Origen del calibre más popular: .300 Winchester Magnum

El origen de la cartuchería magnum norteamericana para rifles de fuego central y, en particular, la que desarrolló Winchester en el siglo XX, está íntimamente relacionada con los cartuchos británicos .375 Belted Rimmles Magnum Nitro Express y Holland´s Super.30, que Holland y Holland lanzó al mercado en 1912 y 1925, respectivamente. Ambos cartuchos se comercializaron en Estados Unidos rebautizados para adaptarse a la nomenclatura norteamericana con los nombres de .375 Holland & Holland Magnum y .300 Holland & Holland Magnum.

Del primero, del que se sabe que comenzó a utilizarse importado en EE. UU. con sus cargas originales a mediados de los años 20, se utilizó su vaina cinturada con ranura de extracción (belted rimmles) y la denominación original británica mágnum para crear la mayoría de los cartuchos magnum que se desarrollarían durante el siglo XX y, particularmente, todos los magnum cortos que desarrolló Winchester.

A partir de 1956 Winchester crea los primeros magnum cortos que utilizan vainas recortadas del .375 H&H Mag. De izquierda a derecha: .375 H&H Mag comparado con los magnum cortos .458 Win. Mag; .338 Win. Mag; .264 Win. Mag y .300 Win. Mag. Nótese que la vaina del .300 es un poco más larga.

Aunque lo cargó Winchester, entre otras cartucheras norteamericanas, el .375 era un cartucho muy potente por lo que tenía un uso muy específico, como en el resto del mundo, para abordar las especies más grandes. Sin embargo, el .300 Holland & Holland Magnum no tardaría tiempo en convertirse en un calibre mucho más popular, aunque gracias a Winchester.

En efecto, la munición original británica disparaba balas del mismo peso y diámetro que las .30-06, que era ya el calibre de rifle de cerrojo más popular, pero a una velocidad no muy superior pese a que el cartucho británico utilizaba una vaina más larga (72,39 mm frente a 63,35 mm), por lo que durante los primeros años no tuvo prácticamente uso en EE. UU., pues los cazadores preferían seguir utilizando el .30-06 para el que, además, se comercializaban rifles más baratos. Concretamente, la cartuchería británica disparaba las balas de  150, 180 y 220 grains a 914; 823 y 701 m/s, mientras que el .30-06 las lanzaba a 890, 823 y 735 m/s.

Winchester se dio cuenta de que el problema residía en la pólvora que Holland & Holland utilizaba (Cordita) por lo que lo adoptó en 1937 para su rifle Winchester 70 y comenzó a fabricar los cartuchos utilizando pólvora más adecuada que había creado la Western Cartrige Co (División de Olim Corporation), empresa que fabricaba los cartuchos Winchester, con la que logró mejorar la velocidad de las dos cargas más pesadas y comercializó cartuchos cargados con balas de 150, 180 y 220 grains que desarrollaban 914, 890 y 798 m/s. Y a partir de este momento el .300 H&H Magnum cada vez más es usado por cazadores (y tiradores de larga distancia) hasta que, como veremos, a partir de 1963 comienza a perder popularidad hasta llegar a nuestros días casi como un cartucho obsoleto.

Acción Mauser Magnum

Hasta 1956 la cartuchería deportiva de alta velocidad, que se comercializó en EE. UU. con el nombre de mágnum, se crea utilizando la vaina original del .375 H&H Mag o la del .300 H&H Mag, por lo que se caracterizaba porque utilizaba vainas muy largas (72-7,39 mm) para que pudieran contener una gran cantidad de pólvora. Es el caso, por ejemplo, de los cartuchos Weatherby Magnum que diseñó Roy Weatherby en Estados Unidos durante y después de la II Guerra Mundial.

Y por esta razón, los rifles que disparaban (y disparan) estos primeros cartuchos magnum tenían necesariamente que utilizar cerrojos y armazones que eran también un poco más largos que los que disparaban cartuchos estándar de menor potencia, lo que complicaba y encarecía la fabricación porque obligaba a los fabricantes a producir un mismo modelo de rifle con dos o con tres (si también disparaban cartuchos cuya vaina más corta que la estándar) tipos de acciones: corta, estándar y magnum.

Winchester soluciona el problema

Sin embargo, Winchester, a partir de 1956, soluciona este problema porque crea las primeras municiones mágnum con vaina corta para que se puedan disparar en acciones de longitud estándar, utilizando vainas modificadas del .375 H&H Magnum y pólvoras más modernas y lentas que admitían fuertes densidades de carga, pero desarrollaban presiones aceptables.

Todos estos primeros cartuchos mágnum que utilizan vainas cortas con culote belted, obtenidas a partir de las del .375 H&H Mag., se conocen hoy día con el nombre de magnum cortos de primera generación para distinguirlos de los que Winchester también desarrollaría décadas más tarde, a partir del año 2000: la serie de municiones WSM que utilizan vainas más cortas aún y tienen culote con ranura de extracción ligeramente rebatido (rebated rimless).

A partir del año 2000 Winchester comercializó la segunda generación de cartuchos magnum cortos en varios calibres: los WSM (Winchester Short Magnum). En esta ocasión utilizó una vaina más corta, pero de mayor capacidad, que tiene culote con ranura de extracción ligeramente rebatido. En la foto un .300 Win. Mag comparado con un .300 WSM.

Así, en 1965 crea el primer cartucho mágnum corto: el .458 Winchester Magnum que, a diferencia de las potentes municiones de grueso calibre inglesas de la época, utilizaba la vaina del .375 H&H Mag. recortada a 63,5 mm. En concreto, el primer rifle que recamaró el .458 Winchester Magnum fue una versión reforzada del mítico Winchester mod. 70.

Más tarde, en 1958, Winchester vuelve a lanzar dos cartuchos magnum con vaina belted corta: el .264 Winchester Magnum que, tras unas décadas de mucho éxito en todo el mundo fue paulatinamente dejándose de utilizar hasta quedar casi obsoleto, y el .338 Winchester Magnum, que tuvo más éxito en todo el mundo y que, pese a ser una munición muy potente, proyectada para abatir animales grandes, se ha usado mucho en España, sobre todo en montería y no solo en rifles de cerrojo, sino también en semiautomáticos, caso por ejemplo de los Browning BAR.

Y, por fin, en 1963, es decir, cinco años después de presentar el .264 y .338 Win. Mag, lanza el .300 Win. Mag., que es el último cartucho magnum corto de primera generación que diseñó Winchester, pues ya no volvería a lanzar ningún otro con este tipo de vaina.

Como las municiones magnum cortas anteriores, el primer rifle que disparó el .300 Win. Mag fue el Winchester 70 que, a diferencia del cartucho que deslumbró a los cazadores, fue muy criticado a partir de 1964 porque Winchester modificó su sistema de extracción y expulsión original, sistema Mauser (acción Win. 70 pre-64) y le añadió un expulsor activo y un extractor de uña localizados en la cabeza del cerrojo (acción Win. post-64) que no gustó a los cazadores norteamericanos pese a que el rifle seguía siendo muy preciso y funcionaba perfectamente.

Éxito sin precedentes

Todos los magnum cortos tuvieron éxito tras su lanzamiento y, de hecho, salvo el .264 Win. Magnum, se siguen utilizando hoy día. Sin embargo, el que más aceptación tuvo desde un primer momento entre los cazadores de EE. UU. y posteriormente de todo el mundo, fue el .300 Win. Magnum porque sus prestaciones balísticas superaban a los cartuchos comerciales de alta velocidad de la época y más concretamente al .300 H&H Magnum, que era la munición magnum calibre .30 más utilizada en EE.UU desde que en 1937 la mejora Winchester.

En concreto, disparaba también los mismos proyectiles del .30-06 y .300 H&H Mag, pero a mayor velocidad: 1.036, 936 y 829 m/s, respectivamente, por lo que el cartucho despertó un interés tan grande entre los cazadores y tiradores que, poco después de salir al mercado, todas las fábricas de armas y municiones norteamericanas lo adoptaron y, más tarde, las del resto del mundo hicieron lo mismo.

 ¿Lanzamiento premeditado u obligado?

Se ha especulado mucho con la razón por la que Winchester, teniendo ya la balística totalmente resuelta de sus mágnum cortos desde 1958, tardó tanto tiempo en comercializar el .300 Winchester Magnum.

Hay incluso quienes afirman que ni siquiera tenía previsto su lanzamiento y que éste se produjo solo porque Remington, su eterno rival, comercializó en 1962 el 7 mm. Remington Magnum utilizando también una vaina corta belted. Y, por tanto, de ser así, posiblemente el .300 Win. Magnum no hubiera existido nunca si Remington no llega a lanzar su famosísimo magnum corto de 7 mm (*).

Y realmente es posible que éste fuera el motivo porque, como hemos apuntado, Winchester fabricaba cartuchos y rifles del calibre .300 H&H Magnum que la célebre compañía había mejorado y potenciado y tenían mucho éxito, por lo que puede que no se planteara lanzar otro .300 porque sería algo así como hacerse la competencia así misma (y de hecho así fue: el .300 H&H Mag. perdió popularidad pocos años después de aparecer el .300 Win. Mag hasta tal punto que hoy día prácticamente no se usa).

El .300 Win. Mag es una munición proyectada para rifles de cerrojo, pero en Europa y particularmente en España, a su éxito contribuyó mucho el hecho de que Browning comercializó rifles BAR semiautomáticos capaces de dispararlos, como el que aparece en la foto. Hoy día todas las fábricas de rifles de cerrojo y casi todas las especializadas en semiautomáticos ofrecen armas de este calibre.

Sin embargo, es más probable, dado lo popular que es el calibre .30 en Estados Unidos, que Winchester sí tuviera previsto comercializarlo y que tardara tanto en lanzarlo debido a la dificultad que suponía crear una munición con vaina corta tan potente que pudiera superar al .300 H&H Magnum, dificultad que explicaría que los técnicos de la fábrica de armas que conquistó el Oeste tuvieran que trabajar cinco años para conseguirlo. De hecho, para mejorar las prestaciones del cartucho británico necesitaron utilizar una vaina que, aunque su longitud permite que se pueda disparar en acciones estándar, mide unos tres milímetros más que la que usan sus cartuchos calibre .264, 338 y .458 Winchester Magnum: 66,55 mm. en vez de 63,50 mm. Y, además, con el fin de conseguir que la vaina tuviera un poco más de capacidad y pudiera albergar más pólvora aún, la diseñaron con el cuello lo más corto posible, aunque de modo que pudiera engarzar correctamente al proyectil para que la precisión se mantuviera muy alta cuando se dispara en rifles con cañones de buena calidad.

(*) La dificulta para superar las prestaciones del .300 H&H Mag explicaría también porque Remington se decidió por un magnum belted de 7 mm, en vez de un .30, que es un calibre mucho más popular en USA.

El magnum más polivalente y popular

El resultado fue que Winchester lanzó al mercado un nuevo magnum corto que podía dispararse en acciones estándar que no solo era más potente y preciso que el británico, sino también más elegante que los demás mágnum cortos diseñados hasta la fecha debido a que su vaina era un poco más larga, lo que sin duda fue también un motivo que ha contribuido a su fama, al menos en los primeros momentos de su lanzamiento.

Pero lo más importante es que los cazadores de cualquier parte del mundo que se animaban a utilizarlo descubrían que era una munición muy polivalente y fácil de utilizar en cualquier modalidad, si bien donde destacaba más era en la caza en terrenos despejados de animales de talla media y grande a largas distancias, que era para lo que fue concebido.

El .300 Winchester Magnum es el cartucho magnum más popular de cuantos se han diseñado. Lo cargan todas las fábricas de municiones europeas y norteamericanas con todo tipo de proyectiles con o sin núcleo de plomo.

Como disparaba las mismas balas que el .30-06 pero a una notable mayor velocidad, despertó desde un primer momento un gran interés entre los cazadores norteamericanos que encontraron en este calibre la herramienta ideal made in USA para poder cazar a mayores distancias las piezas más grandes de su inmenso país, en las que el .30-06 se quedaba corto de potencia, algo que hasta la fecha solo podían hacer con el .300 H&H Mag, que era una munición excelente, pero importada.

Y tampoco pasó desapercibido por los cazadores europeos, pues las fábricas de armas y municiones del Viejo Continente también tuvieron que tenerlo rápidamente en cuenta si querían competir con las fábricas norteamericanas, empresas que además comenzaron a distribuir en los países europeos grandes cantidades de armas y municiones de este calibre.

Y, en particular, también lo adoptamos los cazadores españoles que encontramos en este cartucho la mejor opción para utilizar el mismo rifle en cualquier modalidad de caza y en cualquiera de nuestras especies, ya que con sus balas de 150 y 180 grains (las de mayor peso no tienen aplicación en nuestro país) le sobra potencia para cobrarlas, ya sea en rececho, montería o en esperas.

Características del .300 Winchester Magnum 

 Origen: Estados Unidos

Año de introducción: 1963 (Winchester).

Diámetro del proyectil: .308”.

Cargas comerciales (*) originales Winchester: 150 y 180 grains (y, poco después, también 220 grains, hoy obsoleta).

Tipo de vaina: Agotellada, cinturada y con ranura de extracción (Rimless Belted o Belted).

Longitud máxima de la vaina: 66,55 mm.

Longitud máxima del cartucho: 84,84 mm.

Velocidad inicial de la cartuchería original Winchester: 1.036, 936 y 829 m/s para las balas de 150; 180 y 220 grains, respectivamente.

Distribuidor: Aguirre & Cía _ winchester.eu

(*) Actualmente, Winchester y otros fabricantes norteamericanos y europeos lo cargan con otros muchos pesos de bala. Además de con proyectiles con núcleo de plomo de 150 y 180 grains, se carga con balas de 200 grains y con proyectiles más ligeros y de peso intermedio entre el de 150 y 180 grains), así como con balas “ecológicas” sin plomo.

Más información en WINCHESTER y BROWNING

Texto y fotos | Juan Francisco París

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image

Image Image Image