El lobo ibérico, pasiones y odios

El lobo ibérico no suele dejar a nadie indiferente; gusta mucho o eso parece, levantando auténticas pasiones; o te puede llevar a la ruina, despertando un odio visceral.

Bajo mi punto de vista, y aunque pueda parecer un recurso fácil, en ambos casos la culpa claramente es de la Administración. Vivimos en una sociedad que padece una profunda incultura sobre el medio ambiente y, aunque parece que está de moda, es todo puro teatro. Las nuevas generaciones afectadas por las sucesivas reformas educativas (LOGSE, LOE, LOMCE) cada vez ven menos Ciencias Naturales en el cole, o en su defecto Sciences, que ahora somos bilingües.

UN PROBLEMA EDUCACIONAL

La mayoría de la población en España reside en los grandes núcleos urbanos y solo sale al campo, que según muchos es de todos, en fines de semana, vacaciones o ni eso.

Así, aunque a muchos nos pueda parecer exagerado, hay niños de 12, 13 o 14 años que desconocen por completo lo que es una oveja, una vaca, un corzo o un azor, y que piensan que los filetes aparecen así por ciencia infusa en el mostrador del supermercado de turno.

Estos chicos, influenciados por la humanización bestial del mundo animal y por las corrientes cada vez más radicales de conservación, crecen pensando conceptos tan peligrosos como los siguientes: “el campo es de todos”; “el hombre es enemigo de la naturaleza”; “para conservar la naturaleza hay que prohibir cualquier uso, menos el de visitante”, etc.

Esto, le pese a quien le pese, es fruto de una educación inadecuada, insuficiente, muy posicionada en contra del cazador y humanizadora de todas las especies, y es culpa de nuestras Administraciones. Considero de una gran irresponsabilidad política y social el dejar que proliferen estas teorías, a sabiendas erróneas por los técnicos competentes, y no haberlo corregido a tiempo.

Fruto de esto, hoy podemos encontrar que incluso esos técnicos, que deberían saber del tema de manera objetiva, ya piensan adoctrinados bajo estas teorías. Todo por tener una aparente buena imagen, por un puñado de votos, pero se les ha ido de las manos. Hemos llegado a un punto en el que el cazador es acosado como asesino en el ámbito urbano, pero no se dan cuenta de que cazadores hay muchos, y de que si sumamos ganaderos y gente de campo, quizás acaben perdiendo más votos de los ganados a corto plazo con aquellas pésimas políticas.

Así, hoy en día encontramos auténticos sinvergüenzas realizando actos vandálicos que se convierten en héroes en las redes sociales porque supuestamente salvan al lobo, destruyendo infraestructuras públicas o privadas que se utilizan, entre otras muchas cosas, supuestamente para cazar al lobo.

Nada extraño hay en la demagogia barata y el populismo, pues hoy en día es habitual incluso en las más altas esferas del panorama político; pero señores, cuando llegamos al fondo de los asuntos, no se puede vender humo. No vale con palabrería, hay que tener datos y argumentos técnicos sólidos y, en este sentido, muchas veces fallan.

lobo-pasiones-y-odio-maiz

Un lobo comiendo en un cebadero preparado para esperas de jabalí.

 

Hace falta una dosis de realidad en las escuelas, realidad sobre lo que es la naturaleza, sus leyes y el papel indispensable del hombre en ella como elemento activo. Deben saber de qué es la agricultura y la ganadería, y valorar los usos y costumbres tradicionales. Esto es urgente, pues ya vamos tarde.

Ahora se supone que el lobo está en peligro de extinción. Que los malvados cazadores lo asesinan sin piedad mermando sus desvalidas poblaciones y alentados por los ganaderos, también perversos, pues ocupan los hábitats del lobo y quieren que desaparezca de los mismos. Y la gente se lo cree. ¿Y cómo se pueden creer esta serie de estupideces?

Pues por su manifiesta ignorancia. Es igual que cuando se desborda un río y la gente dice que le comemos el sitio a la naturaleza…; pues no señores, suele ser una mala gestión del cauce la causa del desbordamiento, evitable en la mayoría de casos. Precisamente el lobo se conserva en España desde que se le dio un valor como especie cinegética de la mano de Félix Rodríguez de la Fuente, y desde 1970 las poblaciones viables han crecido.

Voy a intentar explicar una serie de conceptos básicos que, bajo mi punto de vista, se deberían dar en las clases de la ESO, y que no solo espero se queden en nuestro entorno, pues la mayoría de los cazadores las conocen de sobra.

El hombre no es un invasor del medio ambiente, es parte de él desde que existe como tal. El hombre no invade el territorio del lobo, comparten el mismo desde el origen de ambas especies, ambos como grandes carnívoros (el hombre, omnívoro), y compiten en ocasiones por los mismos recursos.

Por poner un ejemplo, la expansión del lobo en Salamanca a nivel ambiental es perfectamente sostenible. A nivel económico puede ser insostenible, pues no es compatible con la explotación del cerdo ibérico en las dehesas y ocasionará una serie de gastos difíciles de soportar, siendo inviable económicamente.

Esta serie de afecciones a las empresas locales y a los ganaderos de la zona provoca un rechazo social hacia la especie y su conservación. ¿Cuál es la solución en estos casos? Podemos hacer desaparecer la industria del cerdo ibérico en Extremadura y Salamanca, lo que llevará al éxodo rural en aquellas zonas y al aumento de lobo, sin duda, pero esto ¿es sostenible? Los hay que prefieren matar al hombre antes que al lobo…, pero con un poco de sentido común lo que hay que buscar es un equilibrio racional.

¿ESTÁ EL LOBO EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

lobo-pasiones-y-odio-huella-lobo

Una huella de lobo bien marcada en el barro

El lobo, señores, en España no está en peligro de extinción; todo lo contrario, está en proceso de expansión, a excepción de la población o subpoblación de Sierra Morena, y no por motivos ambientales.

En España se podrán tener tantos lobos como la Administración y los propietarios estén dispuestos a tener, pero si todos queremos conservar una especie la debemos mantener entre todos, es decir, la Administración con nuestros impuestos, y no solo entre cazadores y propietarios para que luego encima se cuelguen el cartel de conservadores otros y nos tiñan de asesinos…; así no.

Además con argumentos falsos. ¿En qué estudios se basan para afirmar que el lobo está en peligro de extinción? ¿Saben qué condiciones debe cumplir una especie para ser catalogada de esta manera? O siguen vendiendo humo, humo que compran los que los corean; y por desgracia e incomprensiblemente, algunas Administraciones.

Los estudios existentes sobre las poblaciones del lobo sostienen una población estable o en incremento en España, pero ellos defienden que están mal hechos. En eso les doy la razón. En mi opinión hay bastantes más de los censados. Hace ya tiempo realicé una recopilación de datos para estimar la población de grandes carnívoros en España para la FACE (Federación de Asociaciones de Caza Europeas), y con respecto a los lobos, allá por el 2008, se rondaban los 3.500 ejemplares en España.

Los cazadores realizan una gran labor en el control de sus poblaciones, y esto para la Administración debe ser un recurso a cuidar y explotar, pues les ahorramos un dinero; pero, lejos de reconocerlo, en algunas comunidades son los cazadores los que deben hacer frente a los daños que provoque el lobo.

Así pasa en Asturias, donde los cazadores no quieren ni oír hablar de que sea especie cinegética, para no cargar con los pagos de los daños. Los caza la Administración con mucho coste, escasa efectividad y poco conocimiento del censo real. Estas políticas provocan muchas veces la caza furtiva del lobo, pues cuando se avisa a la Administración y vienen a buscarlo, suele ser tarde y poco efectivo.

LA DESINFORMACIÓN

La ausencia total de conocimiento de estas situaciones reales por la masa ciudadana provoca que cuando escuchan que está prohibido cazar el lobo en Asturias, se alegren por su conservación y por el prohibir a los cazadores asesinos que acaben con la especie. Pues no, señores, nada más lejos de la realidad. Se caza pero por funcionarios pagados entre todos.

Es peor cuando vemos gente que supuestamente entiende del tema afirmando, como en una conocida revista ecologista, que “los grandes predadores son raros por definición…”, “viven en bajas densidades”, o “el hombre no debe ser quien regule sus poblaciones, sino el propio sistema que habitan…”.

No sé exactamente la formación que tiene el autor, pero poco profesional me parece catalogar en general a los grandes predadores de “raros”; en segundo lugar, decir que viven en bajas densidades…, falso. Muy distinto es que sean territoriales. Y desde esta pauta comportamental existen rangos propios de cada especie para catalogar su densidad. Cuando es alta para la especie en cuestión, siendo territorial, esta se expande, como está ocurriendo ahora mismo en España con el lobo. Una especie con baja densidad no se expande.

No debemos consentir más afirmaciones absurdas ni comulgar con ruedas de molino, como ya hacemos en el caso de los fringílidos, en los que el MAGRAMA impone unos cupos, reduciendo a los silvestristas drásticamente sus capturas en base a censos inexistentes pues, según los de la propia SEO, si los damos por correctos, se podrían capturar muchos más de los que se capturaban antes de disminuir las capturas por estos cupos hasta en un 80%.

Los técnicos, y no los políticos, de las Administraciones deberían gestionar las especies en base a criterios técnicos que se supone dominan, y no en función de las modas o de las presiones de los lobbies más poderosos. Me parece una irresponsabilidad profesional.

lobo-pasiones-y-odio-ataque-lobo

Ternero muerto y parcialmente devorado por un lobo

 

FACTORES QUE LIMITAN LA VIABILIDAD DE LAS ESPECIES

Ahora hemos evolucionado y la existencia de multitud de especies en la Europa moderna tiene los factores limitantes que detallo a continuación, y su combinación, principalmente de los dos últimos, condicionará la presencia y viabilidad de las especies, y más en el caso de los grandes carnívoros.

Analizaremos punto a punto estos factores:

Factor ambiental

Toda especie está condicionada por el ecosistema en el que habita y la capacidad de carga del mismo. Como parte del sistema natural que debe estar en equilibrio, están las relaciones interespecíficas, incluidas las producidas con las especies predadoras. Este factor limita las densidades hasta cierto punto, pues, hablando especialmente del lobo, antes de colmar esta capacidad de carga, la especie se dispersa colonizando otros territorios. Lo que sí afectará a otros factores, especialmente al económico, será la ausencia de presas naturales y la disponibilidad de ganado.

Factor económico

Hoy en día sin duda el más importante y decisivo en cualquier ámbito. Cualquier especie que requiera una inversión para su conservación de manera directa o indirecta en forma de indemnizaciones por su daños, como pueden ser el oso o el lobo, podrán habitar en tantos territorios como sean sostenibles económicamente.

Factor social

La aceptación de la especie en los diferentes territorios por parte de la población local será de vital importancia para su conservación. Cuanto más se implique la población local en la conservación de la especie, viendo sus beneficios, mejor le irá a sus poblaciones. Si, por el contrario, los habitantes de la zona rechazan la presencia de la especie, en parte porque les prohíben realizar usos y costumbres de la zona, será muy difícil sacarla adelante.

Juan Pascual Herrera Coronado

Ingeniero forestal,experto en caza y pesca

[email protected]

¿Quieres saber más sobre el lobo? En Trofeo Caza podrás descubrir toda la información relacionada con una de nuestras especies cinegéticas más representativas, los mejores artículos y reportajes sobre la caza y los rastros del lobo, el negocio que supone el lobo o las pasiones y odios del lobo ibérico, además de disfrutar sobre los mejores vídeos de esta especie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image