A mi tío Patxi

Mi tío Patxi era el más joven de mis tíos y yo soy el mayor de los sobrinos. Esta circunstancia hizo que los escasos 13 años que nos separaban nos uniesen mucho, especialmente en un momento de nuestras vidas, cuando yo tenía esa edad más o menos, en la que juntos iniciamos el viaje que nunca se acaba, un viaje de llanuras, de sierras, de perdidos, un viaje de olores, de sonidos, un viaje de emociones y de vida. Un viaje a través de la más ancestral de las pasiones humanas, la primera decía Ortega. Un viaje a través de la caza.

Mi tío Patxi me enseñó que la caza es una forma de entender la vida, de relacionarnos socialmente, de establecer vínculos que duran siempre, de aprender, siempre aprender.

Mi tío Patxi tenía un Renault 18 al que le dimos la vuelta al cuenta kilómetros deambulando por este gran coto de caza que llamamos España. Recuerdo vívidamente ese coche, con la guantera llena de cajetillas de Kruger Blanco, aún fumaba por entonces, oliendo a humo, a barro y a tomillo y a chuletas asadas y a gachas y oliendo sobre todo a amor recíproco de maestro y discípulo. Porque mi tío Patxi nunca fue profesor, siempre fue maestro.

Mi tío Patxi era capaz de explicármelo todo, por raro que fuese lo que le preguntase. Recuerdo una vez, ya algo más mayores los dos, que le pregunté cómo podía explicar esta pasión que sentíamos a los que no nos entienden, a los que piensan qué nadie en su sano juicio se levanta a las 4 y media de la madrugada, conduce 300 kilómetros, se sube por un camino lleno de piedras y barro a un portillo y durante 4 horas de incesante  viento y lluvia y sin ver un rabo, puede sentirse tan feliz. Mi tío Patxi me dijo,  “sobrino” (siempre me llamaba sobrino), “¿tú has tratado de explicar lo que se siente cuando estás enamorado? Muy pocos lo han conseguido. Pues esto es así, se siente o no se siente, pero no se puede explicar”

Mi tío Patxi es la persona con más amigos que he conocido. Es verdad que como ha escrito alguien, él era un renacentista de libro. Le daba a todos los palos, la música, la familia, el periodismo, la literatura, la docencia, el cine, la caza y yo que sé cuantas cosas más. Y en todas tenía amigos, muchos amigos. Mi tío Patxi tenía una virtud por encima de todas, siempre era el mismo. Daba igual que estuviese con el más humilde de los marqueses o con el más señorial de los perreros, siempre era el mismo. La misma buena persona siempre. Y eso hacía no solo que todos le quisiesen, sino que además, todos quisiesen al mismo.

Mi tío Patxi era puro pegamento, en parte por su enorme pasión por la gente, por vivir siempre rodeado de gente. Yo he tenido la suerte de vivirle en dos grandes facetas de ese renacentismo que emanaba, la familia y la caza. Ambas pierden a un referente irremplazable, pero nos queda su recuerdo y su enseñanza de maestro.

Tío Patxi, sabes que cuando esté en el monte en ese puesto de suelta y cargando aire, que son los míos, miraré hacia arriba, pero no estaré mirando al cielo, sino a ese cierre de la cuerda desde el que tu, rodeado de jaras y lentiscos y  oyendo las ladras de tus Valduezas,  me estarás mirando.

Hasta siempre, maestro, nos vemos allí arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image