El arte del tiro en el aguardo de jabalí

Empecemos por los calibres ya que casi cualquiera puede servir para un aguardo de cochinos, lo que nos lleva a reflexionar sobre las características del tiro en esta modalidad de caza. Sabemos, casi seguro, que el tiro va a ser a distancia cercana o media y que vamos a tirar un animal parado y tranquilo, por lo que, en principio, no necesitaremos calibres super rápidos ni tampoco enormes energías, pero sí buscamos capacidad de anclaje.

Nos interesa dejar al guarro en el sitio para evitar incómodos pisteos de noche, que no aconsejo a nadie, o tener que volver por la mañana, cosa que no es fácil si no tenemos dónde dormir. Es por ello que no serán necesarias las altísimas velocidades de los Magnums.

Por otro lado, al ser tiros cercanos, los calibres super rápidos, debido a la alta velocidad a la que todavía vuelan a 40 ó 50 metros de la boca del cañón, puede producir demasiada expansión y la consiguiente falta de retención de peso y penetración, e incluso desintegración o fragmentación de la bala.

Esto en un guarro grande, con buenas corazas y una capa de cuatro dedos de barro, puede producir una herida brutal en la paleta, pero sin penetración en la caja torácica por lo que no lo cobraremos. Por ello, recuerde usar en calibres muy rápidos y mágnums siempre balas con un mediano control de expansión.

De calibres solo dos palabras más, pues este tema está demasiado tocado en España y, como en otras modalidades de caza, yo le doy muy poca importancia. Los que me van conociendo saben que mi cruzada es más en el profundo entrenamiento, dominio y práctica continua con su arma, que el calibre de la misma en sí.

Así todo, si yo tuviera que proponer dos ideas para guarros españoles elegiría los calibres clásicos de velocidad media o moderada y contundente en peso de bala. Algo que empiece en la banda de los 6,5 ó 270 y tenga como tope superior los 9,3X62 o 64, incluso el 9,3×74 de un exprés, siempre que esté dotado de un anteojo suficientemente luminoso, ya que puede ser estupendo.

Rifle-para-aguardo

Un bonito guarro Segoviano. Se cobró con mi viejo y corto Mauser del 9,3×62

 

Bajo el mismo condicionante de la luminosidad del anteojo incluiría los magníficos calibres de palanca como el 30-30 44 Magnum, 444 Marlin y 45- 70 Winchester, demoledores a distancias cortas y medias en el mayor guarro que se nos pueda presentar.

El rifle ideal para un aguardo de cochinos

Una de las características del aguardo es que, en general, vamos a estar en un puesto por lo que el peso del rifle no es un factor determinante como sí lo es la longitud. Muchos aguardos se realizan en puestos preparados con redes o maleza, aunque lo ideal es una torreta cerrada que, aunque es España aún no son frecuentes, en media Europa son casi obligatorias. Aquí, un rifle corto -entre 90 y 100 centímetros- es mucho más manejable que un ultra mágnum de 116 centímetros de longitud.

El sistema de repetición no lo veo muy relevante, el aguardo es cosa de un tiro. Si usted no le da a un cochino parado a 60 metros al primer tiro, dudo que le dé cuando va a todo trapo, espantado y buscando el monte con el segundo. Y de noche, después del primer tiro y el fogonazo, es todavía más difícil repetir.

Un cerrojo sería perfecto, un semiautomático también, pero éstos últimos suelen tener gatillos muy duros a dos y tres kilos y eso puede ser malo para el tiro quirúrgico que hace falta. Un rifle de palanca sería ideal o un exprés, pues ambos suelen ser cortos y manejables pero, en general, ninguno de los dos suele estar dotados de una óptica lo suficientemente luminosa. Personalmente hace años que sólo uso monotiro en esta modalidad, aunque lo hago por mi afición personal a esta arma más que porque sean necesarios para esta modalidad.

rifles para aguardo

Dos rifles ideales para aguardos. Cortos, compactos y muy manejables.

 

Lo más importante para el aguardo, el anteojo

Llegamos al punto más importante de un equipo para aguardo, el anteojo. Aquí hay dos factores importantísimos a reflexionar la luminosidad y la retícula o cruz. Dejo de lado los nuevos visores infrarrojos y térmicos porque no creo que sean el equipo habitual que tenga un cazador medio español lector de Trofeo.

La luminosidad es el gran secreto del aguardo y es obvio que cuanta más, mejor, punto. La luminosidad la da primero la calidad de las lentes y luego el diámetro del objetivo, la campana. Cuanto mayor diámetro mayor entrada de luz, por lo que son ideales los anteojos de 50, 56 o 58 mm de diámetro. Cuanta más calidad mejor y, aquí, tirando de noche es cuando más se nota la calidad de un anteojo de alta gama. Desgraciadamente la luminosidad es directamente proporcionalidad al precio.

La importancia de elegir bien una retícula o cruz que se vea de noche es fundamental, de ahí que deba llevar los postes cuanto más gruesos mejor. La parte central suele ser más fina en los visores 4 y 4a, pero cuanta menos distancia haya entre los postes gruesos siempre se podrá meter el guarro entre éstos y disparar. Por ello siempre serán preferibles los visores con retículo en primer plano focal, cuyas retículas aumentan y engrosan al subir aumentos.

Los de segundo plano focal son mas adecuados para el tiro a distancia, pues sus retículas no engrosan al meter aumentos, y son mucho peores para tirar en las bajas condiciones de luz de un aguardo. Algunos visores están dotados de un punto rojo muy útil, que no se confundan con los puntos rojos de tiro en montería de día.

¿Cuántos aumentos debo usar? La pupila de salida

Es curioso las veces que me hacen esta pregunta, es por eso que le vamos a dedicar unas líneas. Vamos a ver uno de los desconocidos en óptica de caza, la denominada pupila de salida de un anteojo. El ojo humano tiene una pupila que se abre entre siete y ocho milímetros en la juventud, a partir de los 40 años a la pupila le cuesta más abrirse y digamos que lo hace seis o siete milímetros y en una persona mayor difícilmente pasará de seis milímetros. Este es el sencillo motivo por el que la gente mayor ve peor de noche y les cuesta más conducir en estas circunstancias.

La pupila de salida de un anteojo es la parte iluminada del mismo en condiciones de poca luz. Es la que se enfrenta a la pupila del ojo humano. Su cálculo es muy fácil, técnicamente sólo hay que dividir el diámetro en milímetros del objetivo del anteojo entre el número de aumentos que usemos y ya la conseguimos.

Es decir, un anteojo de 3-12×56 puesto a siete aumentos nos dará 56/7 serán ocho milímetros de pupila de salida. Ese mismo anteojo puesto a doce aumentos nos dará 56/12 será 4,6 milímetros y puesto a cinco aumentos nos dará 56/5 que son 11,2 milímetros de pupila de salida.

Lo que nos interesa es que la pupila de salida de nuestro anteojo sea igual o un poco mayor que el diámetro de la pupila de nuestro ojo, por esto los anteojos donde más luminosidad dan suele ser en sus gamas medias de aumentos. En el caso anterior, ese tres a 12×56, estará en los siete aumentos que nos dará ocho milímetros de pupila de salida. Y como el ojo humano está sobre siete aumentos de diámetro máximo, al coincidir ambos valores obtendremos la máxima luminosidad.

Así que nada de poner el anteojo a los máximos aumentos para ver mejor de noche, sólo tiene que poner su anteojo a unos 20/25 centímetros del ojo y girar la rosca de aumentos y verá cómo es y cómo varía y aumenta la pupila de salida.

Agrupación bulcan

Es muy importante como usted centre el rifle en tiro para un aguardo. Algo como +4/5 centímetros sobre el 0 al 100 metros es mi elección favorita. Cualquier cochino que pase entre 5 y 180 metros de su rifle caerá como una piedra.

 

Un secreto, dominar los apoyos en campo

Siempre insisto en este punto en cualquier modalidad de caza, incluido el aguardo que es el que hoy nos ocupa. Siendo éste uno de los tiros más fáciles que existen, la gente falla y hiere cochinos simplemente porque no se sabe apoyar.

La adrenalina de tener un guarrazo en plaza es tan grande que he visto dar los mayores gatillazos que recuerdo. Lleve siempre, como mínimo, un trípode regulable o un bastón y jamás tire a brazo alzado si lo puede evitar.

Personalmente llevo una vara de avellano que con dos alambres y un par de trozos de cuerda que siempre van en mi mochila. Raro es que no la pueda cruzar entre dos robles en cinco minutos, nada más sentarme y sin apenas ruido, dejando montado un apoyo magnífico para mi brazo izquierdo. En los puestos fijos, estos apoyos los tengo hechos con una vara y dos puntas clavadas en un árbol.

Además, cruzo la vara de avellano por mi derecha lo que me permite apoyar el codo derecho, el de la mano que dispara, así es casi imposible fallar un cochino incluso en un rastrojo a 150 metros. Siempre use un forro polar entre la madera y al apoyo, jamás apoye directamente el acero del cañón porque el tiro iría irremisiblemente alto. Hágame caso y cuide los apoyos de los codos en los tiros de aguardo. Verá cómo sus éxitos aumentan muchísimo.

Roque Armada 

Director de la Escuela de Tiro de Iberalia TV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image