‘África en la piel’ por Alberto Núñez Seoane

Entrevistamos a Alberto Núñez Seoane con ocasión de la publicación de su libro ‘África en la piel’, una obra que, en palabras del autor, «no es, sólo, un libro de caza, es un libro que intenta narrar la vida vista a través del ver, mirar y sentir de un cazador viajero que cayó rendido y enamorado ante el alma de una tierra sin igual; que nunca hubiese podido hacer suya la energía vital de sus gentes si no hubiese compartido con ellas las vivencias que la caza le regaló; que jamás hubiese alcanzado a entender la salvaje hermosura que se oculta en la infinitud de sus rincones de no haber sido porque la caza le llevó hasta ellos, le llevó y le permitió vivirlos como una más de las gentes que allí, alguna vez, llegaron, antes que muchos o muchísimo antes de todos».

¿Por qué un libro?

Supongo que por las ganas de comunicar experiencias. He estado escribiendo, y sigo, artículos de opinión en la prensa “de papel”, desde hace más de 27 años; también, sobre temas cinegéticos, en muchas revistas del sector, desde hace muchos años, pero un libro es diferente. Tengo la sensación de que los artículos de prensa, o revistas, vienen y van… no se suelen quedar a hacernos compañía; sin embargo, los libros si se quedan, comunican una idea de permanencia, por lo que suponen, en mi opinión, una responsabilidad importante.

Escribir boludeces no es muy complicado, hacerlo sin insultar al buen gusto, sí. Espero que este, mi primer libro, consiga, al menos, colocarse en el segundo de los supuestos y no en el primero. Serán los lectores, claro, los que hayan de decírmelo, y espero su respuesta, porque, con sinceridad, no sé si lo habré conseguido.

¿Por qué ahora?

Bueno, la idea no es de ahora, el poco tiempo, las circunstancias y, también y como he dicho, la responsabilidad de conseguir escribir algo que cumpla con las mínimas exigencias para no ser una chapuza, han sido las causas que no me han dejado emplear la pluma, para este menester, hasta hoy.

¿Por qué África?

La respuesta está en las páginas del libro. África es una experiencia única, cierto que cada una de nuestras experiencias, en cierto modo, lo es, lo que ocurre con el Continente Negro es que reúne una serie de características para la caza y circunstancias para el cazador, que no se dan en ningún otro entorno, al menos no con la intensidad, variedad y majestuosidad que encontramos en África. Nada es mejor que nada, y no afirmo, por lo tanto, que África lo sea, sólo digo, que es diferente, que tiene “algo” íntimo, esencial y muy especial, que se introduce en nuestros adentros, nos conmueve y nos conquista.

Creo que, para cualquier cazador, África es un sueño. Si, a lo largo de tu vida, tienes la oportunidad de cazarla, llegarás a ver como la fantasía puede ser realidad; que no sólo no se decepciona la ilusión, es que hallarás argumentos para continuar alimentándola por todo el tiempo que le permitas hacerlo; vivirás sensaciones que no sospechabas; te entenderás un poco mejor a ti mismo y tal vez descubrirás que tu mundo no es el que te dicen, sino otro que has olvidado pero que sigue estando para ti.

África, sí, ¡por todo esto!

¿Qué espera de este libro?

Del libro no espero nada, él no tiene la culpa… de quien lo ha escrito, espero que haya estado a la altura. De quien tenga a bien leerlo, espero que pase un buen rato mientras lo hace, si es así, espero, también, haber sido capaz de, al menos, transmitir lo que sentí cuando viví las cacerías que narro en sus relatos; espero que haya encontrado de alguna utilidad la información contenida y, espero, por fin, y esto sería un auténtico regalo, que le queden ganas de volver a encontrase conmigo en una próxima obra. De quien no le haya gustado lo encontrado en el libro, decirle que me de otra oportunidad, puede que entonces consiga lo que en esa ocasión no habría podido.

Decir, con toda sinceridad, que lo escrito lo está desde el sentimiento. No pretendo otra cosa que comunicar, a quien pueda interesar, las sensaciones de un cazador convencido, amante y confeso, viviendo el África que ama. Ni imposiciones ni lecciones ni mucho menos dogmas, sólo sensaciones, y un poco de información que nunca está de más, creo.

¿Vendrán más?

Sí, vendrán más. El siguiente, ya estoy con él, tratará sobre varias cacerías en Europa, América y Asia, todas con el común denominador del frío, circunstancia que condiciona, y mucho, tanto la cacería en sí como la circunstancia del cazador, y no sólo a las condiciones meteorológicas me refiero.

Escribiré también, sobre la caza de montaña, más sobre África, y también sobre la caza en España.

¿Y a los posibles lectores, que les diría?

Antes de nada, mi absoluta consideración por las opiniones que, desde el respeto, no coincidan con las que expongo. Repito, nada más lejos de mi intención que pontificar, sobre nada. El filósofo me enseñó que lo poco que pueda conocer es del todo irrelevante con lo mucho que me queda, y siempre será así, por saber: “ancha es Castilla …”, y, “para gustos, están los colores …”

Digo, por lo tanto, que mi libro es sólo un intento de comunicar, de contar, de decir, de acercar mi sentir por África a quien sienta, sea o no tal y como yo lo hago, por ella.

Habrá quien, habiéndolo entendido, no le guste; habrá quien ni lo comprenda ni le guste; sólo espero que haya, también, quien lo entienda y le guste, porque si no lo comprende, desde luego no le va a gustar.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image