El cartucho 8×57 JS, origen y su aplicación para la caza

Tan antiguo como las armas de repetición por sistema de cerrojo de fuego central, el cartucho 8×57 JS, pese a su origen militar, siempre ha sido una munición de caza muy apreciada en los países centroeuropeos. En España no es tan conocida, pero los cazadores que la ‘descubren’ ya no la cambian por ninguna otra.

Siempre he escuchado hablar muy bien del 8×57 JS y de su excelente comportamiento en todas las modalidades de caza españolas, por lo que hace unos años decidí comprarme un rifle de este calibre y probarlo, y la verdad es que a mí también me está cautivando este cartucho, que he probado tanto en esperas como en rececho y montería.

Por esta razón, porque sinceramente pienso que se trata de una munición a la que no se le presta la atención que merece al no haber podido competir en nuestro país con el .30-06, me he decido a escribir estas notas sobre su origen y prestaciones cinegéticas que, espero, sean de su interés.

ORIGEN MILITAR

Como sucede con otros cartuchos que utilizamos hoy para cazar (como el .30-06), el origen del 8×57 JS es militar y está íntimamente ligado al desarrollo de las armas de cerrojo.

Efectivamente, el sistema de repetición por cerrojo es el resultado de la evolución de un tipo de cierre que fue ideado en 1863 por los hermanos Wilhelm y Paul Mauser para obturar las recámaras de los fusiles monotiro de aguja y de pólvora negra, antes de que se generalizara el uso de la vaina metálica.

Estas armas poseían un cerrojo parecido a los actuales y tenían una aguja muy larga para que, al disparar, pudiera atravesar la carga de pólvora contenida en el cartucho de papel que disparaban y percutir sobre una pastilla de fulminante que estaba alojado en la base del proyectil.

Pues bien, al generalizarse en los años siguientes el uso de cartuchos metálicos de pólvora negra, los hermanos Mauser modificaron su cierre y lo adaptaron al nuevo cartucho, lanzando al mercado el fusil mod. 1871, calibre 11×60 R Mauser, que seguía siendo monotiro.

cartuchos-8x57-JS-componentes

Cartuchos 8×57 JS desmontados. En general, incluso los modelos más económicos están bien cargados.

Unos años después, en 1880, le acoplaron un cargador tubular y ocho años más tarde Paul Mauser modificó de nuevo su fusil para que alimentara con un cargador vertical que pudiera disparar los nuevos cartuchos de pólvora sin humo que acababan de adoptar algunos ejércitos europeos.

De esta manera nace el Mauser mod. 88 Commission, calibre 8×57 J, fusil que, tras varias mejoras para hacerlo más rápido y robusto, termina convirtiéndose en el Mauser 1893, que fue adoptado por el ejército español, y por fin en el Mauser 98, considerado como el fusil de cerrojo más robusto de cuantos se han diseñado y que ha dado origen a la mayoría de los rifles de caza actuales porque los fabricantes deportivos rápidamente adoptaron sus mecanismos de cierre y alimentación (depósito situado debajo del cerrojo que almacenaba los cartuchos al tresbolillo y que en los fusiles militares se alimentaba mediante láminas-cargador o peines de 5 cartuchos).

Los mecanismos del arma del Mauser 98 eran tan perfectos que ya no se modificaron más y desde su creación el fusil fue reglamentario en el ejército alemán (y en otros muchos ejércitos, incluido el español) hasta 1945, pero el cartucho sí se mejoró.

El 8×57 J disparaba balas de punta redondeada muy poco aerodinámicas de 8,08 mm (.318 pulgadas), por lo que en 1905 se mejoró la munición y para ello no se modificó el diseño de la vaina: solo se cargó con balas cilíndrico-ojivales de punta aguda de menor peso (150 grains, frente a la bala de 228 grains del 8×57 J), que tienen un diámetro mayor: 8,2 mm (.323 pulgadas), dando lugar al 8×57 JS.

‘J’ es, en ambos cartuchos, la inicial de la palabra alemana ‘infantería y ‘S’ significa ‘bala de punta aguda’ en alemán.

Nótese que al tener la misma vaina, ambos cartuchos, J y JS, entran en la recámara, pero no son intercambiables porque si se dispara la munición 8×57 JS en armas J se produce una peligrosa sobrepresión y, al revés, se pierde la precisión.

Por último, comentar que el 8×57 JS también se conoce con el nombre militar de 7,92×57 Mauser porque 7,92 es el calibre del cañón de las armas que lo disparan.

El origen del 8×57 JS es militar porque fue creado en 1905 para los fusiles de cerrojo alemanes Mauser 98 (los modelos de la foto son la versión corta 98K, no el original).

Sin embargo, tanto la acción de cerrojo de esta arma como la munición que disparaba fue adoptada rápidamente por todos los fabricantes de armas de caza del mundo.

Particularmente, la munición siempre ha sido muy apreciada en Centroeuropa.

cartuchos-8x57-JS-Mauser-98-K

Versión corta de fusiles de cerro alemanes Mauser 98

MAUSER CONQUISTA EL MERCADO DEPORTIVO

Los armeros de la época, fascinados por la eficacia de los nuevos cartuchos y por el mecanismo de repetición Mauser 98, no tardaron en adoptar ambos para fabricar armas y municiones de caza mayor.

En un primer momento salieron al mercado rifles con cerrojos muy parecidos al original Mauser 98, que se caracteriza por poseer dos tetones de cierre en la cabeza, un extractor de fleje no giratorio y un seguro de aleta de tres posiciones.

Sin embargo, a medida que avanza el siglo XX los fabricantes van modificando el diseño de los fusiles de guerra con el fin de hacer rifles ligeros y conseguir que se adapten mejor a las necesidades cinegéticas. Y poco a poco los rifles de cerrojo se van conociendo y haciendo cada día más populares entre los cazadores de todo el mundo porque eran tan precisos como los monotiro, pero sobre estos y sobre los express presentaban la ventaja de que podían disparar más tiros gracias a su mecanismo de repetición.

Además, su cierre era tan robusto que podían disparar cartuchos muy potentes, incluso municiones para caza peligrosa, por lo que superaban en este aspecto a los accionados por palanca y corredera.

Igual ocurrió con la munición original 8×57 J y JS, que no solo fue adoptada desde un primer momento por las fábricas de municiones deportivas y cargada con balas de caza de diversos pesos, sino que se tomó como base para crear a partir de su vaina muchos otros calibres deportivos.

Incluso la adoptaron los fabricantes norteamericanos en versión 8×57 JS con el nombre de 8 mm Mauser, y los europeos de armas de cañones basculantes, dotando a la vaina del cartucho con una pestaña de extracción (reborde), por lo que también comenzó a producirse con la denominación 8×57 JR (con reborde y bala de 8,08 mm) y 8×57 JRS (con reborde y proyectil de 8,23 mm).

Para que la presión en recámara sea inferior, adecuada al cierre más débil de las armas de cañones basculantes, los cartuchos JR y JRS son algo menos potentes que los de cerrojo, aunque también muy efectivos en montería.

APLICACIÓN EN LA CAZA DE LOS CARTUCHOS 8X57 JS

Si descartamos los proyectiles ‘blindados’ para tiro y los ‘ecológicos’ de caza, libres de plomo, los principales fabricantes de cartuchería manufacturan el 8×57 JS con balas con núcleo de plomo con pesos que oscilan entre los 150 (9,7 gramos) y los 220 grains pasando por los pesos intermedios de 180 grains (11,7 g); 187 grains (12,1 g); 196 grains (12,7 g) y 198 grains (12,8 g), entre otros, con los que es posible abordar todas las piezas de caza mayor si exceptuamos las muy pesadas o peligrosas, en las que es recomendable emplear rifles más potentes.

cartuchos-8x57-JS-pruebai

Blanco de prueba de cartuchos LFB 8×57 JS obtenido a 100 metros con un Blaser R8.

Particularmente, en España las balas de peso medio, como las de 196 grains, son excelentes para cazar en montería, en esperas o en rececho siempre que no tengamos que realizar tiros muy largos (superiores a los 200 metros), en los que se consigue mejores resultados con cartuchos más veloces o que por lo menos monten proyectiles más aerodinámicos que los que normalmente se ofrecen con esta cartuchería.

Pero hasta esa distancia, puedo asegurar que se muestran muy contundentes y resolutivas. Tanto es así que si, como me ha sucedido a mí, se ha utilizado antes calibres estándar como el .30-06, te quedas sorprendido por su eficacia en lances tan correosos y difíciles de resolver como el jabalí en montería.

Alguien me dijo una vez que no sabía lo que tiene el cartucho 8×57, pero que «tumba todo lo que toca», y hace unos tres años comencé a descubrir con un Blaser R8 de este calibre que no se equivocaba mucho, hasta el punto que he vendido mis dos rifles del 30-06.

¿Y POR QUÉ NO ES MUY CONOCIDA?

Sí es popular en Alemania y en otros países del centro de Europa. Donde nunca ha sido muy utilizada es en España, aunque en los últimos años su popularidad ha crecido bastante porque ha aumentado la oferta de cartuchos y armas de este calibre.

En nuestro país, como ha sucedido en muchos otros, el cartucho 8×57 JS no ha podido competir con el .30-06, para el que se han ofrecido siempre muchísimos más modelos y tipos de rifles y de cartuchos. E igual ha ocurrido en los últimos tiempos con otras municiones americanas, como el .308 Winchester.

Por otro lado, muchos cazadores no entienden que una munición cuya velocidad es inferior a la del .30-06 (como así es si comparamos balas de peso similar) pueda ser más efectiva, seguramente porque no tienen en cuenta que las bala del 8×57 JS posee un diámetro superior: 8,20 frente a 7,62 mm, por lo que expande mejor y, aunque en teoría la energía cinética del .30-06 sea algo superior, en la práctica los proyectiles del 8×57 JS, debido a su mayor diámetro, se frenan más rápidamente durante el impacto y ceden a la pieza más energía ‘útil’.

cartuchos-8x57-JS-comparati

De izquierda a derecha, cartuchos calibre 6,5×55; .270 Winchester; .30-06; 8×57 JS y 9,3×62. Todos utilizan el mismo tipo de vaina con culote provisto de ranura de extracción del 8×57 JS.

Además, la diferencia de velocidad entre las balas de ambos calibres del mismo peso no es lo suficientemente grande para que el cazador la note en ninguna modalidad, ya que no supera los 30 metros por segundo.

Pero por fortuna, aunque la oferta de armas y municiones del calibre .30-06 sigue siendo notablemente más amplia, ya se comercializan o se pueden pedir por encargo bastantes rifles europeos del 8×57 JS y prácticamente se pueden adquirir cartuchos de todas las marcas, incluso cargados con balas libres de plomo.

RWS, Norma, Sellier & Bellot, Geco, LFB, Sako y Sax, entre las principales marcas europeas, y las norteamericanas Federal, Remington y Winchester, etc., las comercializan en España. Por lo que si desean probar la eficacia de este veterano cartucho alemán, les animo a que lo hagan. Seguro que les va a sorprender.

COMPARATIVA DE VELOCIDADES DEL CARTUCHO 8X57JS Vs .30-06

cartuchos-8x57-JS-despiLa tabla compara los datos de velocidad y energía hasta 200 metros de las balas del mismo o similar peso del 8×57 JS y del .30-06, que en la boca de fuego solo es de entre 20 y 30 metros por segundo superior a favor del .30-06.

Sin embargo, esta pequeña diferencia de velocidad hace que los valores de energía parezcan muy superiores y se puede concluir erróneamente que el .30-06 es un cartucho más eficaz que el 8×57 JS.

Y no es así porque las balas del 8×57 JS poseen un diámetro superior, por lo que se frenan más rápidamene en el cuerpo de las reses y ceden más energía a las presas, mientras que las del .30-06 tienden a penetrar más antes de deformarse.

Además, la diferencia de velocidad no es lo suficiente alta como para que el tirador tenga la impresión cuando dispara de que el 8×57 JS es un cartucho más lento, ni siquiera cuando se utiliza en montería.

Tampoco son muy significativas las distancias de tiro más favorables a la que se recomienda regular los visores para conseguir las mejores trayectorias en rececho: 164 metros frente a 172 para las balas de 180 grains (8 metros de diferencia).

RWS 8×57 JS

  • Bala DK 11,7 gramos (180 grains)
  • Velocidad (m/s): V0: 820. V100: 717. V200: 622.
  • Energía (julios): E0: 3.934. E100: 3.007. E200: 2.263.

RWS 30-06

  • Bala Tug 11,7 gramos (180 grains)
  • Velocidad (m/s): V0: 840. V100: 755. V200: 675.
  • Energía (julios): E0: 4.128. E100: 3.335. E200: 2.665.

Norma 8×57 JS

  • Bala Vulcan 12,7 gramos (196 grains)
  • Velocidad (m/s): V0: 770. V100: 688. V200: 612.
  • Energía (julios): E0: 3.767. E100: 3.011. E200: 2.378

Norma .30-06

  • Bala Oryx 13 gramos (200 grains)
  • Velocidad (m/s): V0: 800. V100: 715. V200: 635.
  • Energía (julios): E0: 4.162. E100: 3.321. E200: 2.618.

Juan Francisco París

One Reply to “El cartucho 8×57 JS, origen y su aplicación para la caza”

  1. Luis Alberto Boriano dice:

    Buen día: desde que adquirí hace unos diez años un Mauser Oberndorf Mod 1910 8×57 Js. dejé de usar mi 300WM. en mi primer salida de caza en La Patagonia abatí en rececho un jabalí de unos 150 Kgr. con balas de 196gr. no me fue necesario rastrearlo ya que quedó muerto en el lugar, desde ese momento he cazado unos cuantos, ninguno se fue herido. A mi entender es un gran calibre para la caza mayor de mediano peso como hay en mi país Argentina.
    Le he montado un visor Carl Zeiss 1.5 x6x36 con montaje de garra Akah, pienso yo que es un gran equipo para la caza, no lo abandonaría no ningún arma de las modernas.
    Saludos desde Argentina
    El Matrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image