Homologar para proteger.

 

Esta modificación repercutiría positivamente en la especie y en el entorno y permitiría controlar el riesgo de sobrepoblación. El establecimiento de unas normas específicas de medición y baremos de los trofeos contribuirían a la extracción de los ejemplares de mayor edad, favoreciendo así el rejuvenecimiento, fertilización y reproducción de la especie.

En agosto de 2019 un grupo de 133 científicos publicaba en la revista Science una carta abierta a toda la sociedad en la que aseguraban tener “evidencia convincente” de que la prohibición de la llamada caza de trofeo no ayudaría a proteger a los animales y, de hecho, “afectaría negativamente” a su conservación.

 

Autor con hembra

 

Su criterio, profundamente ambientalista, aseguraba que la consecuencia no deseada de una prohibición así sería la muerte incontrolada de muchos más animales y la desaparición de su propio hábitat.

La caza de trofeo tiene una larga historia en nuestro país. Comenzó en 1950, con el Concurso de Trofeos Venatorios y el Arte en la Caza promocionado por el Ministerio de Agricultura y hoy son más de 50.000 las piezas valoradas y catalogadas.

Las únicas especies que actualmente se homologan en España son: los machos de ciervo, gamo, corzo, muflón, cabra montés, arruí, boc balear y jabalí. Y machos y hembras de lobo, zorro y rebeco.

 

Un animal emblemático.

Es comprensible la discriminación de género en los casos de especies que carecen de cornamenta, pero no es el caso de la Capra pyrenaica. Estamos hablando de una especie endémica de la Península Ibérica que es objeto de deseo de cazadores nacionales e internacionales. La homologación de la cabra montés hembra no solo revalorizaría la especie, sino que contribuiría eficazmente a su conservación y protección.

Lo hemos podido constatar recientemente con el caso del boc balear (Capra hircus var. Mallorca), incluido como especie de caza mayor en 2004. Su singularidad ha generado interés turístico además del cinegético y su población es controlada y gestionada con criterios conservacionistas.

La llegada de cazadores contribuye, como único depredador real, a la renovación de la especie y las estrictas condiciones que se exige para la práctica de este deporte permiten obtener un beneficio económico que preserva la especie y todo el entorno natural.

Lo que no se cotiza, desaparece. El cazador, porque quiere que siga habiendo caza, es el mayor conservacionista y la homologación de un trofeo revaloriza la especie y, en consecuencia, la preserva.

 

Homologación hembras cabra

La homologación de la hembra de montés dará más valor a la especie y aumentará su demanda cinegética.

 

La homologación tiene como primera consecuencia el aumento de la demanda cinegética de la especie, lo que incrementa el precio por abatirla. La fórmula de medición promueve la búsqueda de las piezas más grandes, que son las más viejas y menos reproductivas. Y los ingresos obtenidos permiten la conservación del entorno natural de la especie y genera empleo en zonas con riesgo de despoblamiento.

 

Un hermoso trofeo.

El dimorfismo entre machos y hembras es muy acusado, pero, aun siendo de menor tamaño que el macho, la hembra de cabra montés presenta unos cuernos largos, de hasta 40 cm, y anchos, 15 cm de perímetro.

Los estuches de los cuernos de la cabra montés se caracterizan por ser un elemento córneo que presenta un crecimiento continuo, no ramificados y rugosos, donde quedan reflejadas la edad, enfermedades, partos, periodos de carestía… Son, por tanto, un diario en el que nos es posible leer sus avatares y condiciones de vida. El conteo de los medrones resulta muy efectivo para el cálculo de la edad, hasta los 7 o 9 años, en que disminuye su crecimiento.

 

Su caza.

En el curioso caso de la caza de la cabra montés hembra, en el mejor de los casos, se caza de la forma denominada “caza selectiva”. Por lo tanto, no tiene el aliciente que pueden tener otras especies que sí están en los rankings mundiales. Y, en el peor de los casos, el control poblacional tiene que ser llevado a cabo por funcionarios de la administración a modo de “descaste”, según lo establezcan los planes técnicos de caza de los cotos aprobados por la administración.

 

Exigencias de la fórmula y baremo.

La caza de la cabra montés hembra es tan espectacular y difícil como la del macho y, por ello, la fórmula debe ser acorde entre ambos sexos de la misma especie.

También proponemos valorar la belleza del trofeo de cabra montés hembra que está totalmente relacionada con la edad, siendo a partir de los 12 años cuando más pronunciada es la curvatura, siendo los puntos asignados de 0 a 3.

Es igualmente conveniente cambiar la puntuación bonificando las hembras más adultas, por ello no se otorgaría punto alguno por las hembras menores de 9 años que todavía tienen una alta tasa de éxito reproductivo y, escaladamente, ir sumando puntos desde las hembras de 9 años hasta llegar a 5 puntos con hembras de 13 años o más.

 

Medrones

Calculando la edad a través del número de medrones.

 

Con este criterio se sanea la población protegiendo las hembras más jóvenes y mayor fertilidad. Las medidas, como en el macho, son las sumas de longitudes y perímetros de ambos cuernos. La envergadura sumará de 0 a 2 puntos. El valor máximo se obtendrá si la envergadura oscila entre el 85,01% y el 105% de la longitud del cuerno más largo.

También la penalización es similar es similar a la del macho montés: cuernos sin color, -1 punto; cuernos con medrones muy poco marcados o casi lisos, -1 punto; cuernos con puntas astilladas, -1 punto; cuernos marcadamente asimétricos de 0 a -4 puntos. Con los datos obtenidos de 6.660 cabras hembras procedentes de Gredos, Batuecas, Riaño, Ancares, Guadarrama y Granada, hemos conseguido establecer un intervalo idóneo de baremación: Oro ≥ 70; Plata, 60-69; Bronce, 50-59 puntos.

Se trata de una propuesta que habrá que revisar cuando ya se tenga un buen número de homologaciones de todas las zonas, que será cuando se pueda plantear un baremo diferencial de las sierras septentrionales, andaluzas y zonas intermedias, igual que se hizo en origen con el baremo del macho.

 

Beneficios globales.

Aunque no es probable que los animalistas lo entiendan, la caza de trofeo es la mayor garantía de conservación de  una especie La homologación no es solo un capricho, implica investigación de la especie, control de su población y gestión de su medio natural, temas que requieren el fortalecimiento de los pilares sobre los que ha de sustentarse el desarrollo del mundo rural que todos tenemos interés en conservar.

El aprovechamiento cinegético es parte inherente de la actividad económica del sector forestal, con importantes repercusiones en las políticas tanto de desarrollo rural como de conservación de la naturaleza.

No solo fortalece el arraigo de la población, sino que la caza controlada genera puestos de trabajo y riqueza, y el desarrollo de actividades complementarias que propician las visitas turísticas al margen de la actividad cinegética.

Lucas Llanes, excelente profesor del Máster de Gestión Cinegética de la Universidad de Huelva y Senior International Trophy Judge del CIC, refiriéndose a este proyecto de homologación escribió: “El trofeo de la hembra de cabra montés y la exigente consecución del mismo representa y encierra, para los que profundamente sentimos los latidos del campo, una llamada eterna a la belleza”.

 

Arturo González Cardalliaguet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image