5 pasos para una buena sociabilización del perro de caza

Ya hemos elegido al cachorro con mejores aptitudes de la camada. Pero ahora comienza el trabajo más duro: su sociabilización. Que se relacione correctamente con las personas u otros perros, dejando aparcados sus miedos, únicamente depende de nosotros. En el siguiente artículo, nuestro experto adiestrador nos explica cómo convertir a ese travieso y curioso pequeñín en una auténtica máquina para cazar.

Una vez elegido el cachorro, el siguiente paso en el ámbito del adiestramiento es la sociabilización y habituación de nuestro perro, pues de ello dependerá su futuro y que se convierta o no en un can equilibrado.

Es momento de enseñarle a relacionarse con otros perros y con las personas. A través de la sociabilización debe aprender a llevarse bien con otros perros o a ignorarlos, según la situación ante la que nos encontremos. ¡Cuántas veces nos ha ocurrido que, tras realizar un disparo, nuestro perro ha salido corriendo detrás de otro can! ¿Y cuando se ha puesto a jugar con los perros de otros compañeros en una jornada de caza?

Pues bien, una correcta sociabilización y habituación evitará este tipo de problemas. Pero…

¿qué entendemos por sociabilización o habituación del perro? Es el proceso por el que le acostumbramos a reaccionar de manera correcta frente a diferentes situaciones, personas, perros… Si no le sociabilizáramos, en el futuro podría convertirse en un perro agresivo, que se asusta de cualquier cosa o receloso y tímido con las personas.

 ¿ESTÁ MI PERRO SOCIALIZADO? 

Algunos adiestradores caninos aplican una regla muy simple para saberlo: cuando el dueño no se asusta de algo, el perro tampoco debería hacerlo.

Pero el proceso de sociabilización en perros, como en otros animales, puede durar toda la vida. Lo habitual es que este proceso se lleve a cabo desde que nace hasta aproximadamente el cuarto mes de vida, más o menos.

Luego dependerá de cada individuo y de su carácter. Lo importante es empezar lo antes posible para que las garantías de éxito sean mayores. Normalmente venimos retirando a los cachorros de su madre aproximadamente a los 30 días, aunque es muy importante que estén junto a ella las primeras semanas de vida.

Particularmente soy partidario de que en cuanto empiecen a comer se les destete, pues que los cachorros estén demasiado tiempo con la madre puede ser malo para ambos. En una camada no todos los cachorros son iguales: hay ejemplares que heredan de los padres unos caracteres positivos, otros en grado medio y algunos en negativo.

También podemos encontrarnos ante padres más asustadizos, lo que puede ser heredado por los cachorros. Es ahí donde pondremos más hincapié. Si el cachorro se encuentra en casa o en perreras, lo primero que deberemos hacer es cumplir con el calendario de las vacunas y no sacarlo de casa o de las perreras, pues lo contrario puede ser peligroso para su salud.

También debemos evitar el contacto con otros perros y no sacar el cachorro por la calle ni dejarle que huela excrementos caninos. A los tres meses, una vez que tenga puestas todas las vacunas y el microchip colocado, será el momento de sacarle a la calle.

Después, podremos seguir los siguientes pasos:

1. SIEMPRE CON CORREA 

pasos-sociabiizacion-correaDeberemos acostumbrar a nuestro cachorro a que vaya con correa desde el primer momento. Cuando se la coloquemos por primera vez, se debatirá, querrá soltarse, tirará hacia atrás. No nos preocupemos.

Ante esta situación reaccionaremos de la siguiente forma:

  • Estaremos tranquilos y no lucharemos con el cachorro. Al contrario, intentaremos tranquilizarlo, bien con premios o con caricias.
  • Nunca tiraremos de la correa fuertemente ni le arrastraremos por el suelo. De esta manera lo único que conseguiremos será empeorar la situación, y del miedo a andar con correa podemos pasar a una fobia, mucho más seria y difícil de tratar.
  • Nos agacharemos, tiraremos de la correa suavemente hacia nosotros al mismo tiempo que lo llamamos, y cuando se acerque le premiaremos con caricias o chucherías.

Siempre lo haremos despacito, poco a poco, intentando que las sesiones no sean demasiado largas.

Tres o cuatro minutos al día serán más que suficientes para que en pocos días consigamos que el cachorro vaya sujeto por la correa perfectamente.

Es muy importante terminar siempre las sesiones en positivo para que el perro se quede con ganas de más y cada vez que cojamos el arnés o el collar salte de alegría porque sabe que va a salir a pasear o al campo.

Si por el contrario nuestro cachorro hubiese sufrido ante esta situación, su reacción será todo lo contrario a lo dicho anteriormente: cada vez que nos vea con el arnés o el collar huirá, lo que tendremos que evitar a toda costa.

2. EL MOMENTO DE PASEARLE 

Una vez que hayamos conseguido que nuestro cachorro vaya de la correa perfectamente, el siguiente paso será empezar a sacarlo a la calle para que se acostumbre a los coches, a las personas y a relacionarse con sus congéneres.

Los primeros días intentaremos sacarle por los sitios no muy concurridos y le iremos presentando situaciones. Podemos empezar por acercarnos a vehículos que estén parados, motocicletas, bicis, papeleras, a personas que estén sentadas…

Es importante que el cachorro sea el que se acerque a oler y que poco a poco vaya acostumbrándose a estos olores. Después de conseguir que nuestro cachorro se acerque y su reacción sea positiva (por ejemplo moviendo el rabo), iremos buscando retos un poco más complicados, como son coches o bicicletas en movimiento, el contacto con otros perros o personas…

3. LA PRESENTACIÓN A OTROS PERROS 

Cuando queramos introducir a un cachorro nuevo en las perreras o en nuestro hogar, donde ya hay otros perros, haremos lo siguiente:

Si son adultos, da igual el sexo, procuraremos presentarles en un lugar neutral, es decir, en un sitio donde ninguno de nuestros perros tenga arraigado algún tipo de querencia. Nos acercaremos poco a poco, sin miedo, tranquilos, para que los perros se huelan y empiecen a conocerse.

Si en este proceso detectamos que cualquiera de ellos gruñe o hace una mal gesto, retiraremos los perros y volveremos a comenzar, siempre con la misma tranquilidad y sin tirones bruscos de correa. Y es que la correa es un hilo conductor directo con nuestros perros y sirve tanto para sujetar a nuestro compañero como para incitarle a que muerda. ¡Mucho cuidado con ello!

Cuando veamos que los perros quieren jugar entre ellos o se lamen, entonces los podremos dejar que se junten y jugueteen. Ya no habrá problema… aunque siempre deberemos estar alerta.

Posteriormente los llevaremos a las perreras. Los primeros días los pondremos uno al lado del otro, separados por una valla para que se vayan conociendo. Lo más importante es que cuando tengamos que darles de comer se haga separándoles, cada uno de ellos en un sitio, pues es donde el riesgo de posibles conflictos y peleas es mayor.

pasos-sociabiizacion-otros-perros

4 LA HORA DE RELACIONARSE CON PERSONAS 

Es importantísimo trabajar la sociabilización de nuestros cachorros con niños para que interactúen con ellos.

Por eso, si tenemos hijos, sobrinos o vecinos, les invitaremos a nuestra casa. Una vez allí, les dejaremos que jueguen y acaricien a los perros.

Cuando nuestro cachorro ya haya superado la prueba de las visitas de los pequeños a casa, intentaremos pasearle por los parques… y cuando se cruce con niños, dejaremos que se acerque a ellos tranquilamente, dejando que tome la iniciativa, sin obligarle.

Si en cualquier momento vemos que nuestro can se para, que no quiere continuar, no le obligaremos y lo dejaremos para otro momento. Nos acercaremos a él y con caricias le tranquilizaremos.

Y es que nunca deberemos proporcionar a nuestro cachorro una situación de estrés o agobio, pues será negativo para su sociabilización.

Generalmente, si los perros no interactúan con niños en sus primeros años de vida, suelen desarrollar comportamientos agresivos hacia ellos.

5. QUE NO SE MAREE EN EL COCHE 

pasos-sociabiizacion-coche

Nunca deberemos meterle a la fuerza en el maletero o en el carro, pues de esta manera lo considerará como un castigo y cada vez que vea nuestro medio de transporte no querrá saber nada de él.

Nos acercaremos al coche o carro despacio, abriremos el maletero o las puertas y nos sentaremos al lado. Le dejaremos que se acerque, despacio. Nunca le obligaremos, pues siempre deberá llevar él la iniciativa.

Un buen truco puede ser meter en el maletero un premio, ayudarle a subir para que se lo coma tranquilo y volver a bajarlo. Podemos repetir el proceso varias veces hasta que suba solo.

Luego cerraremos las puertas y le dejaremos unos segundos dentro. Abriremos y repetiremos el proceso hasta que el cachorro coja la suficiente confianza y no tenga miedo.

Para finalizar, arrancaremos el vehículo dejando al cachorro dentro unos minutos y lo volveremos a parar. Por último, daremos paseos cortos con el coche o carro hasta que, unos días después, ampliemos el trayecto.

NULA O MALA SOCIABILIZACIÓN

pasos-sociabiizacion-malaEn estos tiempos tan complicados que vivimos, estando el trabajo como está, no es muy extraño que ese cachorro que nos regala un amigo o que hemos comprado con un gran esfuerzo lo tengamos en una perrera y no lo atendamos como es debido por falta de tiempo.

Únicamente nos acordamos un poco más de él cuando se acerca el inicio de la temporada. Entonces empezamos a sacar a nuestro perro al campo… y si apenas nos reconoce, no nos hará ni caso.

Es entonces cuando empiezan a aflorar todos los problemas derivados de la falta de sociabilización de nuestro cachorro y cuando pensamos en regalar perros que probablemente podrían haber sido unos grandes compañeros de caza. Y como siempre, el que lo paga es el can, cuando la culpa, no nos engañemos, es nuestra.

Tener un perro confinado en perreras o en pisos en las grandes urbes sin sociabilizarlo correctamente genera problemas. Algunos de los más típicos son:

– Sobrepeso del animal: el perro se asfixia nada más sacarlo al campo.

– Problemas de conducta: no nos hace caso, se marcha con otros compañeros, olisquea todo y mete el rabo entre las patas o gruñe al resto de perros.

– Vomita en el coche: se marea, babea…

Por ello, como hemos comprobado, la sociabilización es imprescindible para contar con un buen perro de caza. De lo contrario, podríamos encontrarnos situaciones complicadas, como que el perro se asuste de cualquier objeto que se encuentre en el campo y huya despavorido.

José Antonio Sanz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image