La serie estrella de RTVE y el Miteco sobre la Red de Parques Nacionales de España da una imagen feudal de la caza

El sábado 23 de abril se estrenó en La 2 la serie documental “De parque en parque”, que ha sido producida por RTVE junto a las productoras Nubla Films y Tarabilla 97, estando asesorada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco). Los autores de la serie de 16 capítulos dicen querer «dar una visión realista de estos entornos protegidos» y cuenta con el testimonio de «más de 300 científicos, técnicos, expertos y habitantes» de las zonas afectadas por estos espacios naturales. Sin embargo, en sus capítulos apenas se trata el desequilibrio que sufren las poblaciones de ungulados debido a la prohibición de la caza, y además se da una imagen feudal de la actividad cinegética sin destacar que, precisamente, ha sido la caza —junto a otros usos tradicionales— la que ha permitido conservar estos espacios a través del tiempo.

De los 16 parques nacionales, 11 peninsulares y cinco insulares, la serie ha emitido sendos capítulos referidos a dos espacios bien conocidos por sus problemas con la sobrepoblación de ungulados desde que se prohibiera la caza en PP. NN. a finales de 2020. En concreto se trata del manchego Parque Nacional de Cabañeros y del extremeño Parque Nacional de Monfragüe.

El Parque Nacional de Cabañeros se encuentra entre las provincias de Toledo y Ciudad Real y abarca más de 40.000 hectáreas, aunque su plan de ordenación afecta a 90.611. El capítulo sobre este espacio natural protegido afirma que la conservación de su característico bosque mediterráneo se debe a los usos tradicionales que siempre se han realizado en los pueblos que lo integran. Así, se muestran imágenes de agricultura, ganadería, apicultura o descorche, pero no se hace ninguna mención a la caza. Ángel Gómez, director de Cabañeros, explica que el espacio tiene «una población de herbívoros típica de este ecosistema, como son los ciervos, los jabalíes, los corzos, que son dignos de ver y que se ven muy fácilmente en Cabañeros». Ningún comentario acerca de los problemas relacionados con estas poblaciones de ungulados y su control, asunto que indigna a los propietarios de fincas del parque, que califican de «pésima» la gestión que se hace de este entorno protegido.

En el capítulo referido a Cabañeros se hace una primera mención a la singularidad de este ecosistema con la conocida raña, un espacio de miles de hectáreas adehesado que, junto a las serranías de monte mediterráneo, da cobijo a poblaciones de jabalíes, ciervos y otros ungulados. Tamara García, guía del parque, destaca que «la inmensa mayoría de la gente viene buscando ciervos». Lo que no saben los visitantes es que para que las poblaciones de ciervos, jabalíes y otros animales silvestres se mantengan equilibradas es necesaria una gestión cinegética, tal como ha reconocido el propio Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN).

Durante el capítulo sobre este espacio manchego se muestran imágenes de los trabajos de descorche y del manejo apícola como actividades ligadas tradicionalmente a Cabañeros, y se hace referencia a los usos agrícolas y ganaderos ligados a la raña de este parque nacional, pero la caza no aparece como aprovechamiento de los recursos y herramienta de gestión, aunque se haga especial mención al periodo de berrea y al ciervo ibérico. Darío Gómez, que hace rutas guiadas, cuenta que «hay cantidad de manadas de hembras» al referirse a la población cervuna.

Finalizando el capítulo interviene Benito Garrido, presidente del Patronato de Cabañeros, que explica que el origen de estos terrenos viene históricamente de la relación entre las personas y el territorio, y más concretamente del uso para cazar que hacían los dueños de las fincas. «Estas fincas tenían un objetivo fundamental, que era venir los señores de las capitales a cazar y las personas de los pueblos servían en aquellos tiempos. Entonces era una relación casi medieval, casi feudal», afirma Garrido. Y añade que a raíz de «una movilización sin precedentes que yo nunca he conocido» para frenar la creación del campo de tiro se generó «una nueva relación de la gente con la zona». Esto se ha convertido con el tiempo, suelta el presidente del Patronato, «en que lo que antes tenía un uso casi exclusivo para la caza, ahora es la primera empresa que hay en la comarca, y que está dando jornales y riqueza».

«Ni se cace ni se pesque»

En cuanto al capítulo que aborda el Parque Nacional de Monfragüe, ya al inicio se relata que «es el turismo de naturaleza y los aprovechamientos tradicionales los que marcan su relación con un entorno lleno de riqueza cultural y social». Este espacio protegido situado en la provincia de Cáceres se extiende por más de 18.000 ha de monte mediterráneo y dehesas que se han ido formando, explican en el capítulo, mediante usos como la ganadería, la agricultura, la poda y el descorche, sin hacer ninguna mención a la caza.

Álvaro Rengifo, copropietario de terrenos dentro del parque, cuenta que en los años 70 había «una política muy agresiva de producción de celulosa y de extinción de las alimañas que nuestros mayores, en un afán conservacionista, decidieron no seguir y es la razón por la que hoy tenemos este paraje único». Mientras cuenta que la gestión de Monfragüe es público-privada y hace referencia a la labor que hicieron «nuestros mayores» para que sea lo que hoy en día es, reconoce que «nosotros tenemos alguna preocupación hoy por el exceso de ungulados y porque queremos que algunas de las actividades históricas se mantengan». Esta es la única y vaga referencia al desequilibrio poblacional de ungulados silvestres que se hace mientras aparecen algunas imágenes del pasado en las que se muestran escenas de caza mayor.

El Parque Nacional de Monfragüe vivió a principios de año un episodio que generó indignación en el sector de la caza, tras descubrirse que el control de ungulados genera situaciones de sufrimiento para los animales, como fue el caso recogido en vídeo de un ciervo herido, desnutrido y deshidratado agonizando dentro de una jaula-trampa dentro del espacio protegido. Aunque el desequilibrio de la población de ciervos y jabalíes dentro del espacio protegido ha de corregirse, y es la Administración la que se encarga de ello desde que se prohibió la caza en parques nacionales, una de las labores de los agentes del Medio Natural de la Junta de Extremadura, como señala Pedro Holgado, es que «ni se cace ni se pesque» para que el parque se mantenga «en buen estado».

La serie producida por RTVE y que ha contado con la colaboración y asesoramiento del Miteco apenas hace referencia a la caza o al exceso de ungulados en algunos de los parques nacionales españoles, y cuando se refiere a la actividad cinegética, en lugar de valorarla como uno de los usos que ha conservado estos enclaves naturales, lo hace calificándola de actividad feudal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image