Artesanos del cuero

Cuando siento el profundo olor a cuero curtido y su textura rugosa siempre pienso en montería, en tradiciones, en prendas y accesorios que nos vienen acompañando a todos los que cazamos en montería desde hace muchos años.

El cuero forma parte de la vida de todos los monteros, todos tenemos alguna prenda o accesorio fabricado en este material; además, junto a él, vivimos muchas sensaciones que forman parte de nuestra historia montera, ya sea en los previos, con ese trabajo que tanta ilusión nos hace cuando engrasamos todo el equipo para tenerlo preparado para la próxima montería o en medio del monte sintiendo esas texturas y aromas mezclados del pringue de las jaras y la grasa del cuero.

El cuero ha sido un fiel compañero en la imagen de monteros y rehaleros; zahones, fundas de rifle, chalecos, morrales, botas, cananas, polainas, y un sinfín de accesorios que nos acompañan en cada salida al monte.

No hay nada como ver a un montero o un perrero ataviados con los eternos zahones, sobados, envejecidos por la dureza del monte y que forman parte de una imagen, una tradición, en definitiva, una forma de entender la montería en su más pura esencia.

Es cierto que en los tiempos actuales hemos tenido un cambio muy radical en el tipo de prendas que se utilizan para montear. Prendas técnicas, cómodas, impermeables y con todo tipo de estampados y tonalidades. No estoy en contra de esta evolución, no puedo luchar contra corriente y he de reconocer que en cuanto a comodidad, practicidad y fiabilidad, son prendas que nos dan plenas garantías.

Pero obviamente, aquí trato de hablar de algo más allá del modelo de ropa o accesorio que llevamos en las monterías y que no es otro que el factor emocional, sentimental y el respeto a las tradiciones que nos inculcaron nuestros padres.

El cuero es tradición y nuestra montería española siempre se ha regido por unas normas, comportamientos, costumbres e imagen que han hecho de esta forma de cazar un ritual cinegético único en el mundo.

Por lo tanto, me considero un defensor del respeto de estas normas no escritas pero que siempre están presentes y que debemos continuar transmitiendo a las futuras generaciones; con esto no quiero decir que todos los monteros deban llevar zahones, fundas de cuero, botas monteras, morrales de la mejor piel curtida etc. Sobre gustos, no hay nada escrito. Considero que cada uno de los cazadores que pisamos el monte, debemos utilizar las prendas que más se adapten a nuestras necesidades, nos sintamos más cómodos y si con esas prendas disfrutamos al máximo cuando estamos de caza, bravo por la elección.

Un determinada clase de prenda o accesorio no hace mejor o peor a un montero, es cuestión de saber estar y entender la montería o cualquier modalidad de caza como mandan los cánones, es decir, con respeto, siguiendo las normas y con total educación hacia todas las personas que nos rodean durante la jornada cinegética.

El oficio de artesano del cuero forma parte de nuestra cultura desde hace siglos y siempre ha estado muy apreciado dentro y fuera de nuestras fronteras; por lo tanto, estamos obligados a respetarlo, defenderlo y tratar por todos los medios que nunca desaparezca.

Cuando las manos son la principal herramienta de trabajo…….

Detrás de todo esto hay unas personas que con pasión por su trabajo, muchas horas , un lugar donde la prisa no es buena compañera y donde prima más la calidad que la cantidad, nos deleitan con obras de arte esculpidas con unas pocas herramientas y lo más importante, con sus manos artesanas.

Ellos son los artesanos del cuero, un oficio de antaño que perdura a lo largo del tiempo, adaptándose a las tendencias actuales pero conservando la tradición y el buen hacer que les enseñaron poco a poco, a fuego lento y siempre preservando la verdadera identidad de este oficio.

Y allí me presenté, en San Pablo de los Montes, pequeño pueblo enclavado en los montes de Toledo, zona montera por excelencia y con el objetivo de ver y aprender como trabaja la familia Muñoz, propietarios de Artesanía Muñoz, y que mantienen una tradición del oficio desde el año 1898 en el que sus antepasados fundaron este pequeño negocio artesano.

Con ellos he compartido momentos viendo su trabajo, seleccionando el material, trabajando de manera totalmente artesanal sin grandes maquinarias en serie y que solo con sus manos y unas pocas herramientas logran hacer prendas con un alto nivel de personalización adaptado a las peticiones de los clientes.

La pequeña tienda respira por todos sus costados aroma montero, de campo, tranquilidad y una ausencia del famoso estrés que tenemos en nuestra vida cotidiana.

Como buen trabajo artesano y manual, el primer paso es tomar medidas al cliente para que el producto final se adapte al 100% y como se suele decir, que la prenda quede como un guante.

Esa personalización del producto hace que sea un ejemplar único, diferente al resto y que siempre que lo veamos, nos produzca un orgullo vanidoso el saber que de esa pieza nuestra solo hay una y diferente al resto.

A partir de ahí, comienza el proceso de fabricación con la selección del mejor cuero y siguiendo al detalle las peticiones en cuanto a estética y calidad de materiales pedidos por el cliente.

Es una fabricación manual, siguiendo unas etapas bien definidas del proceso de corte, cosido, bordado, engrasado y terminación para conseguir una prenda única, exclusiva y que no se repetirá jamás; esta es la esencia de este trabajo.

Verlos trabajar con herramientas desgastadas por el tiempo, con cortes precisos, siguiendo las arrugas del cuero para dar esa forma plasmada anteriormente en un boceto, simplemente es un deleite para todos los que apreciamos las tradiciones y la artesanía hecha a mano.

El taller artesano está dividido por varias estancias, la tienda en la que podemos ver todo tipo de productos ya terminados y dos zonas de taller donde ellos trabajan rodeados de pieles, tijeras, punzones, hilos, máquinas de coser con unos cuantos años vividos y otras herramientas clásicas con las que moldean el cuero , repito, totalmente a mano.

Es impresionante el caos ordenado que se respira y que cada artesano conoce a la perfección sabiendo en todo momento donde está esa herramienta que necesita durante su trabajo. Si a todo este envoltorio le añades el aroma a cuero que inunda cada rincón del taller, la sensación de tradición de antaño es plena.

Ver a los artesanos trabajar con esa calma que caracteriza el trabajo bien hecho, con cariño, cuidando todos los detalles e ir viendo poco a poco como tu creación toma forma es algo que hay que ver y sentir alguna vez… merece la pena.

Un trabajo que debe valorarse, respetarse y defender para que no caiga en el olvido. Afortunadamente y según me contaban, el trabajo artesano del cuero tuvo un bajón en la demanda hace algunos años pero que actualmente, ha habido un repunte importante de las peticiones de cazadores (españoles y extranjeros), taurinos, amantes del campo, personas muy diferentes pero con un respeto y admiración por el trabajo bien hecho y lo más destacable, que muchos son jóvenes y mantienen ese amor por lo tradicional que les enseñaron sus padres.

Este detalle me alegra mucho, ya que posiblemente, estamos volviendo a reconocer y valorar el trabajo artesano que, a fin de cuentas, forma parte de nuestra historia y cultura pasada, actual y espero que futura.

El día en que dejemos de tocar la textura del cuero impregnada en su adorada grasa y no volvamos a respirar el inconfundible aroma de la piel curtida, perderemos una parte muy importante de nuestra tradición montera.

La artesanía del cuero está ligada a la caza y al campo desde hace siglos y es obligado recalcar la importancia que tiene este trabajo artesanal , la tradición montera que lleva dentro y que hace que todavía queden algunas personas que con mucha vocación, esfuerzo y horas de trabajo nos sigan deleitando con obras de arte de mucha calidad artesana.

España tiene mucha historia, es un País maravilloso, en sus sierras se practica una modalidad de caza mayor que es única en el mundo llamada Montería y a su vera, siempre existirá el oficio de artesanos del cuero y que espero que siga transmitiéndose generación tras generación para mantener la tradición en su más pura esencia.

Mi más sincero agradecimiento a: Alfonso, Enrique y Enrique hijo ( ARTESANÍA MUÑOZ)
Gracias por su hospitalidad y por abrirme las puertas de su negocio y de esta forma, poder descubrir un oficio lleno de tradición y artesanía.

Carlos Muñoz @miradasmonteras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image