Sierra de la Culebra: crónica de un desastre anunciado

Hemos llegado tarde a La Culebra y eso pesará sobre nosotros. Ninguno de estos sinvergüenzas acabará en la cárcel, ni responderá con su patrimonio por su dejadez o irresponsabilidad, pero si les permitimos que nos sigan contando cuentos, que sigan dilapidando nuestro patrimonio, los responsables seremos nosotros.

La Sierra de la Culebra, una de las joyas de nuestro país, ha ardido. Los técnicos, agentes y celadores medio ambientales ya sabíamos que solo era cuestión de tiempo que alguna de nuestras joyas saliese ardiendo. Pues bien, ya sucedió en La Culebra, y otras le van a seguir.

Lo ocurrido es dantesco, animales corriendo en llamas entre el fuego que arrasaba el monte a gran velocidad. Hombres jugándose la vida con unos medios absolutamente insuficientes para tratar de contener las llamas, sin dormir, sin apenas comer, a veces sólo teniendo a mano el agua que brotaba de sus ojos. Lo que han vivido esos hombres y esos pueblos estos días no lo olvidarán nunca, pero el resto de España, tampoco debe olvidarlo, ni perdonarlo.

Ha ardido La Culebra o, mejor dicho, nos la han hecho arder, y lo más dantesco de todo es la calidad de los responsables políticos que tenemos, que nos repiten una y otra vez la fábula del rey desnudo y nos tratan como a idiotas. La Culebra, como el resto de reservas, no tiene suficiente financiación para su mantenimiento, tampoco la tienen la gran mayoría de espacios protegidos de España, y es cuestión de tiempo que esta desgracia vuelva a producirse. Y aún cuándo esa financiación existiese, seguiríamos teniendo el problema de los políticos incompetentes o irresponsables, bien cogidos a su sillón, que prefieren no hacer nada antes de enfrentarse a unos idiotas indocumentados, buenistas y ecologistas de documental, que puedan rebatir alguna decisión.

La Culebra no tenía ni tiene desplegadas las mínimas medidas preventivas antiincendios. Los cortafuegos son insuficientes y los que hay son inservibles a su objetivo por ser estrechos o estar llenos de maleza; los montes están muy sucios en superficies continuas muy grandes; los caminos de acceso son insuficientes y muchas veces inservibles para el acceso de los medios de extinción.

Este es el primer y capital pecado cometido, aunque no es el único, y cuando se pretenden hacer más caminos y cortafuegos, como los que hace poco se realizaron con objeto de la concentración parcelaria de Codesal, ¿qué ocurre? Pues que saltan los ecologistas de documental, poniendo el grito en el cielo, por el impacto visual que ello provoca en sus “zonas de avistamiento de fauna”.

Señores ecologistas de salón, o ecolojetas, dedíquense ustedes a cobrar las subvenciones que puedan, y absténganse de entrar en valoraciones del trabajo técnico que halla de realizarse, del que no tienen ustedes ni repajolera idea. Al menos no estorben, porque sus actitudes han colaborado mucho en lo que ha pasado y lo que está por pasar. Les invito a que acudan ahora a sus “zonas de avistamiento de fauna”: ¿qué tal el impacto visual?

Esto es España, no es Alaska, ni África, no son los documentales de La 2. Aquí el hombre está interrelacionado estrechamente con el medio silvestre desde hace milenios y para que el medio se mantenga como lo conocemos, esa interrelación debe seguir. Si ustedes están dispuestos a soportar incendios como el producido o infestaciones, enfermedades o sobrepoblaciones de animales por no gestionar el medio, las consecuencias son estas. Si Félix Rodríguez de la Fuente aún viviese, les corría a ustedes a gorrazos junto con los políticos que les escuchan.

La cuestión es cuál es el valor que le damos como nación a una joya medio ambiental como era la Sierra de la Culebra.

Si uno tiene unas valiosas joyas de su abuela, no las va a dejar abandonadas en la ventana, ¿verdad? Pues eso es lo que hemos hecho, hemos abandonado a La Culebra, hemos desatendido una herencia que nos ha llegado de muchos años, y estamos abandonando el resto de nuestro patrimonio natural. Y lo peor de todo es tener que estar escuchando a politicuchos diciendo que las medidas y medios necesarios son los que se habían desplegado, que es culpa del cambio climático. Oiga usted, que yo no soy imbécil, vaya usted a contar cuentos al cuentacuentos de la feria. Hagamos unos números.

Según datos sacados de las páginas oficiales de la administración tenemos lo siguiente:

En cuanto a presupuestos de la Junta de Castilla y León, se dice:

En el área de Patrimonio Natural y Política Forestal el volumen de recursos destinado a la ejecución de proyectos asciende a 137,13 millones de euros, lo que supone un incremento de un 17% respecto a 2021, donde destacan los 105,9 millones para la protección, mejora y dinamización del sector forestal.

La prioridad continúa siendo la lucha contra los incendios forestales, con un presupuesto incrementado de 71,2 millones de euros (6,34 millones de euros más, un 9,77% de incremento).

También aumenta la partida destinada a tratamientos selvícolas preventivos, con una dotación prevista de 25,3 millones, lo que supone un incremento del 10,5% respecto al anterior ejercicio y del 57% en los últimos cinco años, a lo que hay que sumar otros 13,1 millones de euros del Programa de Desarrollo Rural para desbroces y tratamientos silvícolas en montes privados.

Respecto a la conservación y promoción del Patrimonio Natural, en 2022 se prevé la ejecución de proyectos por importe de 29 millones de euros, que incluyen las subvenciones a ayuntamientos en las Zonas de Influencia Socioeconómica de los Espacios Naturales de la Comunidad, que contarán con una dotación de 1,6 millones y, gracias a los nuevos fondos europeos, las actuaciones en los Parques Nacionales de Picos de Europa y Sierra de Guadarrama se verán notablemente reforzadas con 3,6 millones. Las Reservas de la Biosfera contarán con una dotación de 2,3 millones procedentes también de los fondos europeos.

Es decir, para la Junta, su “prioridad” en cuanto al área de Patrimonio Natural y Política Forestal es la lucha contra incendios forestales, y por ello destina al efecto una partida anual de unos espectaculares 71,2 millones. Pues bien, el coste de un hidroavión de gran capacidad, para hacernos una idea, es de unos 25-35 millones y a eso hay que sumar los necesarios salarios anuales de su tripulación.

La mayoría del presupuesto destinado por la Junta para la lucha contra incendios se va en salarios. Existen brigadas antiincendios perfectamente formadas y entrenadas y son muy eficaces en su trabajo, pero no cabe duda que no son suficientes para luchar contra un incendio como el producido, ni tienen tampoco medios aéreos de apoyo suficientes.

Cuando se inició el fuego, sobre las 9 de la tarde, se desplegaron inmediatamente todos los medios disponibles y se dio aviso a la UME, que empezó su despliegue a las 4 de la mañana. Al día siguiente, llegaron los dos hidroaviones del Estado que estaban disponibles en la base de Torrejón.

Por tanto, se desplegaron los medios disponibles, pero esos medios eran insuficientes. Primero porque no se había activado el nivel de alarma alto a pesar del estado del clima y del monte que ya estaba avisado hace días (debían querer ahorrarse unos días más de salarios) pero es que, aunque hubiese estado declarado el nivel alto de alarma, los medios hubiesen seguido siendo insuficientes porque en España no tenemos medios de extinción suficientes para luchar contra un incendio como este, y menos si hay que luchar además contra otros varios en otras comunidades simultáneamente, y eso no pilla de sorpresa a nadie.

Si acudimos a los datos oficiales de los Presupuestos Generales del Estado tenemos que, para el año 2022, se destinan algo más de 2.900 millones a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. Si acudimos a la web del Miteco podemos ver que el Estado tiene sólo 18 hidroaviones de alta capacidad y resulta que la mayoría tienen más de 30 años, con lo que supone de averías, etc., y, por tanto, de falta de eficacia en el momento de los despliegues. Sólo dos de esos 18 están en alerta y disponibles todo el año.

En esa misma web, respecto al despliegue en estos momentos de incendios terribles por todas partes nos informan de lo siguiente:

Actuaciones del Miteco en los últimos días

Además de las actuaciones para combatir el incendio de la Sierra de la Culebra, en los últimos días el Miteco ha acudido a ayudar a las comunidades autónomas de Aragón, en el incendio declarado en Nonaspe; a Asturias, en Ibias; a Cataluña, en Olivella, Artesa de Segre, Bassella, Lladurs, Gósol y Coll de Nargó; a Extremadura, en Hervás; a Navarra, en Legarda, Leoz, San Martín de Unx, Los Arcos y Guirguillano; a Galicia, en Larouco y Vilariño de Conso; a Valencia, en Caudiel; en Castilla-La Mancha, en Toledo; en Castilla y León también ha apoyado las actuaciones en Toreno, en Ayoo de Vidriales y en Santa Cruz del Valle.

Los medios del Miteco han estado actuando intensamente: han llegado a operar simultáneamente las 10 BRIF, ocho aviones anfibios de gran capacidad, seis aviones anfibios de capacidad media y dos aviones de coordinación y observación. También han participado dos helicópteros Kamov en las labores de extinción.

Es decir, de los 18, sólo se desplegaron 8, menos de la mitad. Está claro por qué los otros 10 no estaban disponibles, porque si lo estaban y no los enviaron a La Culebra, deben explicárselo a los vecinos. Si hubiesen acudido en el primer momento 20 o 30 hidroaviones de alta capacidad no estaríamos hablando ahora de más de 30.000 hectáreas arrasadas, porque los medios de extinción terrestre, que son los más fundamentales, no tuvieron el apoyo aéreo necesario para controlar ese incendio.

España tiene una deuda actual del 120% sobre el PIB, es decir, como si en nuestra familia se ingresasen 1.000 euros al mes pero gastásemos 1.200, y además subiendo el gasto cada mes, y permitiéndonos además ayudar a Ucrania, a Albania o a mil chiringuitos e historietas que tienen montadas, mientras las joyas de la abuela están abandonadas en la ventana que da a la calle.

Por ejemplo, se destinan anualmente alrededor de 22.000 millones a subsidios al desempleo, que seguramente mucha gente de verdad lo necesite, ¿pero por qué se da sin recibir nada a cambio? Un ejemplo de dónde podrían trabajar los desempleados es limpiando montes o caminos o carreteras; todo ello por supuesto sólo mientras esperan otro trabajo mejor. Igual nos llevaríamos una sorpresa de en cuánto queda el presupuesto anual de subsidio al desempleo tras esta medida.

Otro ejemplo de gasto del Estado, cuando ingresamos un 20% menos de los que gastamos, es el ministerio de la señora Irene Montero, según datos oficiales:

EIII Plan Estratégico para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres 2022-2025, que Irene Montero ha definido como “la hoja de ruta del Gobierno, y por tanto del conjunto de las Administraciones Públicas, para desplegar las políticas de igualdad”. La inversión prevista alcanza los 21.319 millones de euros, un 4,4% del presupuesto no financiero del Estado frente al 1,1% del plan anterior, cuya vigencia acabó en 2016.

«Es un plan para aportar, desde las instituciones, a lo mejor que tiene este país, que es el feminismo, y para que todas las mujeres encuentren en lo común y en las instituciones todos los esfuerzos para garantizar todos y cada uno de sus derechos», ha señalado la ministra.

Como lo mejor que tiene este país parece ser que es el feminismo, pues aportamos un 4,4% del presupuesto a ello. Con esta gradación, es fácil llegar a la conclusión de que el medio natural debe ser una de las peores cosas que tenemos en este país, a la vista del porcentaje del presupuesto que se le dedica.

De todo esto debemos nosotros inferir cuál es el valor que le dan los políticos (o que les permitimos dar) a nuestro medio natural, a nuestras joyas heredadas tras siglos de cuidados por parte de las personas que allí viven, y que de ello viven. A nuestra flora, a nuestra fauna, a nuestros hombres del campo que lo han traído así hasta nosotros, ganaderos, agricultores, cazadores, pescadores.

Estamos desnudos, estamos en manos de irresponsables, indocumentados, sinvergüenzas. Basta ya de contarnos cuentos y milongas.

Hemos llegado tarde a La Culebra y eso pesará sobre nosotros. Ninguno de estos sinvergüenzas acabará en la cárcel, ni responderá con su patrimonio por su dejadez o irresponsabilidad, pero si les permitimos que nos sigan contando cuentos, que sigan dilapidando nuestro patrimonio, los responsables seremos nosotros.

Alberto Monje Luna | Ingeniero de Montes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image