El crecimiento de los perdigones

A estas alturas, los pollos nacidos en mayo ya cuentan con  plumas en las alas y con algunas timoneras, han dado sus primeros vuelos persiguiendo a pequeños saltamontes y,  guiados por su madre, por fin han descubierto charcas y  aguaderos en los que saciar su sed.

Las altas nubes teñían de rojo el amanecer cuando salí al llano de la casilla tras una  noche más en la que había decidido pernoctar  en la finca.  Aunque ya había tachado varios días del mes de junio en el calendario, efluvios de humedad  me embargaron al entrar en contacto con el cielo descubierto.

La primavera estaba siendo lluviosa  y eran frecuentes las tormentas, a pesar de que, pasito a pasito, se iba aproximando el estío. A guisa de bastón me apropié del paraguas decidiendo emprender una corta caminata que supuse me abriría el apetito para el esperado desayuno.

Algo alejado del cortijo, el canto de un macho de perdiz me sacó de mi ensimismamiento momentáneo y supuse, sin riesgo a equivocarme,  que aún estaría incubando su hembra a escasa distancia de donde éste cuchichiaba con toda su energía y ardor.

Suele ocurrir que, cuando las primeras puestas de las perdices se desgracian por cualquiera de los motivos que puedan presentarse en el  campo, éstas realizan una nueva incubación de los huevos que por segunda vez hayan podido poner.

Los perdigones nacidos en mayo ya tendrán unos días de vida y, aunque el primitivo bando haya podido sufrir posibles bajas, contará todavía  con un buen número de componentes.

LOS PRIMEROS DESCUBRIMIENTOS DE LOS PERDIGONES 

A estas alturas les habrán crecido las plumas de las alas y algunas timoneras, así que podrán dar frecuentes vuelecillos y perseguirán a los saltamontes con más posibilidades de atraparlos  que en los primeros momentos de su existencia.

Seguirán dándose frecuentes baños de tierra con los que desparasitarse y acicalar su nuevo plumaje. Y también habrán descubierto, guiados por  “mamá perdiz”, aguaderos y charcas donde mitigar su cotidiana sed.

Para los amantes del campo es entrañable observar  a la pollada en sus continuos trasiegos por su hábitat. Comprobarán la ágiles carrerillas de los perdigoncillos persiguiendo al que lleva la presa atrapada en el pico, e igualmente es alentador verlos caminar unas veces casi mimetizados con el entorno, ante el posible y temido ataque de algún depredador, y otras erguidos y arrogantes  como disciplinada tropa que se desplaza siguiendo  unas pautas preestablecidas.

Tiempo atrás eran asediados por algunos desaprensivos que pretendían comerciar con sus  capturas. Hoy esto está seriamente penalizado  y los cazadores del reclamo, cada vez más comprometidos con lo legalmente establecido, deben  huir de estas compras, ya que únicamente  producen daño y bajas para nuestra admirada patirroja.

LA IMPORTANCIA DEL INSTINTO SALVAJE

Cuando antaño se conseguían pájaros criados de  pequeños sin su madre, productos de un primitivo secuestro, eran casi todos inservibles como reclamos, ya que, al estar prematuramente alejados de los adultos, no habían adquirido todo el instinto salvaje y las enseñanzas propias que atesora  una perdiz que alcanza el total desarrollo en compañía de sus progenitores.

Los huevos expoliados de perdices eran también incubados por gallinas que criaban a los perdigones como si fueran sus polluelos. Hay  algunas anécdotas curiosas sobre este tipo de reclamos, algunos de ellos llamados “gallinos”, pues al ser una gallina la encargada de cuidarlos y protegerlos durante su desarrollo, solían sentirse estos perdigoncillos más estimulados por el cacareo y canto de dichas aves que por el reclamo, piñoneo y el dar de pié de las perdices camperas.

¡CUIDEMOS SUS TERRENOS!

Durante este mes y los sucesivos, estarán nuestros pájaros en los terreros. Ahí comenzarán el pelecho y en ellos se desparasitarán convenientemente tomando  baños de tierra, la cual debe estar húmeda y acompañada de algo de ceniza, lo que le dará a la pluma vistosidad y brillantez.

En los citados terreros hemos de vigilar sus deyecciones para controlar posibles casos de “cagaleras” y zurretas, que a nada bueno conducirán, pudiendo ser  causa de la muerte de más de una de nuestras perdices.

No olvidemos aportarles en este tiempo algún tipo de vitaminas, que favorecerán  el proceso de la muda, y verde, garbanzos mojados e incluso cebollas picadas  y nueces, que le harán más agradable su estancia en estos habitáculos durante  los meses de estío.

Manuel Jerónimo Lluch Lluch

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image