El cartucho .375 H&H Magnum cumple 100 años

El .375 Holland & Holland Magnum, que este año cumple un siglo desde que fuera diseñado y lanzado al mercado en 1912 por la prestigiosa fábrica de armas inglesa que lleva su nombre, está considerado como el cartucho de caza de medio calibre más equilibrado y útil de cuántos se han creado hasta la fecha. No en vano es una de las municiones más populares del mundo, además de la más utilizada en África, como demuestra el hecho de que, actualmente y desde muchos hace, años no existe fábrica de armas o de cartuchería que no produzca rifles o cartuchos de este calibre. Este artículo trata su historia, sus brillantes prestaciones balísticas y analiza las razones de su altísima popularidad.

Al comenzar a utilizarse entre los cazadores los primeros rifles de cerrojo, Holland y Holland, que hasta principios del siglo XIX se había especializado en la fabricación de escopetas y rifles express de cañones yuxtapuestos de gran calidad, se interesa por este tipo de armas y decide adoptar el sistema alemán Mauser 98, pues era el más fiable y el único que le permitía construir rifles de caza muy potentes.

En 1904 patenta una nueva vaina para este tipo de armas que tiene una mayor capacidad y es más robusta que la que utilizaba en la cartuchería para rifles Mauser porque estaba provista de una ranura de extracción y de un cinturón metálico, localizado cerca de su base, que rodeaba todo su cuerpo.

La nueva vaina la denominó “Belted Rimless” y con ella lanzó al mercado en 1907 el primer cartucho que la utilizaba: el .400/.375 Belted  Rimless Nitro Express, con el que Holand & Holland pretendío competir sin éxito con otros calibres europeos para rifles de cerrojo, diseñados en Austria y Alemania, que se estaban haciendo muy populares en Inglaterra.  De todas estas municiones, destacaba en particular el cartucho austriaco 9,5 x 57  mm. Mannlicher Schoenauer, tan demandado que fue adoptado por los británicos y cargado en Inglaterra con el nombre de .375 Rimless Nitro Express.

IMG_0778-slider

Diversas imágenes de las instalaciones de Sako en Riimäki (Finlandia). Fabrica totalmente las armas a partir de acero y madera de excelente calidad, manufacturando todas sus piezas: cañones, mecanismos y madera. Desde 1929 también hace vainas, proyectiles y una amplia gama de cartuchería metálica.

Holland & Holland Soluciona el problema

El .400/.375 Belted Rimless Nitro Express también se conoció con el nombre de .375 Velopex porque por aquel entonces H&H desarrolló un proyectil con este nombre que utilizó en éste y en otros calibres y que se caracterizaba porque poseía dos núcleos de plomo de diferente dureza, siendo más blando el de la punta.

Cartucho-.375 H&H Magnum

Información detallada Cartucho-.375 H&H Magnum

Sin embargo, el cartucho no tuvo el éxito que deseaba Holland & Holland ni con el proyectil Velopex ni con con ningún otro tipo de bala porque no superaba las prestaciones del 9,5 mm. Mannlicher, ya que disparaba una bala del mismo peso (270 grains ) impulsada por 43 grains de una curiosa pólvora sin humo desarrollada en Inglaterra con el nombre de Cordita, a una velocidad similar (663 metros por segundo).

Para colmo, Alemania había lanzado en 1905 otro cartucho para rifles de cerrojo mejor aún que el 9,5 Mannlicher Schoenauer: el 9,3×62 ideado por Otto Bock como munición de uso general para en las colonias que poseía alemania en África.

Por todo ello decide mejorar la munición y presenta en 1912 el .375 Holland & Holland Magnum que originalmente se denominó .375 Belted Rimless Magnum Nitro Express, aunque también fue conocido en Inglaterra y zona de influencia inglesa como .375 Magnum Rimless porque en las cajas de munición originales se suprimía  el término“Belted”, aunque sí se respetaba el de “Rimless”.  Pero los cazadores abreviaron aún más su nombre y solo lo llamaban .375 Magnum porque éste era el nombre que figuraba en los culotes de los cartuchos.

Tres cargas para cazar por el mundo

El nuevo .375 Magnum Rimless cargaba balas del mismo diámetro que el modelo antiguo .375 Velopex: de 0,375 pulgadas (9,55 mm.), pero tenía una vaina de mayor capacidad y era más larga que la del .375 Velopex (medía 72 mm frente a los 63,15 mm. del modelo antiguo) para que pudiera contener una carga mayor de Cordita: 59 grains, en vez de 43, para la bala de 270 grains, que era capaz de impulsar a 2.650 pies (unos 808 metros por segundo).

Con este proyectil de 270 grains el nuevo cartucho conseguía una trayectoria muy tensa para la época, parecida a la del calibre .30-06 con bala de 180 grains, pero desarrollaba una energía cinética muy superior (unos 5.700 julios) en boca de fuego, por lo que se podía utilizar para recechar todos tipo de animales grandes, salvo la fauna africana más grande y pesada. Igualmente, en la caza de animales pequeños la carga de 270 grains resultaba demasiado potente y no expandía bien, por lo que Holland & Holland diseñó también para su .375 Magnum Rimless otros dos proyectiles: uno semiblindado de 235 grains que desarrollaba 2.800 pies por segundo (853 m/s) y que servía para abatir los animales más pequeños y otro de 300 grains que conseguía una velocidad de 2.500 pies por segundo (762 metros por segundo) que se utilizaba en caza de las piezas más grandes.

Esta bala de 300 grains se ofrecía además en dos versiones: semiblindado para las piezas más grandes y pesadas de piel fina, y blindado con el que se podía abatir los animales más duros, incluso el elefante debido a su gran penetración. No obstante en esta especie el .375 Magnum estaba (y sigue estando) al borde de sus posibilidades y sólo podía emplearse con seguridad en terrenos despejados y siempre que el cazador apuntara bien y supiera dónde hacerlo. Para cazar elefantes lo mejor era emplear calibres más grandes y potentes para rifles de cerrojo (como el .416 Rigby, que fue introducido en 1911) o la potente cartuchería para rifle express de pólvora sin humo, como el .450 Nitro Express; 470 Nitro Express y calibres superiores.

cartucho .375 H&H magnum

Cartucho .375 H&H Magnum

Fácil de utilizar y muy seguro

Pero además de versátil, el nuevo .375 Rimless Magnum era de un cartucho muy fácil de utilizar. Pese a disparar tres pesos de bala tan diferentes, 235, 270 y 300 grains, la munición original inglesa de la época, usualmente cargada por Kynoch, poseía diseños de ojiva y una velocidad calculados para que el punto de impacto de las tres balas fuera similar, de modo que el cazador solo tuviera que preocuparse por elegir bien el peso del proyectil que disparaba en función del tamaño y resistencia a la penetración de la pieza que quería abatir. Esta característica era especialmente interesante cuando se utilizaba en continentes como el africano, con una fauna tan variada y en una época en la que los conocimientos sobre balística no eran precisamente la asignatura fuerte de muchos cazadores.

Por otro lado, era también un cartucho muy seguro en el sentido de que si el cazador apuntaba bien conseguía derribar limpiamente las pieza. Y es que los expertos que desarrollaron el .375  también tuvieron en cuenta que el diseño de sus balas y la velocidad que desarrollaban consiguieran este efecto y en particular que la bala semiblindada y la blindada de 300 grains penetraran de forma adecuada para que fuesen capaces de alcanzar los órganos vitales de la fauna más pesada sin que se desviaran de su trayectoria. Para ello diseñaron el proyectil con una punta de forma roma y lo dotaron con un blindaje excelente que, en el caso de las balas blindadas, consistía en una envuelta de acero que cubría el núcleo de plomo y que estaba a su vez recubierta por una camisa metálica de material más blando para que no dañara las estrías del cañón.

Por tanto, además de versátil, el nuevo .375 Magnum Rimless ofrecía al cazador la plena seguridad de que cuando apuntaba bien al corazón o al cerebro de las grandes piezas éstas siempre eran alcanzadas donde se pretendía, lo que no siempre sucedía (ni sucede) cuando se disparaba con otros calibres si no se tiene en cuenta el diseño de la punta y su velocidad de incidencia porque la bala al chocar contra la piel y después perforar huesos y músculos encuentra una fuerza de resistencia a su avance que no es uniforme y que tiende a desviarla de forma muy acusada de su trayectoria.

Pese a todo lo dicho, el cartucho también fue criticado de forma injusta porque se dieron muchos casos en los que, por desconocimiento o porque el cazador confundía los cartuchos, se dispararon las balas de 235 grains sobre animales más grandes e incluso peligrosos, como un búfalo o un rinoceronte, que originaron algunas situaciones muy peligrosas en las que encima los causantes, si sobrevivían, criticaban a la munición por falta de pentración.

John Taylor “Pondoro” en su libro “Rifles y cartuchos africanos”, tras narrar cómo un cazador dispara con esta munición ligera a un rinoceronte escribe : “Y el idiota tuvo el valor de quejarse después de que el .375 Magnum no era ni mucho menos un arma letal como se le había hecho creer”.

Otras razones que se avalaron su éxito

Pero aunque muy importantímas, su versatilidad y eficacia balística no son las únicas razones por las que .375 Magnum Rimless despertó una acogida tan favorable en los cazadores británicos de principios del siglo XX, ni tampoco justifican por sí solas la popularidad que este cartucho alcanzaría en todo el mundo pocos años después.

El cartucho .375 H&H Magnum

Ciertamente, era una munición de calibre medio cargada con la moderna pólvora sin humo (más rápida, menos sucia y corrosiva que la pólvora nera) que permitía abordar toda la caza mayor del planeta, incluso las más pesada y peligrosas si las condiciones de tiro eran favorables. Pero también hay que tener en cuenta que se trata de un cartucho diseñado para rifle de cerrojo (y no precisamente para un rifle de cerrojo cualquiera, sino para los  H&H terminados a mano, que erar una maravilla) y que en este tipo de armas en general también estaban muy interesados los cazadores de principios de siglo, pues no solo eran muy precisos, manejables y fiables, sino que podían disparar más veces que los rifles monotiro y express que se habían utilizado hasta entonces.

De hecho, las mismísima Holland & Holland lanzó al mismo tiempo que su .375 Magnum Rimless una munición de prestaciones idénticas, pero para rifle express, que no tuvo éxito: el .375 Flanged Magnum Nitro Express, que fabricó con los mismos pesos y tipos de proyectil y cuyo nombre abreviado es .375 Flanged Magnum, indicando el término Flanged que se trataba de un cartucho con vaina provista de pestaña de extracción, para armas de cañones basculantes. Y era Magnum para indicar que se trataba de una munición para rifle express más potente que otra con vaina de menor longitud (de 2,5 pulgadas) desarrollada a principios de siglo que se llamaba .375 Flanged Nitro Express que también disparaba balas de 270 grains, pero a menor velocidad.

La razón por la que no tuvo éxito el .375 Flanged Magnum se debe a que los cazadores preferían utilizar rifles express de mayor calibre en la caza de las grandes piezas cuando esta se realizaba a corta distacia pues era más seguro utilizar calibres más grandes y potentes, como el .450 Nitro Express, .470 Nitro Espress, etc. Y para cazar con un calibre .375 como el .375, peferían utilizar el .375 H&H Mag pues podían usarlo con mayor precisión y a mayor distancia que la versión para express.

Por último, para comprender su popularidad también hay que tener muy en cuenta el origen del cartucho, pues al tratarse de un calibre británico pudo ser probado y valorado por los numerosos cazadores que viajaban a Asia y, especialmente, a África, donde no tardó en convertirse en la munición más popular utilizada en las selvas y sabanas del Continente Negro.

El-cartucho .375 H&H Magnum

Los rifles Sako utilizan una montura especial que se acoplan a las bases integrales que llevan los rifles. Proporcionan un montaje muy bajo.

El .375 recibe el espaldarazo definitivo en EEUU

Un cartucho tan magnífico  como el .375 Magnum Rimless, muy útil también para cazar las especies más grandes y peligrosas del vasto continente norteamericano, no podía pasar desapercibido por los cazadores estadounidenses ni por la potentísima industria de este país. Así que no tardó en ser probado en este país, que ha sido la nación, junto con Inglaterra, que más lo ha popularizado en todo el mundo con el nombre de .375 Holland & Hollanda Magnum (abreviado, .375 H&H Mag.). La razón por la que le cambió el nombre es porque no se ajustaba a la nomenclatura que utiliza EE.UU para nombrar los cartuchos, y que está basada en la procedencia del cartucho y no en el tipo de vaina que tiene, como utiliza la nomenclatura inglesa.

La Western Cartridge Company fue la primera fábrica de cartuchería que lo cargó por primera vez en Estados Unidos en 1925; en 1926 Griffin & Howe lanzó el primer rifle de cerrojo que lo disparaba y pocos años después lo fueron adoptando los demás fabricantes de armas y de cartuchos, que incluso encuentran en la vaina del .375 una fuente de inagotable inspiración para modificarla, experimentar y desarrollar, a partir de la II Guerra Mundial, numerosos cartuchos de alta velocidad con la vaina “Belted”  del .375. Es el caso, por ejemplo, de Roy Weatherby que ideó sus potentes cartuchos Weatherby Magnum o de la mítica firma Winchester y de sus apreciados calibres Wincheser Magnum, como el .300 Winchester Magnum o el .338 Winchester Magnum.

¿Y en Europa?

Aunque con un poco de retraso con respecto al continente norteamericano  el .375 también se popularizó en Europa porque las fábricas y empresas distribuidoras de armas y cartuchos necesitaban competir con las de origen británico y norteamericano. Y no sólo se popularizó, sino que Sellier & Bellot, Sako y Norma y RWS, entre otras fábricas, producen excelentes cartuchos de este calibre.

Hay que tener en cuenta que Europa quedó asolada por dos guerras mundiales, la Primera poco después de aparecer el cartucho, que paralizaron la comercialización y desarrollo de armas de caza. Por otro lado, Alemania, que también poseía intereses coloniales en África, competía con los ingleses en el campo de la fabricación de potentes cartuchos y, para competir con el .375 H&H Mag., lanzó el 9,3×64 Brenneke que prácticamente tenía sus mismas prestaciones: cargaba balas blindadas y semiblindadas de excelente calidad de 247, 285 y 293 grains que volaban a 841, 819 y 783 metros por segundo, respectivamente. No tuvo éxito seguramente solo por su origen y porque cuando apareció el .375 ya era un calibre muy popular.

Calibre, por cierto, que también es demasiado grande para la caza que se practica en Europa y mayoría de los cazadores europeos, más acostumbrados a utilizar rifles menos potentes así como, por otro lado, cartuchos expresados en milímetros.

Incluso en España, aunque hay personas que defienden su uso en montería, modalidad en la que desde que se caza con rifle siempre ha tenido cierto uso, el .375 H&H Magnum se considera un calibre demasiado potente. En caso de utilizarlo, por supuesto los mejores resultados se consiguen con la bala más ligera que se encuentre.

Cordita: Una pólvora muy particular

La potente industria armera británica diseñaba y fabricaba hasta el último de los componentes del cartucho. Así que cuando en Europa Continental comienza a experimentarse con las nuevas pólvoras sin humo, los ingleses no se quedan atrás y hacen lo mismo. Llegaron a desarrollar y utilizar con éxito en su cartuchería varios tipos de propelentes para armas de caza, algunos muy sofisticados y avanzados, como la pólvora Axite, fabricada por Kynoch Ltd, que contenía en su composición química un agregado de hidrocarburos y compuestos minerales que servían, además de controlar la combustión, para lubricar los cañones y protegerlos de la erosión.

La Cordita era la pólvora más utilizada en la cartuchería inglesa para armas rayadas.

La Cordita era la pólvora más utilizada en la cartuchería inglesa para armas rayadas.

Otro tipo de pólvora era la Cordita, que era la más típica y utilizada en la cartuchería inglesa para armas rayadas. Estaba compuesta de un 37 por ciento de algodón pólvora, 58 por ciento de nitroglicerina y 5 por ciento de vaselina sólida neutra. Además, en su elaboración  se extraía en forma de filamentos largos de diámetro variable que luego se cortaban a la medida de la vaina y se enrollaban ligeramente sobre un eje central, de modo que la carga de pólvora se asemejaba a una cuerda, de donde deriva su nombre: Cordita.

El diámetro y largo de los filamentos dependía de la capacidad de la vaina, así como del calibre del proyectil, y regulaban la combustión. Cuando se requería una combustión más rápida, para impulsar balas ligeras y cartuchos con vaina de poca capacidad, se reducía el diámetro y largo de los filamentos (incluso a unos pocos milímetros) pero en los cartuchos de gran calibre y capacidad los filamentos son más gruesos y tan largos como la vaina.

Durante los primeros años del siglo XX aún se utilizaban en Inglaterra y en sus colonias numerosas armas de pólvora negra. Por este motivo en el nombre de todos los cartuchos ingleses de rifle que fueron apareciendo cargados con Cordita o con cualquier otro tipo de pólvora sin humo se añadía al final de su nombre las palabras “Nitro Express” por motivos comerciales y de seguridad, ya existían en el mercado un elevado número de municiones de aspecto muy parecido e intercambiables que solo se diferenciaban por el tipo de pólvora que usaban, caso de numerosos calibres de express. Kynoch incluso identificaba con colores las cajas para que no se confundieran los cartuchos: azul y rojo para los de pólvora negra; verde y rojo para las municiones de polvora negra que se cargaban con una dosis reducida de pólvora sin humo y amarillo y rojo para las “Nitro Express”, cargadas con pólvora sin humo.

Prestaciones únicas no superadas

El cartuchos .375 H&H Magnum es, posiblemente, el único para rifle de cerrojo cuyas prestaciones de balísticas de efectos (terminal) no ha sido capaz de superar ningún fabricante de municiones, sobre todo en la caza de los grandes animales más grandes y corpulentos, como el elefante.

Ha habido personas y empresas que, utilizando su vaina o bien vainas de mayor capacidad, han intentado crear cartuchos calibre .375 que disparan balas del mismo peso pero a mayor velocidad que las del .375 H&H Mag. Por ejemplo, Roy Weatherby con sus cartuchos .375 Weatherby Magnum y .378 Weatherby Magnum y de Remington con su cartuchería .375 Remington Ultra Mag, entre otros.

Sin embargo ninguno de estos calibres tiene una expansión tan adecuada o una penetración tan recta y profunda como las que consigue un proyectil del .375 H&H Magnum original o de diseño similar. Esto se debe a que los nuevos cartuchos, bien por exceso de velocidad o porque las balas que disparan no tiene el mismo perfil que las originales o por ambas razones, expanden demasiado o se desvían (en el caso de las blindadas) y no alcanzan los órganos internos. Es decir a que no se puede aprovechar la enorme energía cinética que desarrollan, mientras que la que cede el .375 H&H Magnum se aprovecha mejor.

Cargas actuales

No se parecen mucho a las originales, si exceptuamos las que ofrece la empresa británica Kynamco Limited. Bajo licencia, hace unos años esta empresa comenzó a fabricar de nuevo los calibres ingleses que producía Kynoch antes de que cerrara en 1967.  Y entre ellos no podía faltar el .375 que ofrece con sus mismas cargas: 235, 270 y 300 grains, blindada y semiblindada.

El-cartucho-.375-H&H-Magnum-4

El H&H Magnum permite abordar toda la caza mayor del planeta si las condiciones de tiro son favorables.

Los demás fabricantes no ofrecen la carga de 235 grains, sino que normalmente se limitan cargar el .375 H&H Magnum con balas de 270 grains o de 300 grains, muchas veces con perfiles y diseños internos tabicados que no se parecen en nada a las balas oginales. Algunas firmas incluso montan proyectiles de menor peso, como el de 260 grains que carga Nosler, para conseguir mejorar la expansión. Y otras por el contrario ofrecen cartuchos de este calibre con balas de mayor peso que las originales. Es el caso, por ejemplo, de Norma, que ofrece catuchos  de este calibre (serie African PH) cargados con balas semiblindadas y blindadas de 350 grains que desarrollan 700 metros por segundo.

Por otro lado, desde hace ya algunos años, se utilizan en la caza del elefante las denominadas balas monolíticas, que  carecen de núcleo de plomo por estar hechas a partir de un bloque macizo de aleación de cobre. Con ellas se consigue un efecto similar a las blindadas bien hechas, que son más caras y difíciles de construir, y se elimina el riesgo que supone que el proyectil se desorganice durante el impacto.

 

Texto y fotos: Juan Francisco París

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image