Resultados Monitorización Sanitaria de la Fauna Cinegética (22-23)

La temporada 2022-2023 se inició la colaboración para la toma de muestras conforme al Plan Nacional de Vigilancia de la Fauna Silvestre (PNVFS) por parte de la Federación Aragonesa de Caza (FARCAZA), participando en la recogida de sueros de cotos deportivos, municipales y sociales distribuidos por toda la geografía aragonesa. Desde la Federación queremos aprovechar estas líneas para agradecer la colaboración altruista de responsables, gestores, guardas y cazadores de los cotos colaboradores; y animarlos a seguir participando en este proyecto plurianual de seguimiento sanitario.

Con esta información, y gracias al trabajo del Gobierno de Aragón y del Servicio de Diagnóstico de Fauna Silvestre de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, se ha podido implementar una monitorización sanitaria más precisa de las especies cinegéticas; cuyos resultados trasladamos en unas infografías que se pueden descargar al final de esta información para conocimiento de los cazadores y de la sociedad en general.

Como recoge el Plan Nacional de Vigilancia de la Fauna Silvestre (PNVFS), la sanidad animal tiene un enorme impacto en la salud pública, la producción de alimentos, la economía y el medio ambiente.

La producción ganadera se ha visto afectada negativamente por la mortalidad directa de animales y por las medidas aplicadas para garantizar la sanidad y seguridad del comercio internacional con el objeto de limitar la expansión de las enfermedades.

Los animales, y muy particularmente la fauna silvestre, se consideran la fuente de más del 70% de todas las enfermedades emergentes. En consecuencia, la vigilancia sanitaria de la fauna es crítica para el control de esas enfermedades (Kuiken et al. 2005). Por tanto, es importante que España cuente con un plan de vigilancia sanitaria adecuado a las características del país, de su fauna silvestre y de su sector ganadero.
Las enfermedades más importantes son aquellas en las que:

  1. La fauna silvestre tiene una alta probabilidad de afectar sustancialmente al estatus sanitario regional de especies de producción.
  2. La enfermedad tiene un elevado impacto sobre la salud pública, la economía y el manejo y conservación de la fauna silvestre y cinegética.

En las especies de caza mayor podemos destacar la siguientes patologías: la tuberculosis, la brucelosis, la enfermedad de Aujezsky, la peste porcina clásica y la peste porcina africana.

La monitorización sanitaria ayuda a prevenir, vigilar y controlar ecopatologías de la fauna silvestre. Se trata de una tarea de especial importancia porque contribuye a mejorar la sanidad animal y favorece la salud pública, por ello FARCAZA agradece la colaboración altruista de los cazadores ya registrados y anima al resto del colectivo a sumarse a la iniciativa, con pleno convencimiento de su aportación a la sociedad.

Descarga el documento completo aquí.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image