Cazar en parques nacionales

Aunque lleva mucho tiempo debatiéndose y recientemente se han celebrado diferentes eventos en torno a esta temática, nada se ha avanzado sobre la caza en los espacios naturales protegidos. En primer lugar, para poner a todo el mundo en antecedentes, antes de estudiar este tema y poder opinar con cierta propiedad, hay que decir que existen multitud de tipos de espacios naturales protegidos con diferentes limitaciones de usos, entre los cuales encontramos los Parques Nacionales.

La definición de Espacios Naturales Protegidos es la siguiente: se contemplan como aquellas zonas del territorio nacional, incluidas las aguas continentales, y los espacios marítimos sujetos a la jurisdicción nacional, incluidas la zona económica exclusiva y la plataforma continental, que contengan elementos y sistemas naturales de especial interés o valores naturales sobresalientes. Éstos podrán ser declarados protegidos de acuerdo con lo regulado en la Ley 4/89 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres.

POR QUÉ PROTEGER UN ESPACIO NATURAL

Dicho esto, se puede afirmar que la base de toda figura de protección es perpetuar un valor existente. Éste puede ser de diversa naturaleza, pero para poder proteger algo, primero hay que conocerlo, saber qué necesita para ser conservado y tomar las medidas oportunas para conseguir nuestro objetivo. Jamás para mantener la conservación de una especie se debe hacer en detrimento de otras y sin estudiarlo a fondo, como posteriormente veremos.

La protección de estos espacios podrá obedecer, entre otras, a las siguientes finalidades:

  • Constituir una red representativa de los principales ecosistemas y regiones naturales existentes en el territorio nacional.
  • Proteger aquellas áreas y elementos naturales que ofrezcan un interés singular desde el punto de vista científico, cultural, educativo, estético paisajístico y recreativo.
  • Contribuir a la supervivencia de comunidades o especies necesitadas de protección mediante la conservación de sus hábitats.
  • Colaborar en programas internacionales de conservación de espacios naturales y de vida silvestre, de los que España forma parte.

TIPOS DE ESPACIOS NATURALES

En el año de 1989 se crea la ley de espacios naturales que desarrolla esas diferentes figuras, que supuestamente permitirían la conservación de bienes de interés común de diferente índole. En función de los bienes y valores a proteger, los espacios naturales protegidos se clasifican en algunas de las siguientes categorías:

_Parques Naturales. Son áreas naturales, poco transformadas por la explotación u ocupación humana. En razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente.

_Reservas Naturales. Las Reservas son espacios naturales cuya creación tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial.

_Monumentos Naturales. Son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de una protección especial. Se considerarán también Monumentos Naturales las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y demás elementos que reúnan un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos

_Paisajes Protegidos. Se engloban dentro de esta clasificación a los lugares concretos del medio natural que, por sus valores estéticos y culturales, sean merecedores de una protección especial.

_Parques Nacionales. Son Parques Nacionales aquellos espacios que, siendo susceptibles de ser declarados como Parques por Ley de las Cortes Generales, se declare su conservación de interés general de la Nación con la atribución al Estado de su gestión y la correspondiente asignación de recursos presupuestarios. La declaración como de interés general de la Nación se apreciará en razón a que el espacio sea representativo de alguno de los principales sistemas naturales españoles que se citan en el anexo de la Ley 4/89, configurándose para su mejor conservación la Red de Parques Nacionales integrada por la totalidad de los que sean declarados.

Cotos-de-caza-reportajes-cazar-en-parques-naturales-guarderia

Coche de ruta para cazar en parques naturales

REGIONES DE LA RED DE PARQUES NACIONALES

Los Sistemas Naturales representados en la Red de Parques Nacionales están agrupados en las siguientes regiones:

Región Eurosiberiana

-Sistemas ligados al bosque atlántico (Parque Nacional de los Picos de Europa).

-Sistemas ligados a formaciones lacustres y rocas de origen plutónico y fenómenos de glaciarismos (Parque Nacional de Aigüestortes i Estany De Sant Maurici).

-Sistemas ligados a formaciones de erosión y rocas de origen sedimentario (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido).

-Sistemas ligados a zonas costeras y plataforma continental (Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia).

Región Mediterránea

-Sistemas ligados al bosque mediterráneo (Parque Nacional de Cabañeros).

-Sistemas ligados a zonas húmedas continentales (Parque Nacional de las Tablas de Daimiel).

-Sistemas ligados a zonas húmedas con influencia marina (Parque Nacional de Doñana).

-Sistemas ligados a zonas costeras y plataforma continental (Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipélago de Cabrera).

-Sistemas ligados a la alta montaña mediterránea (Parque Nacional de Sierra Nevada).

Región Macaronésica

-Sistemas ligados a la laurisilva (Parque Nacional de Garajonay).

-Sistemas ligados a procesos volcánicos y vegetación asociada (Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, Parque Nacional del Teide, Parque Nacional de Timanfaya).

ERRORES DE GESTIÓN

Al contrario de lo que alguno puede pensar, las competencias en este sentido, están transferidas por completo a las comunidades autónomas, aunque se trate de los Parques Nacionales. Esto no es algo nuevo, otra cosa es que esta transferencia de competencias se haya ejecutado antes o después, pero todo viene a raíz de la Constitución, donde se transfirieron a las comunidades autónomas las competencias en Medio Ambiente y, como tal, en caza. En mi opinión un gravísimo error.

La primera contradicción que encontramos es que para gestionar un territorio continuo, es necesaria una política común en todo ese territorio. Hay Parques Nacionales, como el caso del de Picos de Europa, que pertenece a tres comunidades diferentes y no en todos los casos se practica una gestión coordinada por las partes implicadas.

Además, hay un punto de partida que la sociedad ha olvidado y es que el hombre es un eslabón indispensable en la cadena del medio ambiente, y lo lleva siendo millones de años, por lo que el auténtico desequilibrio es dejar a éste fuera del medio. Creer que conservar es no tocar es un error muy grave que puede tener consecuencias fatales.

A esto hay que añadir que los recursos naturales renovables deben ser aprovechados como recursos que son y naturalmente ordenados para que sigan siendo renovables.

Cotos-de-caza-reportajes-cazar-en-parques-naturales-cabra-montes

Caza de cabra montesa en parques naturales

Si hablamos de fauna, decir que la ordenación cinegética, al igual que la forestal, no es otra cosa que el manejo de estructuras biológicas bajo unos criterios técnicos. En este sentido y centrándonos en las especies objeto de caza, al estudiar la dinámica poblacional de cualquier especie veremos que describe una curva denominada sigmoide, que refleja de manera gráfica y sencilla el comportamiento de una población en función de la densidad de la misma y del tiempo.

LA CAZA, GARANTE DEL EQUILIBRIO POBLACIONAL

En ausencia de predadores naturales a excepción del hombre, las poblaciones que no se cazan alcanzarán la parte superior de la gráfica, lo que implica unas densidades excesivas. En estos casos, bien por la aparición de epizootías típicamente reguladoras de densidad como puede ser la sarna sarcóptica (sarcoptes scabiei), por la debilitación de la población a causa de la falta de comida o por ambas u otras causas, las poblaciones sufren un descenso drástico, que en ocasiones puede llevar a la misma hasta prácticamente su desaparición. Cuando esto pasa, mueren todo tipo de ejemplares (adultos, crías, hembras preñadas, etcétera), pero nadie dice la verdad del tema, como en Andalucía hace unos años que justificaron la aparición de esta enfermedad por el clima predominante en los últimos años… falso. La verdadera razón fueron las altísimas densidades de cabra montés en Andalucía a falta de predadores naturales y de caza. Esto puede pasar en los Parques Nacionales.

La caza mantiene a las poblaciones en un equilibrio con un desplazamiento de sus valores entre el 30 por cien al final de la temporada y el 80 por cien al comienzo de la misma, lo que permite que tras el paso de cada temporada la población se recupere, pues su capacidad de cría está en la zona de casi máxima pendiente de la gráfica, permitiendo así cazar el 50 por cien de la población sin problemas, produciendo ingresos y manteniendo la población sana y en perfecta convivencia con la conservación del entorno y de las otras especies.

Cotos-de-caza-reportajes-cazar-en-parques-naturales-cabra-en-gredos-02

Cabra en el coto de caza en el parque natural de Gredos (Madrid)

Como afirma el profesor de la ETSI Montes de Madrid, compañero y amigo, Miguel Montoya, los animales en un exceso de población acaban muriendo seguro, el tema es: o practicamos una caza ordenada conservando las especies en unos márgenes poblacionales razonables o la naturaleza se encargará de hacer el trabajo, pero de una forma mucho más brutal, indiscriminada y cruel. Pero eso nadie lo dice.

Además, hablando de biodiversidad, ahora muy de moda, el hecho de que una población alcance tan altas densidades tiene unos efectos letales sobre el ecosistema en el que habita y en todos sus componentes. La regeneración de especies vegetales, especialmente las de mayor grado de palatabilidad para la citada población, será nula. Aquellas especies animales que compitan por los recursos se verán seriamente afectadas. Citando al profesor Antonio Notario, “a nadie le importa el estado de poblaciones de invertebrados o especies vegetales, no venden…” Ampliando esta frase, la gente no se preocupa por la regeneración del monte, porque ahora mismo se puede estar viendo muy bonito, pero qué pasará dentro de unos años. Da igual, lo que vende es Bambi.

Y si lo que queremos es apartar al hombre del medio ambiente, medida que hemos visto no es la adecuada, hagámoslo del todo, pero deberíamos volver a vivir en chozos y cultivar pequeñas parcelas… Qué fácil es criticar la caza, pero si se dejara de cazar, por ejemplo, ir en coche sería un verdadero peligro pues los accidentes con fauna cinegética estarían a la orden del día en cualquier punto de España en poco tiempo. La ganadería en las zonas donde existen poblaciones de lobo, que por otro lado cada vez serían más, sería una práctica imposible o a menos no rentable. Y así podemos enumerar mil ejemplos.

Para llevar el tipo de vida que hoy llevamos, es necesario que nuestras poblaciones cinegéticas estén ordenadas, de ahí que en los Parques Nacionales se cace, aunque muchas veces no lo suficiente, de lo que derivan los problemas. Pero cazan los guardas a sueldo, produciendo gastos en lugar de ingresos. Muchos de estos espacios han llegado a ser lo que son gracias a constituirse como grandes cotos de caza, lo que no se puede hacer es proteger un espacio y prohibir o limitar no razonablemente las prácticas que históricamente se han llevado a cabo allí y gracias a las cuales ese espacio ha llegado a ser lo que es hoy.

Encontramos un ejemplo representativo en la Reserva Natural del Valle de Iruelas (que alberga una de las mayores poblaciones de buitre negro, entre otras especies, además de águila imperial ibérica), pues allí se caza el ciervo desde la berrea hasta en montería. Todo porque la figura de protección que afecta a este territorio es diferente.

Gredos, en lo que era la Reserva Nacional de Caza, conserva, gracias a esta actividad abierta a los cazadores bajo subasta, una de las mejores poblaciones de macho montés de España, donde hasta ahora no ha aparecido ningún brote de sarna, no como en otras zonas donde la guardería, a veces contratada únicamente para la caza, realiza lo que llaman control poblacional. Mientras que esto cuesta un dinero, si se ofreciera a los cazadores a un precio inferior al del mercado, primero se realizaría una labor social al poner al alcance del bolsillo de los cazadores más modestos piezas de caza que en el mercado no podrían pagar. Por otro lado, esto produciría una serie de ingresos para el Parque, al igual que en fincas del Estado como El Pardo o Lugarnuevo, donde se cazan miles de piezas al año por parte de la guardería.

Pero, por qué en los Parques se dice que no se caza, y se prohíbe la caza por parte de la sociedad. Pues porque es una legislación tomada al pie de la letra de la de Estados Unidos, que proviene de 1916 (creación del primer parque nacional), un territorio y una época totalmente diferentes a España y donde por aquél entonces se debía proteger de la caza indiscriminada a especies como el bisonte americano o el oso, o proteger el entorno de la corta de maderas u otros usos con prácticas excesivas.

Lo que hace falta es ser realista, aceptar las cosas como son, el hombre está situado en el punto más alto de la cadena trófica y es un predador. Sin valorar el hecho de que uno pueda decidir libremente si practicar la caza o no practicarla, ésta resulta totalmente necesaria para mantener el equilibrio y la biodiversidad, y estos criterios técnicos y no la humanización de las especies de caza y las ñoñerías y falsedades, deben regir la gestión de nuestro patrimonio natural y, como tal, de los Parques Nacionales.

¿POR QUÉ ES NATURAL CAZAR EN LOS PARQUES NACIONALES?

La definición de Espacios Naturales Protegidos es la siguiente: se contemplan como aquellas zonas del territorio nacional, incluidas las aguas continentales, y los espacios marítimos sujetos a la jurisdicción nacional, incluidas la zona económica exclusiva y la plataforma continental, que contengan elementos y sistemas naturales de especial interés o valores naturales sobresalientes. Éstos podrán ser declarados protegidos de acuerdo con lo regulado en la Ley 4/89 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres.

POR QUÉ PROTEGER UN ESPACIO NATURAL

Dicho esto, se puede afirmar que la base de toda figura de protección es perpetuar un valor existente. Éste puede ser de diversa naturaleza, pero para poder proteger algo, primero hay que conocerlo, saber qué necesita para ser conservado y tomar las medidas oportunas para conseguir nuestro objetivo. Jamás para mantener la conservación de una especie se debe hacer en detrimento de otras y sin estudiarlo a fondo, como posteriormente veremos.

La protección de estos espacios podrá obedecer, entre otras, a las siguientes finalidades:

_Constituir una red representativa de los principales ecosistemas y regiones naturales existentes en el territorio nacional.

_Proteger aquellas áreas y elementos naturales que ofrezcan un interés singular desde el punto de vista científico, cultural, educativo, estético paisajístico y recreativo.

_Contribuir a la supervivencia de comunidades o especies necesitadas de protección mediante la conservación de sus hábitats.

_Colaborar en programas internacionales de conservación de espacios naturales y de vida silvestre, de los que España forma parte.

Cotos-de-caza-reportajes-cazar-en-parques-naturales-cabra-en-gredos-04

Coto de caza del parque natural en Gredos (Madrid)

TIPOS DE ESPACIOS NATURALES

En el año de 1989 se crea la ley de espacios naturales que desarrolla esas diferentes figuras, que supuestamente permitirían la conservación de bienes de interés común de diferente índole. En función de los bienes y valores a proteger, los espacios naturales protegidos se clasifican en algunas de las siguientes categorías:

Parques Naturales. Son áreas naturales, poco transformadas por la explotación u ocupación humana. En razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente.

Reservas Naturales. Las Reservas son espacios naturales cuya creación tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial.

Monumentos Naturales. Son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de una protección especial. Se considerarán también Monumentos Naturales las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y demás elementos que reúnan un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.

Paisajes Protegidos. Se engloban dentro de esta clasificación a los lugares concretos del medio natural que, por sus valores estéticos y culturales, sean merecedores de una protección especial.

Parques Nacionales. Son Parques Nacionales aquellos espacios que, siendo susceptibles de ser declarados como Parques por Ley de las Cortes Generales, se declare su conservación de interés general de la Nación con la atribución al Estado de su gestión y la correspondiente asignación de recursos presupuestarios. La declaración como de interés general de la Nación se apreciará en razón a que el espacio sea representativo de alguno de los principales sistemas naturales españoles que se citan en el anexo de la Ley 4/89, configurándose para su mejor conservación la Red de Parques Nacionales integrada por la totalidad de los que sean declarados.

REGIONES DE LA RED DE PARQUES NACIONALES

Los Sistemas Naturales representados en la Red de Parques Nacionales están agrupados en las siguientes regiones:

Región Eurosiberiana

-Sistemas ligados al bosque atlántico (Parque Nacional de los Picos de Europa).

-Sistemas ligados a formaciones lacustres y rocas de origen plutónico y fenómenos de glaciarismos (Parque Nacional de Aigüestortes i Estany De Sant Maurici).

-Sistemas ligados a formaciones de erosión y rocas de origen sedimentario (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido).

-Sistemas ligados a zonas costeras y plataforma continental (Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia).

Región Mediterránea

-Sistemas ligados al bosque mediterráneo (Parque Nacional de Cabañeros).

-Sistemas ligados a zonas húmedas continentales (Parque Nacional de las Tablas de Daimiel).

-Sistemas ligados a zonas húmedas con influencia marina (Parque Nacional de Doñana).

-Sistemas ligados a zonas costeras y plataforma continental (Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipélago de Cabrera).

-Sistemas ligados a la alta montaña mediterránea (Parque Nacional de Sierra Nevada).

Región Macaronésica

-Sistemas ligados a la laurisilva (Parque Nacional de Garajonay).

-Sistemas ligados a procesos volcánicos y vegetación asociada (Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, Parque Nacional del Teide, Parque Nacional de Timanfaya).

ERRORES DE GESTIÓN

Al contrario de lo que alguno puede pensar, las competencias en este sentido, están transferidas por completo a las comunidades autónomas, aunque se trate de los Parques Nacionales. Esto no es algo nuevo, otra cosa es que esta transferencia de competencias se haya ejecutado antes o después, pero todo viene a raíz de la Constitución, donde se transfirieron a las comunidades autónomas las competencias en Medio Ambiente y, como tal, en caza. En mi opinión un gravísimo error.

La primera contradicción que encontramos es que para gestionar un territorio continuo, es necesaria una política común en todo ese territorio. Hay Parques Nacionales, como el caso del de Picos de Europa, que pertenece a tres comunidades diferentes y no en todos los casos se practica una gestión coordinada por las partes implicadas.

Además, hay un punto de partida que la sociedad ha olvidado y es que el hombre es un eslabón indispensable en la cadena del medio ambiente, y lo lleva siendo millones de años, por lo que el auténtico desequilibrio es dejar a éste fuera del medio. Creer que conservar es no tocar es un error muy grave que puede tener consecuencias fatales.

A esto hay que añadir que los recursos naturales renovables deben ser aprovechados como recursos que son y naturalmente ordenados para que sigan siendo renovables.

Si hablamos de fauna, decir que la ordenación cinegética, al igual que la forestal, no es otra cosa que el manejo de estructuras biológicas bajo unos criterios técnicos. En este sentido y centrándonos en las especies objeto de caza, al estudiar la dinámica poblacional de cualquier especie veremos que describe una curva denominada sigmoide, que refleja de manera gráfica y sencilla el comportamiento de una población en función de la densidad de la misma y del tiempo.

LA CAZA, GARANTE DEL EQUILIBRIO POBLACIONAL

En ausencia de predadores naturales a excepción del hombre, las poblaciones que no se cazan alcanzarán la parte superior de la gráfica, lo que implica unas densidades excesivas. En estos casos, bien por la aparición de epizootías típicamente reguladoras de densidad como puede ser la sarna sarcóptica (sarcoptes scabiei), por la debilitación de la población a causa de la falta de comida o por ambas u otras causas, las poblaciones sufren un descenso drástico, que en ocasiones puede llevar a la misma hasta prácticamente su desaparición. Cuando esto pasa, mueren todo tipo de ejemplares (adultos, crías, hembras preñadas, etcétera), pero nadie dice la verdad del tema, como en Andalucía hace unos años que justificaron la aparición de esta enfermedad por el clima predominante en los últimos años… falso. La verdadera razón fueron las altísimas densidades de cabra montés en Andalucía a falta de predadores naturales y de caza. Esto puede pasar en los Parques Nacionales.

La caza mantiene a las poblaciones en un equilibrio con un desplazamiento de sus valores entre el 30 por cien al final de la temporada y el 80 por cien al comienzo de la misma, lo que permite que tras el paso de cada temporada la población se recupere, pues su capacidad de cría está en la zona de casi máxima pendiente de la gráfica, permitiendo así cazar el 50 por cien de la población sin problemas, produciendo ingresos y manteniendo la población sana y en perfecta convivencia con la conservación del entorno y de las otras especies.

Como afirma el profesor de la ETSI Montes de Madrid, compañero y amigo, Miguel Montoya, los animales en un exceso de población acaban muriendo seguro, el tema es: o practicamos una caza ordenada conservando las especies en unos márgenes poblacionales razonables o la naturaleza se encargará de hacer el trabajo, pero de una forma mucho más brutal, indiscriminada y cruel. Pero eso nadie lo dice.

Además, hablando de biodiversidad, ahora muy de moda, el hecho de que una población alcance tan altas densidades tiene unos efectos letales sobre el ecosistema en el que habita y en todos sus componentes. La regeneración de especies vegetales, especialmente las de mayor grado de palatabilidad para la citada población, será nula. Aquellas especies animales que compitan por los recursos se verán seriamente afectadas. Citando al profesor Antonio Notario, “a nadie le importa el estado de poblaciones de invertebrados o especies vegetales, no venden…” Ampliando esta frase, la gente no se preocupa por la regeneración del monte, porque ahora mismo se puede estar viendo muy bonito, pero qué pasará dentro de unos años. Da igual, lo que vende es Bambi.

Y si lo que queremos es apartar al hombre del medio ambiente, medida que hemos visto no es la adecuada, hagámoslo del todo, pero deberíamos volver a vivir en chozos y cultivar pequeñas parcelas… Qué fácil es criticar la caza, pero si se dejara de cazar, por ejemplo, ir en coche sería un verdadero peligro pues los accidentes con fauna cinegética estarían a la orden del día en cualquier punto de España en poco tiempo. La ganadería en las zonas donde existen poblaciones de lobo, que por otro lado cada vez serían más, sería una práctica imposible o a menos no rentable. Y así podemos enumerar mil ejemplos.

Para llevar el tipo de vida que hoy llevamos, es necesario que nuestras poblaciones cinegéticas estén ordenadas, de ahí que en los Parques Nacionales se cace, aunque muchas veces no lo suficiente, de lo que derivan los problemas. Pero cazan los guardas a sueldo, produciendo gastos en lugar de ingresos. Muchos de estos espacios han llegado a ser lo que son gracias a constituirse como grandes cotos de caza, lo que no se puede hacer es proteger un espacio y prohibir o limitar no razonablemente las prácticas que históricamente se han llevado a cabo allí y gracias a las cuales ese espacio ha llegado a ser lo que es hoy.

Encontramos un ejemplo representativo en la Reserva Natural del Valle de Iruelas (que alberga una de las mayores poblaciones de buitre negro, entre otras especies, además de águila imperial ibérica), pues allí se caza el ciervo desde la berrea hasta en montería. Todo porque la figura de protección que afecta a este territorio es diferente.

Gredos, en lo que era la Reserva Nacional de Caza, conserva, gracias a esta actividad abierta a los cazadores bajo subasta, una de las mejores poblaciones de macho montés de España, donde hasta ahora no ha aparecido ningún brote de sarna, no como en otras zonas donde la guardería, a veces contratada únicamente para la caza, realiza lo que llaman control poblacional. Mientras que esto cuesta un dinero, si se ofreciera a los cazadores a un precio inferior al del mercado, primero se realizaría una labor social al poner al alcance del bolsillo de los cazadores más modestos piezas de caza que en el mercado no podrían pagar. Por otro lado, esto produciría una serie de ingresos para el Parque, al igual que en fincas del Estado como El Pardo o Lugarnuevo, donde se cazan miles de piezas al año por parte de la guardería.

Pero, por qué en los Parques se dice que no se caza, y se prohíbe la caza por parte de la sociedad. Pues porque es una legislación tomada al pie de la letra de la de Estados Unidos, que proviene de 1916 (creación del primer parque nacional), un territorio y una época totalmente diferentes a España y donde por aquél entonces se debía proteger de la caza indiscriminada a especies como el bisonte americano o el oso, o proteger el entorno de la corta de maderas u otros usos con prácticas excesivas.

Lo que hace falta es ser realista, aceptar las cosas como son, el hombre está situado en el punto más alto de la cadena trófica y es un predador. Sin valorar el hecho de que uno pueda decidir libremente si practicar la caza o no practicarla, ésta resulta totalmente necesaria para mantener el equilibrio y la biodiversidad, y estos criterios técnicos y no la humanización de las especies de caza y las ñoñerías y falsedades, deben regir la gestión de nuestro patrimonio natural y, como tal, de los Parques Nacionales.

Juan Pascual Herrera Coronado

4 Replies to “Cazar en parques nacionales”

  1. javier dice:

    Deja a los depredadores naturales que hagan el trabajo.
    No todos los que estamos en contra de la caza (versión España) somos urbanitas.
    En Panamá, por ejemplo, en los parques nacionales está prohibida la caza, a menos de que sea para alimentar una familia y así se pueda demostrar. El resto del trabajo lo hacen los depredadores. Yo vivo en la cordillera de Talamanca y los pumas no atacan mucho a los terneros porque hay mucho corzo, coatí y jabalí americano. El Chagres es otro ejemplo donde la naturaleza hace su trabajo perfectamente sin necesidad de humanos que quieren trofeos. Ya veréis que ecosistema se crea, algo increíble, donde volverán especies que se creen extinguidas y habrá un equilibro perfecto. No es Disney, es la naturaleza. Lo digo porque lo he visto.
    Sólo dejar cazar a los que lo necesitan para cubrir sus necesidades alimentarias y así lo demuestren. El resto para los lobos y los osos.

  2. Juan dice:

    Porque los animalistas que no ecologistas piensan que ellos son inteligentes y los cazadores unos tarados?
    Están más evolucionamos?
    Será por ver películas Disney?
    Saludos

  3. Juan karlos Ros Lorente dice:

    Holaaaaa muy buenas tardes soy Juan Carlos Ros lorente el presidents usted que estará puesto donde podemos disfrutar más de todas reservas naturales y parques para la próxima semana igual vamos unos 17 o 20 según lo que aya y las hectareas se puede estar hasta tres y cuatro días igual menos vamos por falta de rifles a mi me gusta la sierra de cazorla que me aconseja o empezamos por una punta y terminamos por la otra de españa jajajaja cazorla me gusta me podría aconsejar no solo por que tiene maleza mas tipo bosque hay muchas especies y lo vamos a pasar bien pero hay otros limpios sin maleza que no motivan mucho cazorla yo creo que hacer el ideal los hay mas y buenos pero vaya un pequeño consejo no vendría mal mi whuatsapp es el 645942869 si espero se ponga en contacto conmigo es para la próxima semana 14 o 15 empezaríamos si no se unos diecisiete cazadores en total jajaja bueno ya me dira su opinión gracias

  4. pedro dice:

    Todo mentiras, tu no eres lo mas alto de la candena bajo una escopeta que tu cerebro no podria ni diseniar. A mi no me enganias y luchare por que te prohiban cazar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image