Del ecologismo al animalismo

Los primeros ecologistas fueron cazadores. A ellos se debe la protección de los ecosistemas más sensibles y determinantes de España, desde Doñana a Covadonga; a ellos la fundación de primeras organizaciones conservacionistas, ADENA (WWF) o Seo BirdLife; a ellos, o nos olvidamos de Félix Rodríguez de la Fuente o Miguel Delibes, la defensa y difusión de la conciencia ecológica, la defensa de las especies en peligro y la necesidad de preservar el medio.

Caza y conservación avanzaron en hechos y cambios en las pautas de comportamiento del colectivo de la mano y de la mano siguen yendo.

Quienes tomaron una derrota diferente fueron ciertos sectores ecologistas que en un breve periodo de tiempo sufrieron un proceso de radicalización y politización derivando cada vez más hacia posiciones más extremistas y a comportamientos cada vez más agresivos y del máximo desprecio contra la caza, actividad que consideran, cada vez de manera más encendida y ya sin tapujos, que debería prohibirse, aunque conscientes de su arraigo e importancia, prefieren ir impidiendo y extirpando paso a paso.

No están lejos en el tiempo los días en que esa virulencia no era tal, o al menos eso es lo que pregonaban –de manera mendaz por lo demostrado después– santones muy bien subvencionados como el ínclito Araujo o un tal Domínguez, ahora Lobo Marley, y la colaboración y el contacto y debate eran elementos cotidianos y en muchos casos muy fructíferos.

Y de hecho siguen existiendo por parte sobre todo de aquellos que en verdad trabajan por la conservación y sobre el terreno, como la Fundación Oso Pardo o el proyecto por la recuperación del lince, entidades sin notoriedad impostada a base de pantomimas televisadas pero que son las que logran avances y frutos.

Pero entre los ‘hegemónicos’, lo que se buscó fue otro rédito mas crematístico y más político y ahí el extremismo se fue imponiendo en muchas organizaciones, como la citada SEO o WWF, donde los cazadores fueron marginados cuando no directamente expulsados por su condición de tales; y en otras fue desde su inicio su principal seña de identidad, como los casos de Greenpeace o de Ecologistas en Acción, estos rápidamente vinculados a la izquierda extrema y capaces de hacerse arrumacos y apoyar y apoyarse incluso en los ‘batasunos’, y ahora convertidos en declarados activistas y punta de lanza ‘podemita’.

Hoy este sector, insisto que no único pero sí el que figura y aparece como hegemónico, es ya y sin tapujos anticaza y con tan clara adscripción política que figuran con sus siglas y ocupan escaños parlamentarios.

Era un final más que cantado, un destino que solo quienes se resistían a la evidencia, ingenua o interesadamente, se empecinaban en negar, y con ello debemos contar para el futuro.

Esos sectores ecologistas politizados y radicales son hoy, sin matices, los enemigos de la caza y todo su empeño se dirige a restringirla primero y a prohibirla en cuanto puedan.

El mundo cazador que ha avanzado en su senda conservacionista, cada vez más concienciada y respetuosa –aunque quedan residuos y hábitos terribles, canallas y perseguibles y hay que lograr su erradicación sin peros ni excusa alguna–, debe esforzarse y debe proseguir por ese camino con entereza y sin complejos y cada vez más orgulloso de su acción, con hechos y razones.

Con los conservacionistas, con los científicos, con quienes nos respetan, máximo respeto y colaboración. Contra quienes nos atacan y agreden por principio y sistema, con cada vez más contundencia y cada vez más a la ofensiva y la denuncia de su mentira y sus propósitos.

Pero algo ha surgido en el seno de ese ecologismo ‘talibán’ con lo que ellos no contaban y que lleva camino de convertirse en su peor pesadilla. Su deriva extrema, su radicalidad sectaria ha virado en una dirección que a ellos mismos desborda y supera.

El ecologismo ha dado lugar al animalismo y el paso siguiente ya no es abolir la caza sino cualquier acción humana del hombre en la tierra y hasta el hombre mismo. Porque ese nihilismo destructivo final, que considera al hombre culpable en sí mismo, corrompido, el cáncer asesino que ‘sobra’, que oprime al planeta y sojuzga, esclaviza y tortura a sus inocentes bestias, es lo que subyace detrás de esa filosofía ñoña y cursi, entre Disney y la bobería, pero totalitaria, prohibidora, liberticida e incluso violenta en la consecución de sus fines que consideran ‘sagrados’ y ‘verdad y bondad totales’, y por tanto con derecho a ser impuesto por la fuerza a todos los que no los suscriban a pie juntillas.

El ‘animalismo’ es ahora la tendencia hegemónica, provocada por la ignorancia supina y la memez asfáltica, por ese ‘cuerpo de doctrina’ emanando de Bambi y la extendida creencia de que para comer jamón no hace falta matar cochinos.

Ellos son quienes ahora les están comiendo la tostada a los politizados y podemizados ecologistas radicales y en ese pecado están pagando su penitencia. O mejor dicho, se están plegando a ella, porque hacia esos pagos se dirigen prohibiendo camellos en las cabalgatas y ovejas en los belenes y mañana supongo que vacas explotadas y rebaños esclavizados en majadas.

La tontería no conoce límites y además, como dice un sabio proverbio veneciano, «la madre de los tontos siempre está embarazada». En España, de mellizos. Y está claro, cada vez son más los que van ganando y avanzan.

Antonio Pérez Henares

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE Ediciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTO C/Musgo nº 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), España
Tel. 91 805 35 52 - Email: [email protected]
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email [email protected]
FINALIDADES Gestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACIÓN Gestión clientes : Durante un plazo de 5 años a partir de la última con{rmación de interés. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOS Gestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
pública con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALES No realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIA Suscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOS Usted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos).
Más información en nuestra https://trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
[email protected]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image Image Image Image

Image Image Image

Image

Image Image

Image Image