La Selección del perro de caza I

¿Todavía no sabe con que perro de caza quedarse? Pues nuestro veterinario le ofrece algunos consejos para que tome la decisión adecuada, aunque recuerde que después llega lo más duro: la sociabilización, la educación y el adiestramiento de nuestro compañero. Y es que un buen perro de caza nace, pero de nada vale si no se hace.

El hecho de contar con un magnífico compañero de caza se basa en tres pilares fundamentales:

-La selección genética,

-La sociabilización del cachorro

Su educación

Su adiestramiento. 

¿QUÉ PERRO QUEREMOS?

En primer lugar, hay que tener claro, muy claro, para lo que queremos al perro, más allá de si le dedicaremos a la caza menor y/o mayor. Por ello tenemos que saber si dentro de una de estas dos disciplinas vamos a llevar a cabo una caza especializada, como es la becada en la menor o el rastro de sangre en la mayor, o simplemente queremos un perro “generalista” que nos ayude un poco en todo.

Estas reflexiones nos llevan a una o varias razas concretas. Por poner algún ejemplo, un especialista en becadas posiblemente piense en un setter, o un cazador de mayor al que le preocupe mucho la recuperación de las reses heridas sin duda tendrá en mente a un sabueso de Baviera.

Con los perros polivalentes ocurriría lo mismo: un cazador que parte del año lo dedique a la menor y parte a la mayor seguro que tiene a un drahthaar o a un pequeño teckel, si no dispone de mucho sitio, en la cabeza.

Por supuesto, esto es lo correcto, y es lo que se debe hacer, pero con ello no tenemos garantizado que vayamos a tener éxito en nuestro objetivo. Así que déjenme reflexionar un momento sobre lo que es una raza.

la-seleccion-perro-I-3El concepto de raza, tal y como lo entendemos en la actualidad, viene de finales del siglo XIX, cuando en Inglaterra se comenzaron a seleccionar perros con cierta uniformidad y se empezaron a realizar la primeras exhibiciones morfológicas caninas. Ello nos lleva a que, dentro de nuestro concepto de raza canina, tiene que haber cierta uniformidad física, es decir, que cuando se vea un ejemplar se sepa con claridad que, por su aspecto, tipo de pelo y capa, pertenece a un grupo racial.

Pero el perro de trabajo, las razas que se utilizaron con algún tipo de utilidad, vienen de mucho más antiguo. Nuestros sabuesos, podencos, mastines e incluso los pachones, suman cientos de años, incluso miles, antes de que los anglosajones desarrollasen este concepto. Estos perros se seleccionaban exclusivamente por su trabajo.

El perro de mejor nariz y perseverancia era el que se reproducía para obtener la siguiente generación de sabuesos, o el perro que mejor defendía el rebaño del lobo se convertía en reproductor. Ello supone que, generación tras generación, se unificasen sus cualidades para un trabajo. Y esto también fue unificando su morfología, aunque estos perros no eran exactamente iguales unos que otros.

Esto nos lleva a la conclusión que la selección genética que nos interesa es la funcional, o sea, la que ha ido seleccionando perros por su afición por la caza, dotes físicas, capacidad de aprendizaje, docilidad, olfato, etc., y no tanto por su estética. Y les puedo asegurar que si algún criador les dice que se puede seleccionar a la vez la belleza y la funcionalidad, no sabe mucho del tema.

La genética es tan complicada que seleccionar dos parámetros tan dispares, en los que entran tantísimos millones de genes en juego, es una quimera. Lo que realmente buscamos es un perro que en apariencia sea de la raza que buscamos y, sobre todo, que trabaje y funcione como se espera de él.

LA IMPORTANCIA DE LA SELECCIÓN EN LA RAZA

Por ello, una raza canina es tan solo el lugar donde buscar un ejemplar, con unas características idóneas para el trabajo y la educación que le vamos a dar. ¿Ello supone que todos los perros de una raza valen para un trabajo concreto? No, en absoluto.

No todo los perros de una raza cumplen lo que se espera de ellos. Depende mucho de la selección que se haya hecho de la raza en los últimos años. Cuanto más se haya seleccionado funcionalmente una raza, más probabilidades hay de encontrar un ejemplar con buenas características.

En este sentido, los diferentes clubes de razas caninas tienen mucho que decir. En nuestro país hay algunos clubes que se han perdido en batallas internas e intereses personales y económicos mientras que la raza se deterioraba. Otros, los menos, han hecho un encomiable y discreto trabajo y han aupado a niveles nunca antes vistos en la raza con la que trabajaban.

la-seleccion-perro-I--2

No todo lo determina la raza. Y como ejemplo, este alano español de Abdón al que se le ha otorgado el título de equipo de rastreo de la AEPES.

Otro punto importante son los criadores. Dejando a un lado la picaresca de nuestro país (que como bien conocen, abunda), hay criadores serios que hacen un buen trabajo con sus perros. Llevo muchos años criando perros de caza y sé por experiencia que ser un buen criador es muy difícil, ya que una pequeña alegría viene precedida por muchos fracasos y sin sabores. Los buenos, en general, sólo trabajan con una raza, la conocen a fondo y son personas absolutamente vocacionales que dedican gran parte de su tiempo libre, por no decir todo, a sus perros.

Ellos suelen establecer “líneas” de perro o estirpes dentro de una raza que siempre son muy interesante de conocer y tener en cuenta.

Es interesante recordar la filosofía de AEPES (Asociación Española del Perro de Sangre) que repiten constantemente sus miembros: un buen perro de rastro de sangre (uno de los perros más especializados que hay dentro de la caza) puede estar en cualquier sitio.

Sus características deben ser que sienta pasión por el rastreo, tenga facilidad para el aprendizaje, sea equilibrado y posea dotes para trabajar en equipo. Estas cualidades se suelen encontrar en los sabuesos de Baviera o en los teckel, que mayoritariamente se utilizan como perros de rastro de sangre, pero también la pueden tener otras ejemplares de otras razas o mestizos. De hecho, recientemente le han otorgado el título de equipo de rastreo autorizado por esta asociación a una perra de raza alano español, de nombre Troncha y cuyo propietario es Abdón. •

¿EN QUÉ RAZA BUSCO EL PERRO DE CAZA QUE NECESITO?

En resumen, el primer asunto es saber con exactitud qué objetivos tenemos, o en otras palabras, qué es lo que queremos de nuestro perro de caza. Ello nos va a orientar en cuanto a las razas más idóneas que pueden cumplir esta función.

Una raza es un lugar donde es más probable buscar un ejemplar con unas características determinadas y acertar. En este sentido, los criadores son esenciales, y conocer el tipo de ejemplares que crían, sus criterios de selección y las calificaciones en las pruebas de trabajo (lo que conocemos como pedigree de trabajo) también lo es.

En este sentido, el trabajo de la Sección Canina de la Guardia Civil me parece muy interesante y digno de ejemplo. Aunque la utilización que ellos hacen de los perros nada tiene que ver con la caza, la metodología para seleccionar un ejemplar concreto es muy buena. Ellos buscan unas determinadas cualidades muy concretas, como disposición al trabajo, capacidad de aprendizaje, equilibrio mental, etc., que los convertirán, con el entrenamiento apropiado, en buenos perros especializados en la detección de explosivos, droga o dinero escondido en cualquier lugar. Pero ante todo tienen muy claro las características del individuo. Estos ejemplares se encuentran con más facilidad en determinadas razas, como son pastores alemanes, pastores belgas, pero también labradores, beagles o springer spaniels. Y es ahí donde los buscan.

Juan J. García Estévez

Veterinario

One Reply to “La Selección del perro de caza I”

  1. Bernardo Bonilla dice:

    Juan José García Estévez, muy buen artículo, aprovecho la ocasión para consultarle si usted sigue criando sabuesos españoles? Un cordial Saludos desde Uruguay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image