Palomas, patos, becadas y zorzales

Al llegar estas fechas, los cazadores de menor eligen las migratorias para tirar sus últimos cartuchos, así alivian la presión sobre las especies autóctonas como perdices, liebres y conejos que pronto volverán a estar vedadas. Pero cada especie tiene su forma de caza y por supuesto su munición. En este artículo se habla de su caza y de los cartuchos más adecuados para cazarlas.

 

En diciembre y sobre todo enero, la perdiz, el conejo y la liebre vuelven a cerrarse hasta la temporada siguiente, aunque en enero y febrero vuelve la caza de la perdiz con reclamo en aquellas comunidades que la autorizan, y el conejo, allí donde haya densidad, podrá volverse a cazar en verano. Ambas especies atraviesan una profunda crisis. Si bien es cierto que parece que el conejo se recupera muy lentamente, incluso convirtiéndose en plaga en algunas zonas de campiña donde abunda la comida de calidad (siembras) y el terreno es blando y permite la construcción de madrigueras, que los protege de los muchos y variados predadores, incluyendo por supuesto el abundante jabalí. Sin embargo en terrenos más serreños la especie sigue sin levantar cabeza, pues la neumonía los dejó tan escasos, que aún no han tenido tiempo de recuperarse, pues suele tener todo en contra: cada vez más monte, menos siembras y más predadores.

La crisis de la perdiz es más profunda, pues aunque afortunadamente no tiene enfermedades que la diezmen, pero en los ámbitos serreños su descenso se debe a la paulatina desaparición de su hábitat por el avance del monte, la falta de siembras, la desaparición del ganado extensivo y el descontrolado aumento de predadores que no tienen mucho más que comer, mientras que en la campiña la causa principal es la moderna y agresiva agricultura, con el masivo empleo de productos fitosanitarios. Y la puntilla, en ambos escenarios, está siendo la suelta masiva de perdices de granja, que contagia enfermedades puntuales y acaban, al hibridarse, con la riqueza genética que le hacía sobrevivir en los ecosistemas más salvajes y duros. Así las cosas es normal que a últimos de temporada muchos cazadores de menor levanten su escopeta ante perdices, conejos y liebres, también escasas, y dirijan ahora su punto de mira a otras piezas migratorias y generalmente más abundantes, como becadas, palomas y zorzales.

 

LA BECADA, UNA “DAMA” MUY ESPECIAL

Y cada especie se caza de una forma y con distinta munición. La becada se encuentra por toda España, pero en ámbitos muy concretos. Es una especie forestal que pasa el día en montes apretados y se desplaza al atardecer a praderías en las que busca su sustento hundiendo su largo pico buscando lombrices y otras larvas. En este caso el cazador se adentra en estos montes con un perro de muestra, hasta que la encuentra y la levanta muchas veces entre lo más intrincado del monte y a poca distancia. Por eso el becadero especialista suele llevar chokes abiertos, tres, cuatro estrellas y hasta cilíndrico (hay incluso escopetas diseñadas para este tipo de caza con cañones más cortos que las hacen más adecuadas para llevarlas y moverlas en el monte) y cartuchos potentes de hasta 40 gramos con perdigón fino del 8 ó del 9, provocando una perdigonada amplia y densa muy efectiva a pocos metros. Tengamos en cuenta que un cartucho de 40 g de novena tiene unos ¡860! perdigones! La becada además es un ave débil, que cae derribada con pocos impactos, de ahí el empleo de perdigón fino. Ésta es la munición empleada por becaderos especialistas, pero como decía hay becadas en toda España, y en cualquier coto, incluso del sur, en esos lugares más frescos y tupidos, por ejemplo grandes manchas de jara, limpias por debajo, que le permite apeonar sin dificultad, las hay. No serán tan abundantes como en bosques más norteños, pero haberlas haylas y como además nadie las suele cazar, no es difícil dar con ellas. En cualquier montería del sur no es raro verlas y más si las nevadas las han obligado a buscar el sur. En estos lugares, salvo que se las busque ex-profeso, no hace falta llevar potentes cartuchos de fino perdigón, basta munición perdicera, por ejemplo 32 ó 34 gramos de séptima, porque a veces el ave se levanta larga, como si fuera una perdiz.

 

LAS TORCACES LEJOS DE LOS DORMIDEROS

palomas-patos-becadas-y-zorzales-4La paloma y más concretamente la torcaz, es otra pieza que suele abundar en toda España, aunque sólo en cotos con arboleda adecuada, o sea encinas y alcornoques.

Como es un ave esquiva y asustadiza, poseedora de una generosa agudeza visual, se caza en puesto fijo en los lugares a los que acude a comer, tomar el sol y dormir, aunque desaconsejo tirarla en los dormideros porque es la mejor forma de espantarla de la zona. Recuerdo hace 20 ó 30 años cómo desde Salamanca a Huelva se concentraban miles de palomas que por la tarde se tiraban a dormir en grandes encinares, pinares y eucaliptares y donde les esperaban cientos de cazadores que las tiraban todos los años posadas a última hora de la tarde, provocando en ellas tal estrés que dejaron de venir, quedándose fundamentalmente en el centro y sur de Portugal, donde se les acosa mucho menos. Hay que entender que en esta zona abunda el alcornoque, buscando únicamente la rentabilidad del corcho, y por tanto su bellota no se deja para el cerdo ibérico, como ocurre en las dehesas de encina de Extremadura y sierras occidentales andaluzas, donde los ganaderos no quieren palomas que les coman la bellota (hasta cohetes les tiraban) y los cazadores no paran de acosarlas. Si a esto le unimos que no las dejábamos ni dormir tranquilas, se entiende que se queden en los alcornocales lusos.

Como decía, las palomas se cazan en puestos fijos, ya sea en lugares por los que pasan desde sus dormideros a las dehesas en las que comen bellotas o en las mismas dehesas, aunque lo habitual es cazarlas con cimbel. La torcaz es un ave gregaria, que suele moverse en grandes bandos y buscando compañía, por eso el mejor modo de atraerlas es haciendo mover un cimbel. Si cazamos con cimbel bastará con emplear cartuchos de séptima de 32 gramos en adelante, y tres estrellas, porque así se tira relativamente cerca. Si estamos tirándola sin cimbeles en medio de la dehesa o por donde pasan camino de los encinares, donde pueden tirarse más lejos, yo utilizaría un perdigón más grueso, de sexta e incluso quinta, cerrando también el choke a dos estrellas o full. Al pato hay que adelantarle bien el tiro Las acuáticas, y más concretamente los patos, suelen ser otra opción de caza invernal, más minoritaria, sobre todo si hablamos de tiradas organizadas en lugares emblemáticos como el Delta del Ebro, La Albufera o las Marismas del Guadalquivir o alguna laguna de renombre como El Taray.

palomas-patos-becadas-y-zorzales-3

Es imprescindible tirar las torcaces y los zorzales lejos de sus dormideros para que no los abandonen y cambien los pasos.

Quitando estos lugares, el pato se caza poco o nada y sin embargo cualquier tramo de río que pase por nuestro coto o alguna laguna o pantanete que tengamos, puede convertirse en un buen lugar para pegar unos tiros. Lo primero que tenemos que hacer es observar si en alguno de estos lugares, si tenemos jurisdicción en ellos, hay patos, ya sea al atardecer o al amanecer, y si es así y la Ley nos ampara, y no queremos complicarnos más, podemos escondernos al atardecer o amanecer y esperar que nos sobrevuelen. Generalmente vienen a pasar la noche, por lo que el atardecer será el momento. Si queremos complicarnos un poco más podemos esparcir trigo, maíz o paja de arroz en sus aguas más someras y orillas y esperar que acudan muchos más patos y organizar la cacería, haciendo los puestos con mucha antelación para que las aves se acostumbren. Bastará la misma munición empleada en los pasos de palomas, o sea, sexta o quinta desde 32 gramos. Y una recomendación: tirar un pato no es lo mismo que tirar una paloma, quiero decir que las partes letales de los patos suelen ser la cabeza y el cuello, por lo que hay que buscar estos lugares pues las plumas y carne de su pecho “comen” mucho plomo. Por eso lo mejor será ver cómo el pato, al tiro, echa la cabeza para atrás, síntoma que habremos dado en el sitio.

PASIÓN POR EL ZORZAL

Los zorzales suelen ser las aves más perseguidas por los cazadores por su abundancia y economía, ya que una tirada “decente” (unos 25 pájaros) no suele ser tan prohibitiva como las de palomas o patos.

Generalmente casi todos los cotos suelen tener su rinconcito en los que se pueden pegar algunos tiros, incluso hay cotos que algunos días, por ser lugar de paso o tener manchas con frutos silvestres como mirtos y acebuches, se concentran a miles. Conviene aprovechar estos días de abundancia porque a lo mejor la semana siguiente ya no están.

El zorzal se solía cazar en puesto fijo cuando por la mañana acude a comer. Suelen ser sus comederos olivares o lugares más montunos en los que buscan bayas silvestres como acebuchinas, los frutos del mirto, lentisqueras o enebros, cuyos frutos les encanta. También, como la paloma, se les suelen esperar por la tarde donde duermen, aunque vuelvo a desanconsejar esta alternativa, sino queremos quedarnos sin zorzales.

Pero últimamente se suele cazar al salto, en mano o en ojeos o batidas, o sea, empujando a las aves hacia donde se han colocado otros cazadores, y en todas estas opciones basta con emplear cartuchos de entre 28 y 32 gramos de octava o novena, y tres estrellas, aunque al salto o en mano yo utilizaría un segundo choke más cerrado. Igualmente, si cazamos en puesto fijo y pasan más altos de la cuenta, utilicen chokes más cerrados, incluso full.

 

A TENER EN CUENTA DESDE PUESTO FIJO

Aunque parece que no tiene secretos cazar desde puesto fíjo, sí que los tiene. Al margen de que seamos una buena escopeta, es muy importante cómo actuar cuando nos entra una pieza. Para empezar, es muy importante la colocación del puesto, siempre que podamos en sombra o el sol a la espalda. La sombra en un día soleado es esencial porque pasaremos mucho más inadvertido y descartaremos por ejemplo los nefastos reflejos del arma.

Colocado y mimetizado el puesto con el entorno todo lo que podamos, contra más lejos veamos venir el ave, mucho mejor, porque nos dará tiempo a prepararnos para el encare y el tiro. La escopeta, o sea su cañón, nuncadebe asomar por el puesto, lo ideal es mantenerla bien agarrada pero baja,y asomarla encarada en el momento en que vayamos a tirar. A la hora de construir el aguardo es también muy importante mirar que el cobradero es asequible, a no ser que tengamos un buen perro. No es ético ni rentable no poder cobrar la mayoría de las piezas. Para el puesto fijo funcionan muy bien esas modernas pantallas o redes camufladas. O vestirnos con esos trajes camuflados

 

MIRE BIEN SU COTO

Generalmente nos apuntamos a un coto porque tiene las especies que nos gusta, pero conviene preguntar o descubrir por nosotros mismos esos rinconcitos que siempre o en determinadas fechas, por las razones que sean, albergan otras especies cazables que pueden proporcionarnos buenas jornadas de caza.

A lo mejor tiene un pantanete donde acuden algunos patos, o lindamos con un tramo de río. O tenemos una zona de enebros o acebuches con algunos zorzales. O cuando nieva en la sierra que tenemos cerca en no sé qué rincón volamos alguna becada. O en la época de pasa por un lugar del coto pasan algunas palomas.

Las posibilidades son inmensas. Por eso, pregunte a otros socios que lleven más tiempo en el coto, o a gente de la zona y cuando cace sus piezas habituales fíjese en todo, y si comprueba que ese día, por lo que sea, su coto tiene nuevos inquilinos, quizá le conviene aprovechar ese maná y dejar tranquila las piezas autóctonas, que seguro que seguirán ahí la semana que viene.

Tio Calañas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image