalidad natural resultó muy baja (Toigo y cols., 2008). Resultados similares se derivan de otros estudios, desarrollados en distintos países europeos, que encuentran un promedio del 3%  de mortalidad natural para jabalíes adultos (Keuling y cols., 2013).

Pero esto no es generalizable a toda Europa, al menos para la Iberia mediterránea.

EL ESTUDIO IBÉRICO 

Los resultados se han publicado en la revista Emerging Infectious Diseases del CDC (Centro de Control de Enfermedades de EE. U.), en Atlanta.

La mortalidad anual de los jabalíes marcados en España fue del 45% , inferior al estudio francés (50 %).

Lógicamente, la mortalidad resultó mayor en los Montes de Toledo (56% ), donde se caza, que en Doñana (34 %), en donde se realizan controles poblacionales.

Con una mortalidad anual cercana al 50%, la probabilidad de un jabalí de 2 años de alcanzar los 4 es de solo un cuarto.

La probabilidad de llegar a los 5 años es de una entre ocho, y la de alcanzar los deseados 7 años para un máximo desarrollo del trofeo es de tan solo una entre 32, o el 3,12 .

En total, la caza o el control poblacional contribuyeron al 53 %  de las muertes, cifra muy inferior a las de los precedentes europeos donde, en promedio, la caza causa el 85 % de las muertes. La gran diferencia estriba en las muertes naturales, es decir, por enfermedad.

Contra pronóstico, el estudio ibérico encuentra que una enfermedad, la tuberculosis, causa un tercio de las muertes de jabalíes adultos.

En el momento de su captura, una muestra de sangre permitió observar que 35 de los 45 jabalíes (78% ) tenían anticuerpos frente a las bacterias de la tuberculosis. Además, fue posible aislar la bacteria mediante cultivo a partir del 72 % de los cadáveres frescos.

Un jabalí marcado con collar y crotales. Los collares emitían una localización por hora y  una alarma en caso de ausencia de movimiento durante más de 12 horas, a fin de detectar cada muerte de forma temprana y poder así determinar su causa.

Entre 2009 y 2014 los investigadores del grupo SaBio del IREC capturaron y marcaron 45 jabalíes adultos con collares de seguimiento (collares VHF-GPS-GSM, Microsensory, Córdoba).

Se estudiaron dos poblaciones de jabalí: la de los Montes de Toledo, donde se marcaron 24, y la del Parque Nacional de Doñana, donde se marcaron 21 ejemplares

jabali-con-collar

IMPLICACIONES DE GESTIÓN

Estos resultados tienen dos implicaciones importantes para el mundo de la caza.

  1. Las consecuencias de una baja extracción poblacional (mediante caza en los terrenos cinegéticos) para el mantenimiento de la tuberculosis.
  2. La tuberculosis determina una pérdida importante de trofeos de jabalí.

En cuanto al primero, el estudio observó que los jabalíes de Doñana, pese a estar en su mayor parte enfermos de tuberculosis, sobrevivían más tiempo que los de Montes de Toledo.

En términos epidemiológicos eso implica más tiempo para diseminar bacterias, sobre todo en el caso de los jabalíes con tuberculosis en fase terminal. En consecuencia, parece recomendable una cierta extracción por caza como herramienta de gestión sanitaria.

Dicho de otra forma, una mayor presión cinegética puede contribuir al control de la tuberculosis a través del control de las poblaciones de jabalí, reduciendo la supervivencia de los ejemplares severamente afectados por la enfermedad. Las políticas de protección del jabalí deberían por tanto repensarse, incluso en espacios protegidos.

En relación con el segundo, es evidente que la tuberculosis contribuye de forma muy significativa a la mortalidad de los jabalíes adultos. Además, mientras los jabalíes cazados antes de alcanzar el óptimo desarrollo de su trofeo suponen un importante aprovechamiento cinegético al menos, los que mueren por enfermedad simplemente desaparecen de las estadísticas tras un largo periodo como difusores de la enfermedad.

De no ser por los collares nunca se habrían detectado las bajas identificadas en el estudio. En consecuencia, la tuberculosis no solo es un problema para los ganaderos, para las autoridades veterinarias y para especies amenazadas como el lince, sino que causa pérdidas importantes en el sector cinegético.

Conviene, por tanto, que los cazadores se involucren muy activamente en el control de la tuberculosis.

La calidad del trofeo del jabalí, determinada por el perímetro y la longitud de sus colmillos o caninos, no depende tanto de su tipo genético o su tamaño como de su edad: los machos con menos de cuatro años difícilmente llegarán a medalla, mientras que los verracos más viejos, aquellos que alcanzan los 7-8 años, cuentan con los mejores trofeos.

jabali

¿PUEDE CONTROLARSE LA TUBERCULOSIS MEDIANTE CAPTURA Y ELIMINACIÓN SELECTIVA DE LOS JABALÍES INFECTADOS? 

Según un estudio en el que han participado investigadores del IREC (Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos, Ciudad Real –Universidad de Castilla-La Mancha y CSIC), la eliminación selectiva de jabalíes infectados no reduce significativamente la tuberculosis en el jabalí.

El estudio se llevó a cabo en una finca cerrada en la que se capturaron 929 jabalíes vivos en dos años consecutivos, que se marcaron con microchip y a los que se les realizaron los análisis pertinentes para detectar la enfermedad.

Los jabalíes infectados fueron soltados en otra finca cerrada adyacente que era cazada en temporada y los sanos eran soltados de nuevo en la finca de origen. En una tercera finca también cerrada se analizaron los jabalíes, a modo de control.

La incidencia de la enfermedad se redujo un 39 % el primer año en la primera finca, pero el segundo año no se encontraron diferencias significativas entre la cantidad de jabalíes infectados entre la primera finca y la tercera, la que no sufrió alteraciones, mientras en la finca de suelta la prevalencia de la tuberculosis aumentó en un 60% .

La principal conclusión de este estudio es que, cuando los jabalíes tienen muy altas tasas de prevalencia, la eliminación selectiva de infectados no es suficiente para mejorar el estado sanitario.

Esta herramienta de gestión sí podría resultar de utilidad en situaciones de baja prevalencia o en granjas donde es posible manejar cada año al 100  de los jabalíes. También se alerta sobre el peligro de las traslocaciones de jabalíes y se sugiere que, además de eliminar animales infectados, hay que intentar evitar el contagio en zonas como bebederos y comederos.

Jose A. Barasona, Pelayo Acevedo, Iratxe Díez-Delgado, Joao Queirós, Ricardo Carrasco, Christian Gortázar, Joaquín Vicente

Grupo SaBio, Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos IREC

(Universidad de Castilla – La Mancha y CSIC), Ronda de Toledo nº 12, 13005 Ciudad Real

www.irec.es y www.sabio-irec.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image