Cómo prevenir los problemas de los perros de caza antes y durante la media veda

Un año tras otro se repiten las incidencias que pueden sufrir los perros de caza antes y durante la media veda. Y un año tras otro debemos lidiar con ellas para solucionarlas. Le ofrecemos algunos consejos para prevenirlas y también para remediarlas. Tome nota.

¡QUÉ CALOR!

Técnicamente consideramos un golpe de calor o hipertermia exógena el momento en el que la temperatura del perro sube por encima de los 42 ºC, sin ser su causa la fiebre. Los motivos suelen ser las altas temperaturas exteriores, el ejercicio o la combinación de ambos. Estas circunstancias se suele dar en dos situaciones concretas: cuando dejamos el coche al sol con el perro en su interior y cuando un can con mucha afición y temperamento caza con temperaturas elevadas. En ambas circunstancias, los mecanismos de eliminación del calor de los que dispone el perro (el jadeo es el principal) no son capaces de compensar el calor del organismo, la temperatura sube y las proteínas orgánicas se destruyen.

Los síntomas

Jadea y babea abundantemente, está nervioso, las mucosas están cianóticas (azules) y se tumba en cualquier sombra que puede encontrar. En fase más avanzadas se aprecia diarrea, vómitos, sangre en orina, problemas neurológicos, incluso el coma y la muerte.

¿Qué debemos hacer?

Ante los síntomas de la hipertermia tenemos que actuar lo antes posible y de manera contundente. El objetivo es bajar la temperatura a valores normales lo más rápidamente posible. Para ello situaremos al animal en una sombra, preferentemente donde corra el aire. Si disponemos de agua, humedeceremos al perro, especialmente en las zonas donde no tiene pelo y puede contactar directamente sobre la piel, por ejemplo, en la zona abdominal.

En los ejemplares de pelo largo, especialmente los de abundante subpelo, bajar la temperatura rápidamente puede convertirse en un problema. Aunque se les empape en agua, el subpelo es impermeable y el agua no llega a la piel, que es donde realmente produce el efecto de refrigerar. A estos perros (y en general a cualquiera con independencia de su tipo de pelo) lo mejor es sumergirlos en agua, en un río o estanque, lo que más rápidamente disminuya su temperatura.

En cualquier caso, en cuanto hayamos estabilizado la temperatura (con cuidado de no pasarnos y provocar una hipotermia), acudiremos a nuestro veterinario. Aunque un perro supere un golpe de calor, puede dejarle secuelas que un veterinario debe intentar controlar, entre ellas una insuficiencia renal, patología realmente grave.

LAS TEMIDAS PICADURAS DE SERPIENTES

enf-verano3De las 13 especies que existen en nuestro país, tan solo tres son venenosas. Todas ellas pertenecen a la familia Viperidae y están distribuidas por toda la Península: la víbora de Seoane en la Cornisa Cantábrica, la víbora aspid en la zona pirenáica y la víbora hocicuda en la zona mediterránea del resto de la Península. Aunque no es un norma genérica, y pese a que contradiga a nuestro instinto, cuanto más grande sea una serpiente, menos peligrosa, pues todas las especies de víboras son pequeñas, aunque muchas culebras pequeñas son absolutamente inofensivas. Incluso algunas culebras, como la viperina (Natrix maura), la típica culebra de río, intenta asemejarse tanto en color como en actitud a la víboras para que nada ni nadie se meta con ellas.

Los síntomas

La picadura se produce de manera rápida cuando el perro está husmeando entre la vegetación. El perro la huele y se acerca para comprobar lo que es. Es el instante en el que la serpiente se defiende y ataca. El dueño suele ver al perro dar un repentino salto hacia atrás y sacudir la cabeza. Y al interesarse por el motivo por el que el animal ha reaccionado así, no es raro ver la serpiente. La mayoría de las picaduras se producen en el morro, labios, hocico, orejas o  en la zona del cuello.

¿Qué debemos hacer?

Inmovilizaremos al perro en el mismo sitio donde le haya picado la víbora. El veneno se extiende por la sangre y por el sistema linfático, por lo que cuanto más se mueva el perro y más sangre bombee el corazón, más rápidamente se extenderá el tóxico.

Por ello pediremos a alguien que nos acerque en coche hasta el veterinario intentando moverlo lo menos posible. Si estamos solos y el perro es pequeño, lo llevaremos en brazos hasta el coche; si no, atado y siempre por el camino más corto.

El sistema de realizar un corte en el lugar de la picadura y succionar el veneno (lo que nos enseñaron de pequeños) se ha demostrado que es totalmente ineficaz. Es más, está contraindicado, pues el corte disemina el veneno más rápidamente. La solución está en manos del veterinario, que debe valorar el estado del perro e instaurar el tratamiento oportuno. La evolución del paciente depende de su tamaño (perros pequeños tienen más riesgo de morir), de la cantidad de veneno que haya inyectado el ofidio y de si el paciente sufre enfermedades previas o es muy joven o mayor. En la actualidad no disponemos de suero “antipicadura” de víbora.

Y la pregunta del millón: ¿se debe capturar la serpiente para llevarla al veterinario y que sepa de qué especie se trata? No es necesario y, personalmente, no recomendaría hacerlo. En países donde hay muchas serpientes y muy venenosas, como puede ser Sudáfrica o Australia, que una persona o animal salve la vida depende de la aplicación del antídoto oportuno. Por ello sí es importante identificar la especie que ha picado. Pero en nuestro país solo encontramos como especies venenosas a las víboras, y no disponemos de antídotos, pues al laboratorio que los fabricaba no le resultaba rentable. Por lo tanto, no necesitamos conocer las especies y, en el peor de los casos, puede picar también a la persona que intenta capturar la víbora. ¡Mucho cuidado!

ESPIGAS Y OTRAS HIERBAS


Los síntomas

enf-verano-2Las espigas se clavan en todos los perros que van al campo durante el verano, existiendo una enorme variedad de especies pratenses que han ideado diferentes sistemas para engancharse al pelo de los mamíferos y, de esta manera, extender sus semillas. Pero todas, si entran en contacto con la piel o se introducen en cualquier cavidad a la que puedan acceder, provocan bastante daño.

El tipo de pelo del perro es determinante a la hora de ser “víctimas” de las espigas. Esto es evidente, por ejemplo, en nuestras razas autóctonas de caza: la mayoría son de pelo corto (pachones, perdigueros, podencos…) o de pelo duro corto (podencos), los menos propensos a ser “atacados” por las espigas.

¿Qué debemos hacer?

La prevención es básica, siendo más que conveniente cortar el pelo a todo animal que lo tenga largo y lanoso.

También debemos revisar las zonas donde se clavan, entre los dedos, en las axilas, en los oídos, etc., cada vez que salimos al campo. Y en cuanto observemos una espiga clavada, con unas pinzas y mucho cuidado, debemos extraerla, intentando evitar que se rompa y queden trozos alojados dentro. La desinfección con agua oxigenada y/o povidona yodada suele ser más que suficiente para que la herida cure.

Las espigas dentro de ojos y oídos son otro asunto. En este caso, necesitaremos la asistencia de un veterinario, ya que para sacarlas, además de instrumental especial para este trabajo, se necesita en muchas ocasiones dormir al animal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image