La mejor selección de calibres para el venado

 

Un venado en montería será un tipo de tiro muy especial, rápido, a distancia corta o media y sobre un animal totalmente nervioso y segregando chorros de adrenalina que, además, suele ir muy rápido.

Por ello, a la hora de tirarlo lo primero que yo buscaría es una cierta contundencia en mi cartucho porque quiero anclar lo más posible mi venado, para evitar problemas de pisteo y, más aún, si es monte cerrado típico del sur de la península ibérica.

Además, puede que sólo tenga tiempo de disparar un tiro porque mi venado se tape, especialmente si es un cortadero, pero no necesito una tremenda rasante o velocidad en mi bala puesto que será un tiro que raramente va a superar los 200 metros y muchas veces por debajo de 100.

Por otro lado, los venados de montería no suelen alcanzar pesos enormes, primero porque es una modalidad más típica del sur de España y, salvo excepciones, los venados de montería no suelen llegar a tener los años necesarios para alcanzar pesos y tamaños enormes.

Además, al ser un tiro rápido e instintivo, a veces un tenazón, tampoco es lo ideal un rifle super largo de cañón y de longitud total, como suelen ser los ultra mágnums.

Éstos, para quemar su pólvora, bien necesitan cañones de 65 centímetros de longitud y largos totales de cerca de 115 o más centímetros.

Creo que un rifle de longitud media, relativamente compacto, corto, cuyo peso y balance quede entre mis manos sería la opción ideal para un venado en montería.

 

Calibres y cartuchos ideales para montería.

En mi opinión, como calibres ideales para montería elegiría cartuchos contundentes, de velocidades medias para evitar sobre expansiones y con peso de bala entre medio y alto. Podríamos empezar por el veterano .30.06, los 8 mm, el venerable 8×57 en cerrojo o en su versión R para express, el renovado 8×75 R para express.

Y ya que he nombrado el 8×57 que se utilizó, y aun se utiliza mucho, por cazadores veteranos, creo conveniente hacer una aclaración pues hay que diferenciar las diversas versiones que hay para que no nos pueda costar un accidente.

Es uno de los cartuchos más fáciles en los que se puede tener cometer un error de consecuencias muy desagradables.  Fue diseñado en 1888 para la infantería del ejército alemán.

La J se refería, por confusión, a la antigua letra alemana I como inicial de Infanterie, su diámetro real era de 8,08 milímetros, equivalente en medida anglosajona a .318 milésimas de pulgadas, pero sólo un poco más tarde, en 1905, la bala se cambió por un diseño más aguzado denominado Spitzgerschoss, abreviado como S y se denominó 8×57 JS.

Pero lo increíble es que se cambió y aumentó el diámetro de la bala a 8,2 milímetros equivalentes a .323 milésimas de pulgada. Para mayor confusión, ambas versiones se diseñaron también para armas basculantes en cartucho igual con reborde igual pero no intercambiable.

Esta versión se identifico con una R mayúscula correspondiente a la palabra Rand en alemán, con la increíble casualidad de que esa primera letra R coincide con la primera letra de la palabra reborde o Rim en inglés.

Blaser 9,3x62

Rifle ideal de montería para tiros lejanos. Es muy corto, manejable y compacto y el peso y el balance queda entre las manos.

En ese caso su denominación va seguida de un R y, asombrosamente, coincide también con la primera letra de la palabra reborde en español. Así pues, el 8×57 JRS es el cartucho modelo 1905 de 8,2 milímetros de diámetro con reborde para armas basculantes.

Si usted dispara munición del 8×57 J en un cañón del 8×57 JS lo más que le pasará es que la precisión será inexistente. Pero si hace al revés y dispara munición JS de 8,2 milímetros en un rifle recamarado para la antigua munición J de 8,08 mm, seguramente va a descalibrar el rifle, si tiene muy buena suerte, o sufrir un peligroso accidente, e incluso un reventón del cañón, si la tiene mala.

Y lo más peligroso es que este cartucho 8×57 JRS aún es muy popular en España para armas tipo express usadas en montería, aunque balas y rifles para la munición J quedan muy pocos.

Mucha atención por favor a la J y a la JS, querido lector, no vayamos a acabar antes de tiempo en los eternos cazaderos de Manitú por la letrita de marras.

Me encanta el renovado 35 Whelen que no es más que un .30.06 agolletado a calibre .35 centésimas de pulgada, prácticamente un 9 mm. Los increíbles 9,3, será la versión de 62 milímetros de larga, mi cartucho favorito para montería y batida.

O la versión 9,3×74 R para express. Si no va a montear en sitios con disparos muy largos considero insuperables los rifles de palanca en calibres clásicos y pesados. El .444 Marlin y el 45-70 Gobernment, disparando balas de 300 grains serán demoledores con cualquier venado al que tumbarán y dejarán en el sitio.

Seguramente ahora muchos lectores me preguntarán por qué he dejado fuera los popularísimos magnum modernos como el 7 mm Rem. Mag., el .300 o .338 Winchester Magnum tan comunes y frecuentes en nuestras monterías.

Pues bien, sencillamente porque, aunque indudablemente funcionen, esos cartuchos y los rifles que los disparan no fueron diseñados para los cortos y rápidos tiros de la montería española.

Los he utilizado muchísimo en cacerías por el mundo, pero sacándoles su maravilloso potencial en los tiros para los que fueron diseñados, el tiro sobre animales pesados o muy pesados a distancias medias, largas y muy largas, exactamente la antítesis de un tiro en montería, aunque ahora hablaremos más en profundidad de ellos.

 

Tiro y rifle para venado en rececho y berrea.

En septiembre se produce la berrea del venado, una modalidad de caza que, aunque se dispare al mismo animal, nos proporciona un tiro absolutamente diferente al de montería.

En berrea se suele tirar casi siempre a parado, las distancias varían porque a un venado berreando se puede acercar uno mucho en determinados terrenos, especialmente en Andalucía y Extremadura si cazamos en una finca alambrada.

Contrariamente, en el norte de la península ya no es tan difícil ponerse a 100 metros de uno de esos venados de montaña. Hay zonas en Asturias, León, Palencia, Zamora y casi toda Castilla en las que, al prácticamente no existir alambradas, la cosa es bastante más difícil.

Calibres mágnum

Cartuchos demasiado rápidos para montería pero que podrán ser ideales para un tiro largo en rececho.

Y si las reses están un poco cazadas y resabiadas, a veces se tienen que forzar tiros a 200, 250, 300 metros y aún más, distancias a las que es muy poco habitual tirar en montería, especialmente si usted hace las cosas como las tiene que hacer.

Por otro lado, el animal es diferente porque, en berrea, usted busca un animal viejo, maduro y adulto, animal que, especialmente en el norte de España, puede pesar el doble o más que un venado de montería de dos, tres o cuatro años de cualquier finca extremeña o andaluza.

Sin embargo, un venado en berrea, aunque este encelado, no es un animal segregando adrenalina a borbotones y mordido por los perros de una montería. Por ello, el rifle ideal para un venado en berrea o rececho no es para nada el mismo que para un corto y rápido disparo en montería.

Nos hará falta un arma con más alcance y precisión, el tamaño, la longitud y la manejabilidad tampoco influirán tanto, pues el tiro en general será más premeditado y casi siempre apoyado.

El peso sí puede ser importante porque, aunque en una finca extremeña no creo que usted ande demasiado, en las montañas del norte de España sí puede ser una caería muy, pero que muy dura físicamente.

 

Y qué calibres elegiría para caza en berrea o rececho.

Aquí haremos un tiro de precisión que puede ser largo y complicado, por ello aquí brillarán los calibres con buen alcance y velocidad que nos permitan realizar esos complicados tiros.

De cualquier modo, un gran venado español tampoco será un animal pesadísimo, yo diría que tal vez algo por encima, o más bien por debajo, de los 200 kilos, para hacernos una idea de a qué nos enfrentamos.

El venado más pesado que he puesto en una balanza en mi vida fue un descomunal venado austriaco cobrado en plena berrea que dio la friolera de 268 puntos CIC y cuyo peso fue de 285 kilos entero.

Roque armada y venado

El venado más grande que he pesado en mi vida dio 285 kilos.

 

Por tanto, y dependiendo de que usted sea más partidario de los magnum o no, yo empezaría en algo como los 7/8 milímetros no magnum. Un suave .270 Winchester, un ya raro .280 Remington, un venerable 7×64 pueden ser magníficas elecciones para un venado si usted hace su parte del guion y pone la bala en el sitio correcto.

Si es más amigo de los mágnums, aquí si brillarían los cartuchos magnum medios que yo personalmente no considero ideales para los cortos y rápidos tiros de la montería española.

Un .270 Winchester Short Magnum, un 7 mm Remington Magnum o un 300 Winchester Magnum serán estupendos para el mayor venado que se pueda enfrentar en berrea.

Si ya le gustan las emociones más fuertes, los magnum super rápidos pueden ser correctos, algo como un .300 Weatherby, un venerable 8×68, un demoledor .300 Remington Ultra Magnum o el todo terreno .338 Winchester Magnum que tanto he utilizado por medio mundo, serán adecuados.

Pero, querido lector, todos estos calibres fueron diseñados para animales mucho más pesados que un venado español, animales como los venados americanos, el wapití o elk, caribúes, alces y grandes osos que pesan entre 400 y 800 kilos, por lo que debe saber que irá muy sobrado en tamaño, peso y longitud del rifle y más aún en potencia, alcance y energía y, sobre todo, el ignorado retroceso.

 

Roque Armada

Director de la escuela de tiro de Iberalia TV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image